José Giménez Zapiola: El Purre

0
829

En un año donde no paró de componer canciones y preparar su carrera solista, el actor y cantante estrena “Mi amigo hormiga”, una serie en Flow con mensajes variados para madres/padres e hijos/as. “Plantea problemas reales de los adolescentes, expone claramente lo que puede ocurrirle a cualquiera”, dice en una nota con RANDOM donde reflexiona sobre las consecuencias positivas y negativas de la Pandemia.

¿Será que el apodo de torero predestinó su carrera? Es de los que se arriesgan, saltan incluso al vació y acciona hacia sus intuiciones. El joven tenía claro que su futuro pasaba por el arte y las primeras armas la llevaba consigo: carisma, galán, entrador, canchero, extrovertido, entre tantas. Esperaba con paciencia y acudía a cuanto casting se anoticiara. Y siempre la misma respuesta: “estaremos en contacto”. Ese teléfono no sonaba y se cansó de esperar: a otra cosa mariposa. Había decidido dejar atrás el sueño de la actuación. Pero el destino le dio la oportunidad de subirse a las tablas en las obras “Bullying” y “Chicos Lindos” en 2015 y luego vinieron “Ludo”, “H de Hotel” y más adelante “Orguyo” con Leticia Brédice. El casting que le trajo masividad fue el de la serie de Nerflix GO! y a partir de ahí pusieron foco en él productoras varias. Claro que el paso por “O11CE” de Disney Channel y “Kally`s mashup” de Nickelodeon le prepararon el terreno en el público teen. El año pasado participó en cine –ya había hecho Barrefondo en 2018- y en la miniserie web “Adentro” y en “Tunnel Vission”, para TNT.

Hoy estrena “Mi amigo Hormiga” por Flow, un proyecto que nació como obra de teatro musical -escrita y dirigida por Diego Oria con música original de Jorge Soldera- que tenía previsto lanzarse a lo largo del 2020, en más de 15 ciudades de todo el país en un hecho sin precedentes, con distintos elencos, directoras y directores artísticos. Por la Pandemia esos estrenos se pospusieron hasta que las condiciones sean las indicadas para poder llevarse adelante. En este nuevo contexto surgió la posibilidad de la creación de un contenido audiovisual exclusivo que contara la historia de un grupo de amigos adolescentes, atravesados por la cuarentena, han dejado de verse y de asistir al School Garden Place.

“Mi Amigo Hormiga” inició su recorrido en Mendoza, en el programa televisivo de canal 9 Televida Código Arte, un docu reality donde se presentaron más de 400 artistas, quedando sólo 8 para el estreno. La aceptación del público fue inmediata, con localidades agotadas en todas sus funciones. La mayor satisfacción fue la repercusión de las familias que la disfrutaron. Fue declarada de “interés cultural”, por el gobierno de Mendoza y, a partir de ese momento, se convirtió en un proyecto federal.

El Purre se mete en la piel del protagonista Julián que tiene sueños recurrentes e incomprendidos, a tal punto que ya no distingue que es real y que no. El encierro, la Pandemia, hizo en el revivir viejos traumas que saldrán a la luz para ponerlo frente a frente sobre su escollo máximo, descubrir su verdadera identidad. “Mi Amigo Hormiga” es una serie que nos invita a reflexionar sobre cómo las decisiones que tomamos a diario nos pueden llevar hacia lugares tan profundos como inexplicables, y a la vez, a cómo expresar lo que sentimos puede lograr que este encierro de pandemia no sea tan doloroso.

El mensaje de la serie en esto de expresar lo que sentimos para hacer menos aguda la pandemia, ¿Cómo actor en estos meses de aislamiento habrás sentido esta necesidad de expresarse, no?

Totalmente, una de las necesidades de expresarme dentro de la cuarentena fue haber empezado a componer, fue una forma de descargar. Y en el caso de la serie que habla un poco de compartir el dolor con el otro, de enseñarnos que el dolor compartido es menos doloroso. Poder abrirse, contar lo que a uno le pasa, poder ser lo más honesto posible con las problemáticas que uno pueda tener, ya sea con un amigo. Y no sólo para la persona a la que le ocurren los problemas sino saber que al de al lado le pueda pasar algo, mirar para el costado y darle una mano.

La posibilidad de laburar con afectos calculo que les permitió hacerlo aún más llevadero al rodaje, ¿Cómo es tu personaje y qué te atrajo de la historia?

Es así, el haber trabajado con amigos, con mi novia (Malena Ratner) y con gente conocida siempre hace muy lindo el trabajo, compartir con los que uno quiere es hermoso, fue pura casualidad pero fue muy bueno. Haber vuelto a rodar después de tantos meses fue maravilloso y estoy muy agradecido de haber vuelto a contar una historia tras estar tantos meses guardados, fue muy lindo. Yo me puse de novio en cuarentena y luego surgió la posibilidad que estemos los dos en el proyecto, eso fue pura coincidencia. Fue muy lindo compartir con ellos porque nos habíamos conocido para hacer la obra de teatro, ya que “Mi amigo hormiga” iba a ser en principio una obra y luego surgió el formato audiovisual. Con respecto a mi personaje Julián fue lindo interpretarlo por las diferencias que tiene conmigo, ya que es una persona muy introvertida, muy diferente a mí, la verdad me vendría bien un poquito de vergüenza como tiene Julián (sonríe). A la hora de interpretarlo fue muy lindo alejarme de mí. Esos personajes que están bien alejados de uno, yo los disfruto mucho.

¿Cómo fue el trabajo de adaptación para la serie, además esta posibilidad audiovisual seguramente luego ayudará al estreno en las tablas, no?

En el pasaje de teatro a lo audiovisual lógicamente modificó un montón, ya que básicamente es la precuela de la historia de la obra. Siento que uno especula que la historia le guste a la gente y sí después existe la posibilidad de hacer la obra que la gente ya tenga más interés por lo que ya conoce. Hay muchas series que después tienen la posibilidad de hacer teatro y genera otro impacto, el hecho de verlo en la pantalla y luego en vivo quizás provoca un fanatismo o más simpatía con los personajes. Después que conozcan la historia de “Mi amigo Hormiga” la experiencia del teatro puede ser muy hermosa.

“Mi Amigo…” invita a reflexionar sobre cómo las decisiones que te llevan a lugares profundos como inexplicables, ¿Cuáles fueron tus decisiones que más impacto tuvieron en tu vida?

“Mi amigo hormiga” un poco muestra y plantea problemas reales de los adolescentes, expone claramente lo que puede ocurrirle a cualquier adolescente, eso es muy lindo. Haciendo una autorreflexión siento que momentos bisagras en mi vida fueron, por ejemplo, al terminar el colegio y ver qué quería hacer de mi vida, en mi familia nadie se dedica al arte, soy el menor de once hermanos, en el caso de mis papás soy un agradecido porque me bancaron desde el minuto uno que decidí dedicarme al arte, me apoyaron, me dieron herramientas. Y es algo que puede verse en la serie que es una enseñanza para los chicos pero también para los padres, para que escuchen a sus hijos. Agradezco los padres que tuve, el apoyo que me han dado, en el caso de las decisiones laborales o personales. Fue duro haberlo decidido, era un salto al vacío y sentirte acompañado es muy hermoso. En la serie se plantea la situación de pandemia y creo que a todos les han aparecido fantasmas, el que dice que no es un mentiroso, lo digo sin pelos en la lengua. El encierro nos ha jugado una mala pasada, desde los pensamientos hasta lo que le pasa al personaje de Julián de encontrarse con cosas no resueltas de su vida, a todos nos ha pasado y me sigue pasando.

¿Cómo fue estar separado de tu familia?

Fue bastante duro, tuve dos momentos de la cuarentena donde viví un tiempo en la casa de mi mamá, y después conviví con Male y con un amigo. Uno extraña a esa gente pero lo que más agradece es que tengan salud. Otra cosa que nunca me había pasado es pasar tanto tiempo sin ver a mis abuelos, ellos son de Necochea y estuve casi un año sin verlos. Se sufrió pero por suerte toda mi familia está bien, nadie se enfermó y eso es lo que uno agradece, sabiendo todas las cosas que están ocurriendo.

Encima tuviste el problema con los ligamentos, te digo que si te tenía que tocar en algún momento en la pandemia era quizás el mejor momento de parar no?

En ese sentido me vino bárbaro la Pandemia porque no sé si me hubiera operado en otras circunstancias. La operación de ligamentos es muy dura, es muy lenta la recuperación, no sé si el trabajo me lo hubiera permitido. En el momento que decidí operarme dije de hacer una buena rehabilitación, simplemente porque amo hacer deportes. Soy muy inquieto, casi todos los deportes que hay me divierto de practicarlos. Y había una pata en mi vida, literal, que no me respondía. Una rodilla que no estaba bien y me faltaba una parte que es el deporte y lo veía súper necesario operarme. Estuve como un año sin poder operarme, sufriéndolo, así que me vino muy bien el parate.

¿Compusiste mucho en estos días? ¿Cuánto de tu energía depende de la música?

La música es parte de mi vida, yo me levanto y prendo los parlantes, apena me levanto y sea la hora que sea. La verdad que la pandemia fue esencial para empezar a componer, no es que componía antes y no mostraba las letras. No componía. Y haber encontrado mi equipo de trabajo, esa nueva faceta, estoy trabajando con productores y el proceso ha sido muy hermoso, la música en la pandemia me ha acompañado mucho. Empezar a componer canciones, decidir mi lanzamiento como solista ha sido algo que me ha apoyado un montonazo. Se vienen canciones nuevas y ahora no pararemos de hacer música.

En una entrevista contaste que les copaba quizás probar suerte en España con tu pareja, ¿Cuáles son los objetivos que tenés en mente?

Cuando me preguntan cómo me veo en algunos años, siempre digo “ojalá que la vida me encuentre trabajando”. Que sean años donde el trabajo no se corte. En la carrera nuestra el trabajo es un electrocardiograma, por ahí estás en el pico y después abajo y no sabés cuando volvés a subir. No sé si tengo un deseo de estar en tal cosa. Sí, en cambio, si tengo la posibilidad de ir para allá lo que busco es poder trabajar.

Te había escuchado que no te vuelve loco “ser famoso”, que tu esencia pasa por otro lado, ¿Qué te hace feliz?

Siento que la fama que tengo es producto de hacer lo que me gusta que es actuar: No quiero ser famoso, quiero ser actor. Si la fama viene porque los proyectos en los que estoy me exponen entonces es bienvenida, pero no me interesa ser famoso. Si después lo soy porque mis canciones gustan, buenísimo. Creo que el que se dedica al arte le gusta contar cosas para un tercero. Es mentira que canta para uno, uno lo hace para uno porque lo hace feliz pero querés que a la gente le guste. O actúo y cuento una historia para que a la gente le guste. A la fama no la sufro y no la paso mal porque me digan algo en la calle. Pero es eso, cuando me dicen sos influencer, soy en el sentido que tengo mucha influencia en personas que me siguen pero no me catalogo así. Siento que soy un comunicador y hoy las redes son un puente con la gente para contar lo que me gusta hacer pero no me vuelve loco ser famoso. Me vuelve loco trabajar y dedicarme a lo que hago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here