De cómo Among Us conquistó el mundo

0
239

La otra noche, en una pausa entre partida y partida de Among Us con amigos, me levanté a buscar agua y en eso escucho, fuerte y claro del otro lado de la pared “¡Uh, fue el morado!”. Esa inconfundible reacción desde el departamento de mi vecino me hizo comprender que ese viernes a las doce de la noche, sin bares ni boliches, sin futbol 5 ni reuniones familiares, muy posiblemente todo el complejo habitacional podría estar jugando el juego del momento, llegado en el tiempo justo a una sociedad que lo abrazó como a un salvavidas.

Debo reconocer que tengo muchas menos horas jugando que viendo jugar al Among Us. Varios meses antes de que explotara entre los jugadores latinoamericanos (como podrá comprobar cualquiera que juegue en los Discords públicos, están llenos de peruanos, chilenos, bolivianos y argentinos), yo ya me había dado una panzada del juego mirando a los streamers angloparlantes. Sí, consumo una insalubre cantidad de streamers y youtubers angloparlantes y gracias eso pude notar que de mayo a agosto, no había personalidad de Twitch que no le haya dedicado una decena de horas. Pero ya no lo hacen más; el juego pasó y como una nube radioactiva que sigue el viento, se fue para Latinoamérica.

Ahí había una pista y decidí seguir para desenredar la historia de uno de los juegos más extraños y exitosos de todos los tiempos. Pero primero, un poco de contexto. El Among Us o “Entre nosotros” es un juego muy sencillo hecho en flash y con muy poco en cuanto a gráficos y animaciones se refiere y muy básico en cuanto a sus reglas que voy a explicar en caso de que alguien lea esta nota en 50 años o después de un apocalipsis nuclear. Sos un astronauta que debe corretear por un mapa cumpliendo tareas (boludeces, salvo pasar la tarjeta ¡por favor!) pero ojo, entre nosotros, los miembros del grupo (hasta 10 por ahora), puede haber impostores que deben asesinar al resto y sabotear las tareas del mapa. El juego requiere que se guarde silencio y solo cuando se reporta un asesinato o se llama a una emergencia se pasa a la sala de discusión y es acá donde el juego empieza.

Jugar Among Us es discutir quien creemos que es el infiltrado e intentar descubrirlo o, si somos los culpables, que no nos descubran. Debido a esto, el Among Us es el juego “anti gamer” por excelencia, donde no se requiere una habilidad técnica como ultra puntería o reflejos de ninja y además nadie puede tomárselo en serio por mucho tiempo y si lo hace, ¡hay drama!. Para jugar hay que mentir, reírse, putear cuando te echan mal y pasarla bien creyéndote el detective Poirot antes de fracasar miserablemente. Este es un juego que pueden jugar y pasarla bien todos, seas un veterano del Candy Crush, un campeón de CS:GO o no hayas tocado un videojuego en tu vida. Un juego casual.

LOS SOSPECHOSOS DEL ÉXITO 1: TWITCH

En mayo de este 2020 en Twitch (la principal plataforma de influencers en vivo), un seguidor del popular streamer yanqui Chance Morris, más conocido como Sodapoppin, lo invitó a que probará este jueguito de astronautas escapando de homicidas. Parecía una estupidez pero las dinámicas de Twitch y de Among Us estaban hechas la una para la otra. No es tanto que Sodapoppin tenga casi 3 millones de seguidores y promedie 20k espectadores por sentada; es el hecho de que la comunidad de streamers de Twitch, son muy unidos entre sí. Y aquí llega este juego que se disfruta más entre amigos y donde el 90% del mismo consiste en hablar, ¿Qué mejor para alguien que tiene que entretener al público por varias horas?

El juego explotó en Twitch y todos empezaron a jugarlo, hasta los streamers “serios” que curran con el comentario político o los machotes que solo le hacen al Call of Duty, se animaron a pasar la noche jugando como un monigote de colores chillones.
Pero Twitch no es el primer culpable de éxito. En mayo de 2020 el juego ya era un éxito y hasta había cerrado un acuerdo de promoción diaria con la plataforma Steam y conseguido más de 12 millones de downloads mensuales en celulares. No, la respuesta había que buscarla en otro lado, seguramente en….

LOS SOSPECHOSOS DEL ÉXITO 2: COVID-19

Justo cuando Europa empezó a entrar en pánico por el acoso imparable del Coronavirus, los creadores de Among Us, el estudio indie Innersloth estaba a punto de dar una gran paso con si juego: Valve, uno de los estudios más grandes del mundo gamer (Half-Life, CS:GO, DOTA2) se contactó con ellos para ofrecerles promocionar el juego en su plataforma de Steam. Esto significaba dejar el mundo de las apps de celulares y entrar en el de los jugadores de PC, la primera división.

Había un solo problema que amenazaba con aguar el trato: el juego había sido declarado como “completado” por sus creadores y eso había generado un efecto dominó que hizo perder el interés en los países donde venía generando ganancia; y en Innersloth no sabían cómo parar la espiral. El trato con Valve podía ser insuficiente y terminar confundidos con esos juegos independientes que nadie juega salvo por error. Pero igual que pasaría con Twitch, las coincidencias jugarían a su favor.

El 23 de enero el Reino Unido había declarado el encierro compulsivo por el Covid y millones de jóvenes se quedaron sin pubs a los que ir a chocar cabezas. ¿Qué hacer? Se preguntó Kaif, un youtuber inglés con 500.000 seguidores. La respuesta, jugar Among Us hasta que se gasten los ojos, les llegó como un ángel salvador. Si no se puede armar bardo con pintas y pizzas entonces podemos armar bardos con astronautas e infiltrados. El juego impactó tanto en la rutina de este youtuber que se volvió parte de su identidad desde entonces, pero más importante aún: abrió las puertas a la maravillosa y consumista Europa.

La nueva oleada de jugadores permitió que el trato diario con Valve para promocionarlos por día en Steam les generara las ventas de dos meses en dos días. Todo el mundo quería probar este juego fácil y sencillo, que no demandaba habilidad ni hardware.

Pero la historia de Among Us e Innersloth no empieza acá ni por los ingleses o el Covid-19. Para saber la verdad hay que ir a….

LOS SOSPECHOSOS DEL ÉXITO 3: YOUTUBE… PERO BRASIL

Cuando los devs de un pequeño estudio de videojuegos en el Estado de Washingo, EE.UU. decidieron dejar de dar vueltas y lanzar al mercado finalmente el Among Us, lo hicieron únicamente para cerrar un triste capítulo y seguir adelante. Nadie les había dado bola y nadie le interesó prefinanciar un juego en flash donde no había nada para hacer salvo hablar y que tenía la estética de un juego de Super Nintendo.

Algunos críticos alabaron lo interesante de su potencial y el humor negro, pero justamente para apreciar ese potencial le faltaba lo esencial: muchos jugadores que crearan comunidad. Lo dejaron colgado por las dudas en una plataforma de juego indie que se llama Itch.io y se fueron a hacer otra cosa. Era principios de 2018.

Se olvidaron, pero un año y medio después aparecería un héroe inesperado, un youtuber brasilero llamado Godenot, que lo encontrarían nadie sabe bien de donde y empezaría a utilizarlo para sus videos. Rápidamente sus seguidores (3 millones y medio) comenzaron a copiar a su influencer, en parte porque el juego se bajaba en dos segundos y en tres ya tenías a tus amigos puteando y riendo juntos. Brasil, reconocería luego sus creadores, fue la primera gran fuente de ingresos para el estudio. Lo seguiría de cerca Corea del Sur por alguna razón pero el mundo angloparlante o el hispano se mantendrían cerrados por medio año más.

Ahí está el culpable, un youtuber brasilero, cerca pero tan lejos de nostros, que hoy no podemos parar de jugarlo y peleamos por una sala en algún server del mundo.

Fuente Gamasutra, Eurogamer, IGN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here