Rodrigo Artal, Un Espejo de Nuestras Voces

0
653

Es uno de los conductores radiales más completos de nuestro país por su versatilidad en la creación de personajes, climas y sketches radiales provistos de humor desopilante.

Desde fines de los 80’s se convirtió en uno de los protagonistas del surgimiento de las FM en tierra mediterránea, desconcertando por su manera original de manejar el aire donde la improvisación exacta constituye una de sus grandes características. Jamás uno puede suponer hacia donde dispara, juega con la verosimilitud en una cornisa, fusionando la ironía, la parodia y la bajada de línea de nuestras principales miserias. “No se ríe de nosotros”, como tantos que hacen periodismo o difunden contenido, Artal se ríe con nosotros y ese es uno de sus grandes aciertos. Dice que “no trabaja para hacer humor”. “No me interesa, y tampoco me interesan las personas que le pagan para para hacer humor dentro de un programa”. Para algunos es una leyenda, “más cerca de una estrella de rock que de un animador con ganas de cambiar el mundo”. En charla con Random expresa que a esta altura de su carrera “las cosas se observan de otro modo”, todo más periférico pero no deja de ser un juego. Entre las apuestas que lo desvelan se encuentra el teatro, el cine y más radio. “Tengo ganas de producir a nuevos artistas en los medios. Un aporte a las nuevas generaciónes que no se conforman con lo pobre de productos que existen hoy en los medios”. Asimismo dice que desea jugar al aire con todas las posibilidades que tiene para crear espacios y de esta forma llegar al público. “Siempre sin querer les toco su sensibilidad o los puntos más oscuros que quizás nunca salen a la luz y se mantienen ocultos. Todo se transforma en un espejo propio para cada uno y de la realidad también. Hoy hay mucha tecnología y marketing de productos que tapan la búsqueda de uno mismo. Trato en esta etapa de despertar a mis oyentes”. Desde el 15 de febrero debuta en Vorterix 90.3 con “El daño ya está hecho” (lunes a viernes de 16 a 19hs) y vuelve a sumarse en dupla creativa con el genial Carlos Rivarola (director de la radio) donde logró afamados personajes.


-¿Qué te sedujo de la propuesta de Vorterix?

-Vorterix tiene la línea de ruptura marcada por Mario Pergolini quien fue uno de nuestros perfiles a seguir cuando empezamos en la radio. Mario se jugó por dar algo nuevo en un momento difícil donde la mayoría de la gente está distraída. Eso me hace pensar muy bien cada paso que vamos a dar pero no deja de ser una habitación con la luz apagada, siempre jugamos con la carcajada de lo incierto, esta vez no va ser la excepción, pero el sitio físico es otro, los oyentes son otros, ellos ya cambiaron de un tiempo a otro, están desaforados por seguir a la par nuestra en esto. El público necesita que alguien los acompañe en este nuevo salto. Vorterix es la radio de rock más importante de habla hispana, sólo que se está acomodando, nadie apostó tanto como esta radio. La libertad de poder decir cualquier cosa hasta del propio dueño me da la sensación de independencia, lo demás es chamuyo sobre la libertad de expresión.

-En estos momentos el aire no tiene una mayoría de programas que se imponen, hay mucho contenido de presentadores y quizás disminuyó la calidad musical que se escucha. Es curioso porque empezaste en un momento donde el aire estaba acartonado y hoy, salvo excepciones, parece similar a esa época de finales de los 80’, ¿no?

-La radio está pasando por una profunda crisis de contenido, las radios de fórmulas le hicieron muy mal al mensaje. Hoy cualquier persona solo por salir al aire se cree que tiene un lugar o un rol como periodista, humorista, director artístico y encima se cree que tiene la posibilidad de decir cualquier cosa, de imponer su punto de vista. Es el efecto de facebook que atrapó a la gente de la radio. Cualquiera se siente con poder de decir cualquier cosa y cuando alguien les marca un punto o un límite, se ofenden y dicen que les están cortando la libertad de expresión. La crisis es muy profunda, en estos últimos 15 años fueron más protagonistas las formulas en la radio y no la gente que tiene un mensaje para dar en cualquier rubro artístico (…) El hashtag del momento que marcan los conductores es lo más lamentable, nadie tiene nada que decir sobre las cosas que nos pasan, es como estar muerto en vida. La radio debe dar opciones de dudas sobre las cosas que se plantean.

Foto: Natalia Pereyra
Foto: Natalia Pereyra

-¿Cuándo descubriste que sería pasión y el laburo de tu vida?

-Cuando empezás a darte cuenta que sos parte de esa forma de pensar distinto. Ahí te das cuenta que es una responsabilidad y tenés que nutrirte para dar más y ser consecuente con tus cosas, yo no quería ser parte de lo que funciona, de lo que tiene éxito o de lo que funciona en el público. Si no estaría en otro patético lugar en el que están la mayoría de los exitosos de esta provincia que están en los medios más escuchados, sólo porque son lo único hay.

Para revisar sus comienzos hay que mencionar a Guillermo Yanquelén, un diseñador gráfico enrolado con toda la movida rock de vanguardia en Capital Federal, a Darío Molina compañero y columnista y a Hugo Ceballos que conducía en la 88.5 FM (la primer FM en romper los esquemas). “Ellos fueron compañeros de la secundaria que sigo viendo hasta el día de hoy. Cada uno está en otra cosa pero ellos me llevaron a la locura de hacer radio cuando en el dial de Córdoba había solo tres FM”. Después de más de una década de inolvidables temporadas en la “Docta” fue tentado para dirigir artísticamente en Salta Capital a Radio Dynamo, más tarde junto a Santiago Campis largaron GLAM FM 96.3 una de las radios más vanguardistas de Argentina en materia de rock. “Fue extremadamente divertido ver como muchos querían escapar de sus tradiciones y de la vida que ya la tenían escrita, pero no todos salieron”.

“Trabajar con Carlos Rivarola me da la posibilidad de medir hasta donde llegamos y hasta donde podemos llegar, nunca tuvimos un techo en lo artístico. Es una responsabilidad de usar todo nuestro arsenal para decir que vamos por algoque no conocemos, pero con movimientos más seguros. Admiro mucho como trabajan mis amigos, me inspiran, todos son casos reales, cualquier oyente puede hablar que los resultados de los mismos no son un invento”.

-¿Tu motor es la constante sorpresa? Sos un nómade del éter…

-Todo se teje en planos políticos que modifican la vida de la gente. Cuando todo trata de ser controlado en lo político y en lo ideológico surgen antagonistas. Ahí es donde no queremos hacer lo que funciona o lo que hace el que más poder tiene en un medio al que hay que seguir. Eso es lamentable y la mayoría de los artistas que marcan rumbos como cambios profundos se divierten en el caos, otros toman “rivotril” otros tienen ataques de pánico. Hoy es un gran momento cuando los medios de comunicación imponen el miedo o el temor para desviar la atención, desde ahí ya empiezan a surgir las ideas.

-Has construido personajes radiales de antología, muchos de ellos como “Cara se Cal” quedaron impregnados, si en aquella época hubiera existido el whats app o redes sociales hubieran tenido aún trascendencia mayor…

-Cara de cal fue el personaje que más identificó al público en la década del 90 donde parecía que la mayoría vivía en una realidad paralela y eso fue lo más peligroso. Cada uno quería que su vida tenga glamour a toda costa porque eso es lo que imponían los medios, era más importante ir a Miami que hacer terminar el secundario a los más carenciados y encima nadie quería ser un grasa o un negro que escuchaba cuarteto. Cara de cal dijo un par de verdades que a muchos no les gustó. Ahora está pasando eso, es una cuestión de perfiles sociológicos, hoy resulta que el grasa es el demonio, el que no tiene es el demonio. Esto viene pasando en Córdoba hace unos diez años.

-A pesar de guionistas y de tus propios textos, es notable la improvisación en vivo y la precisión lograda, ¿Cómo trabajás esa técnica y en qué te inspirás?

-Es natural como hago radio, hablo y me dirijo al público, a mis hijas y familiares del mismo modo. No soy un humorista, sólo me divierto con eso que la gente se pone colorada cuando le hacen una crítica personal, por ejemplo, cómo es estando ante los demás. Con lo más oscuro de cada uno. Con lo que no quieren hablar porque los deja mal parados.

-Nombraste a tu familia, ahora entiendo que son claves incluso en tu producción creativa, alguna vez las conocí y tienen esa chispa especial…

-Mis hijas tienen vida propia, se descubren todo el tiempo, soy solo una guía, no les impongo religión, ni colegio, formas de vida. Sólo las ayudo a encontrarse y de ahí sale el humor, la magia, los desafíos. Saben quién es su padre y no un padre de una revista o de charlas de amigos en la misma situación de revista Cosmopolitan. Cuando pasa algo en la gente que la quieren pilotear o caretearla ante los amigos, los hijos, cuando la gente se siente en una posición lamentable de tener su ego alto con mentiras encubriendo la mediocridad, nacen los guiones. El mediocre que se cree un capo es la base de mis personajes y de mi forma de hacer radio.

Foto: Natalia Pereyra
Foto: Natalia Pereyra

“Eso es lo que se está recuperando en esta revolución de contenidos en los medios, hay demasiados mediocres que se creen grandes hoy y así estamos. Por eso el trabajo de estos artistas puede marcar un nuevo camino, pagando un curso nunca.”

-No quiero pasar por alto tu gran capacidad de musicalizador, ¿Cómo has logrado anticipar lo que va a pegar sin el aparato del marketing?

-Cuando estás mucho tiempo en los medios y te das cuenta que se ha perdido el respeto a cosas que cambiaron el mundo, te ponés automáticamente en el lugar de decirles al público en tu mensaje que conozca a los artistas, a los escritores, a los músicos, porque todo parte de ellos. No existe una estrategia de marketing que no salga de los artistas. Una maquina o una facultad no enseña esto. Eso es lo que se está recuperando en esta revolución de contenidos en los medios, hay demasiados mediocres que se creen grandes hoy y así estamos. Por eso el trabajo de estos artistas puede marcar un nuevo camino, pagando un curso nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here