Pequeños gestos, grandes soluciones: una vida más sustentable

0
95

Día a día, con las noticias que llegan en medio de esta pandemia mundial que ningún país queda exento, la cuestión medioambiental es un tema que en las agendas políticas ocupa cada vez más lugar, porque la ecología no es para unos pocos, al contrario, es un tema que nos atañe a todos.

Sin ir más lejos, en la victoria de Biden – Harris en las recientes votaciones presidenciales, su primer acto de gobierno será volver al tratado de París que Trump salió y las felicitaciones de los mandatarios de Jhonson de Gran Bretaña y Macron de Francia, hablaban de trabajar en conjunto en el medioambiente.

Pero no podemos dejar que nuestros gobernantes hagan la tarea solo, en todo caso debemos vigilar y exigir que se tomen medidas urgentes para que temas como el cuidado de nuestro ambiente sea prioridad. Además, en nuestra cotidianidad podemos ser más amigos de nuestra tierra. Pequeñas acciones de todos los días para evitar la corrosión de nuestro planeta tan lastimado por nosotros pueden ser tomadas.

Acá va un pequeño listado de actos simples y fáciles:

  • Cuidar el agua cuando nos cepillamos los dientes: usa el agua cuando mojes el cepillo con la pasta de dientes y te enjuagues la boca. No dejes corriendo el agua todo el tiempo mientras te cepillas los dientes, estás desperdiciando mucha agua.
  • Cepillo de diente de bamboo: estos cepillos están hechos de bamboo, un material que se regenera muy rápido por lo tanto no genera deforestación. Las cerdas son de plástico como cualquier otro cepillo de dientes, pero estamos hablando de un producto 97% biodegradable con respecto a 0% de un cepillo hecho de plástico como los comunes.
  • Usar copa menstrual: además de su costado económico, ya que duran más de 10 años, precisamente al no tener que estar tirando los apósitos cada vez que tienen que ser cambiados, ayudamos al planeta. Tanto un pañal como apósito femenino le cuesta al planeta casi 500 años biodegradarlo.
  • No tirar colillas de cigarrillos al agua: una colilla contamina 500 litros de agua. Entonces tirala en un lugar apropiado, nunca en agua.
  • Reutiliza botellas: no tires botellas de plástico, busca lugares de reciclaje, muchos de ellos te van a buscar las botellas. Podés hacer ladrillos ecológicos, llenándolas con envoltorios plásticos de todo tipo: de chocolates, bolsas de plástico que te dieron cuando fuiste a la verdulería, bolsas de papas, envoltorios de cualquier cosa. Vas a ver que vas a sacar mucho menos la basura. Estos ladrillos ecológicos están siendo usados para construir casas. Y como los envases plásticos también los podés donar y te los van a buscar a tu casa, sino querés moverte.
  • Compostar: reciclar los desechos orgánicos en tu patio o en una compostera para generar abono para tu tierra. Es el medio más serio de reciclaje, ¿Qué se recicla? Restos de frutas y verduras, cáscaras de huevos, saquitos de té o café, yerba mate, toallitas de papel, papel de diario. No huele mal, no atrae bichos. Y es muy satisfactorio.

Cuando uno comienza a realizar estos pequeños pasos, se siente bien. Uno se siente más consciente de que toda acción tiene una consecuencia y que no podemos echarle la culpa al otro, si nosotros somos tan culpables como él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here