Martin Bossi: Un artista apasionado

0
447

Es difícil que Bossi se quede quieto. O que practique el deporte de mirar el techo como hacemos algunos mortales. Lo llamo en varias ocasiones y siempre lo encuentro en diversas situaciones, en su mayoría intensas y en movimiento, en las antípodas del reposo y la relajación.

Mientras ajusta los detalles de su nuevo y esperado gran espectáculo “The big band show” que estrenará en enero –eso significa horas y horas de ensayos con una gran banda de músicos-, se ocupa de aspectos de la organización y dinámica del show más una intensa preparación física que combina con su viejo amor: el tenis. Es que Martín jugó de manera profesional al tenis hasta los 19 años, al punto de llegar a transformarse casi en un tenista profesional. Sus allegados cuentan que su historial de juveniles incluye triunfos ante grandes tenistas, entre ellos Guillermo Cañas. ´”El deporte me dio todo, el deporte me dio amigos y muchas cosas más. Primero todo lo corporal y físico que te da el deporte, a mí también me llevó a no consumir alcohol. Soy un tipo relativamente sano desde ese punto de vista, quizás no sea sano desde otro lugar. El deporte me dio amigos, me dio el principio, me dio estar en un club. No me crié en un club de un country o en la ciudad de Buenos Aires que hay 700 cuadras y no sabés quién es quién. Me crié en ‘Los Andes’ de Lomas de Zamora, vivíamos con los muchachos de la barra de la esquina y a mi marcó todo eso”, me cuenta con pasión. No son pocos los que afirman que podría haber sido parte de la legión en su época dorada. Hoy juega periódicamente al tenis y es el favorito en ese deporte entre las celebrities y los deportistas. Su amigo Diego “Gambeta” Latorre lo padece en clásicos enfrentamientos. “A Diego lo respeto por jugador y por todo lo que nos dio y le agradezco como bostero. Pero al tenis no tiene ninguna chance”, bromea. Por suerte, luego de desempeñarse como profesor de tenis por seis años más, Martín se decidió por la actuación donde encontró un lugar destacado que estaba vacante: “una marquesina gigante en la calle Corrientes”. Lo que podría haber sido un salto al vació terminó siendo el gran trampolín para el reconocimiento. Me cuenta que fue el mismísimo Sandro el que le dio su bendición sobre esa genial imitación que hace del “Gitano”. Es más, confiesa que fue el maestro el responsable del primer empujón, de animarlo a saltar. “Justo el día que me sucedió de llegar a la calle Corrientes hacia tres días que Roberto (Sánchez, Sandro) había partido de gira como dicen. Son cosas que uno después se da cuenta con el tiempo. Mi viejo me habló toda la vida, 18 años hablándome y un día se fue, y cuando empecé a pisar los 30, dije: ‘ah esto me lo decía el loco’. Las palabras de Sandro fueron muy importantes después”.

Martin Bossi | Miguel Angel Rosales
Martin Bossi | Miguel Angel Rosales

UN IMPOSTOR DE BARRIO
Por largo rato Martín me habla del barrio, de sus juegos de la infancia, de la función clave del club como base de las relaciones humanas. Le digo algo sobre Lomas de Zamora y caemos en la cuenta que nacimos en la misma clínica, casi por la misma época, hasta me hace sacar el DNI para corroborar el origen. El artista tiene eso de comprarte en un segundo y demostrar la cercanía que provocan los nuevos amigos.

Luego de los exitosos musicales ‘M, el Impostor’ y ‘El Impostor Apasionado’ con los que convocó a más de 500.000 espectadores, entre Argentina, Chile y Uruguay, Bossi regresa al teatro con un nuevo musical que promete ser tan o más exitoso que los anteriores y que significará un paso adelante en cuanto a calidad de contenidos, guión y producción. En su propuesta, estará acompañado por una Big Band de 15 músicos -en vivo-, una glamorosa puesta en escena, y la participación especial de Manuel Wirzt. Un nuevo gran espectáculo humorístico musical en el que se plantea una mirada desde atrás hacia adelante en el tiempo, con el fin de recuperar valores artísticos y culturales hoy ya perdidos o en vías de extinción. Un recorrido por los últimos 50 años de historia de la música, la Televisión, el cine y el teatro en un solo show. “Es muy loco lo que ha ocurrido con nuestros espectáculos. Por ejemplo, ‘El Impostor’ fue visto por más de 340.000 espectadores, con el segundo capítulo metimos más de 250.000. Son cifras que me impresionan mucho”, agrega. En este nuevo musical, representará a los grandes íconos de la música internacional y nacional de todos los tiempos, pasando por Frank Sinatra, Ray Charles, Elton John, John Lennon, Luis Alberto Spinetta, Miguel Abuelo y Adrián Otero, entre otros. También incluirá un homenaje a los grandes capocómicos argentinos, realizando composiciones, hasta ahora inéditas, de Tato Bores, Pepe Biondi, Carlos Balá y Alberto Olmedo, entre varios.

“Fue muy raro despedir El impostor, porque ha sido una despedida de este tipo de espectáculo. El espectáculo que viene (The big band show) es un concepto más profundo. Creo que uno va profundizando su vida y entiendo que va a ser mucho mejor. Siempre uno busca mejorar, pero El Impostor ha sido algo a lo que le tengo mucho cariño. La posibilidad de acercarme a la gente la tengo de esta forma de expresarme. Es un idioma que aprendí con los años, a interpretar, a cantar y a bailar y la verdad es que lo respeto mucho. Y el próximo que estreno en enero prometo que será mucho mejor”, asegura.

Si comparo tu profesión con el tenis, podemos convenir que sos un hombre que le gusta arriesgar, que le gusta ir a la red…

Por lo que vengo laburando desde hace rato es más o menos así. El nuevo espectáculo que vamos a estrenar en Buenos Aires va a ser nuevo para mí y un riesgo hermoso también. Con respecto a mí show con “El Impostor” que cerró con una gira que amé profundamente, ha sido siempre un acto de amor de la gente que yo siempre quiero devolver con sudor y entrega.

Esto de la entrega es literal, cualquiera que te haya visto arriba del escenario no puede creer como terminás con tanta energía. Sin dudas que tu preparación como deportista es una de las claves no?

Hay mucho de esfuerzo físico, pero de oficio en lo físico porque yo jugué muchos años al tenis como profesional. Hay algo también de lo lúdico de la infancia y la superación por el origen, de saber que es necesario el esfuerzo. Hay gente que es muy hábil con el cuerpo, por ejemplo como Maradona que nació en un barrio o el pibe Messi, es un pibito que creció en un barrio. Olmedo era un loco que nació en Rosario, con mucha vida corporal, se venís un poquito más para acá hasta Hernán Piquín que es un tipo hábil con el cuerpo, tiene mi edad, y se formó en un barrio. Ya hace diez años, donde todavía no era tan común tanta tecnología, había mucho de jugar en la calle. De jugar con el cuerpo. Tal vez si le tiras una pelotita a un pibe ahora se le cae. A nosotros que no teníamos otra cosa que hacer, nos tirás un huevo a tres metros y te lo cazo. Es que vivíamos en un potrero, yo trepaba, saltaba de los árboles, imagínate el cuerpo, estos pibes de hoy están todo el día sentados, ellos son más cultos que nosotros pero…

Había que jugar a cosas que no se enchufaban…Vos seguís jugando a gran nivel y ganándole a varios conocidos…

Martin Bossi | Miguel Angel Rosales
Martin Bossi | Miguel Angel Rosales

(Risas) Ya soy un viejito que da pelea, pero estoy muy contento, siempre que voy a un lugar lo primero que pregunto es si hay cancha de tenis cerca. Es un desenchufe total que además me aporta físicamente. Igual me encanta salir a correr diariamente. Ahora que hablo con vos que estás desde Córdoba te digo que la última vez que fui allá, jugué al tenis entre medio de las funciones. Podés preguntar que no te estoy mintiendo.

Sé que te trataron muy bien por acá…

De verdad siempre la he pasado muy bien, es un lugar cultural muy importante para Argentina. Yo soy muy argento y creo que tanto Córdoba como Rosario son dos lugares que son mucho más porteños que los porteños, aunque por ahí me puteen. En realidad nosotros somos tango y el tango es nostalgia, es melancolía, es alegría. Y Córdoba tiene al cuarteto como su música y el cuarteto es como el tango pero con un poco más de ritmo. Un acordeón en lugar de un bandoneón. Yo me siento muy identificado con la nostalgia, el humor y la bohemia del cordobés. Me siento muy argentino estando ahí.

Pero te debe pasar en muchos lugares, vos saliste el barrio y valorás naturalmente cada espacio. Tu historia de vida siempre ha sido un gran espejo no?

Muchas gracias, quiero ser un eslabón aunque sea algo perdido de un tipo que se dedicó simplemente a estudiar, que se metía en una escuela a estudiar teatro, que estaba tres horas prestándole atención a algo sin tener que twittearlo, contarlo o recibir mensajes de texto. Soy de los que va a los recitales a simplemente mirar los recitales. No miro los recitales a través de un celular. Trato de inculcarles a los chicos de tratar de volver a la era de la comunicación, no la de esta incomunicación que estamos viviendo. Parece una boludez pero creo que es algo serio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here