David Hockney: La mente es el límite

0
164

“Cuando pinto siento que tengo 30 años”

David Hockney nació el 9 de julio de 1937 en Bradford, Inglaterra, fue el cuarto de los cinco hijos de Laura y Kenneth Hockney (objetor de conciencia en la Segunda Guerra Mundial). Fue educado en la Bradford Grammar School y en el Bradford College of Art entre 1953 y 1957.

Como objetor de conciencia trabajó en un hospital hasta 1959 y a principios de los años sesenta estudió en el Royal College of Art de Londres, es en esta época donde entra en contacto con los fundadores del Pop Art inglés y profundiza en sus estudios de artistas expresionistas abstractos del continente americano.

En este período realiza diferentes viajes a Nueva York, a Egipto y Los Ángeles, donde conoce a artistas como Warhol o Dennis Hopper. Será en su visita a Nueva York cuando asuma públicamente su homosexualidad y la convierta en tema principal de gran parte de sus obras.

“Una creencia es como una guillotina, igual de pesada, igual de ligera”.

Sus trabajos se caracterizaban por manejar un estilo ingenuo y colorista, con una temática extraída de la cultura popular. Un ejemplo de ello es: A Bigger Splash (1967) una de sus pinturas más conocidas. Para ese momento, su obra fue cuestionada por muchos intelectuales que no vieron con buenos ojos su abierta homosexualidad. Pero, para Hockney esto no fue un obstáculo sino un impulso para convertir su opción sexual en el tema central de sus producciones artística.

Son características sus superficies planas, anónimas, brillantes, pintadas con acrílico y la influencia de la fotografía que también utilizaría, no sólo como para su proceso pictórico sino también en collages.

Siempre deja patente su punto de vista, haciendo converger las líneas de perspectiva explícitamente para que se vea quién es el artista, el observador.

En cuanto a la fotografía expuso David Hockney (1982), un registro parcial de su vida. Sus composiciones hechas con Polaroid, a las que llama ensamblajes, como Henry Moore (1982), son otro ejemplo de su trabajo fotográfico. La mayoría de sus obras pueden ser visitadas en los museos de arte contemporáneo más prestigiosos del mundo.

“La mente es el límite. Una vez que la mente puede imaginar el hecho de que se puede hacer algo, lo puedes hacer, siempre y cuando realmente lo creas al 100%”.

El artista ha mostrado una pasión por la tecnología: lejos de criticar las nuevas formas de arte para defender el trabajo artístico artesanal (algo habitual en muchos de sus coetáneos), Hockney hace suyas las nuevas herramientas informáticas y digitales para crear nuevas obras. Sus trabajos realizados utilizando un iPad son probablemente los más conocidos, y han recorrido los mejores museos del mundo en forma de exposiciones multitudinarias.

Hockney sigue creando a tiempo completo, aun a pesar de su avanzada edad y de la perdida parcial de audición. Su obra, colorida y luminosa, de seguro seguirá siendo la inspiración de nuevos creadores en el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here