Museos del Mundo | Templo de Luz

0
3380

En medio de un valle maravilloso, lleno de montes de colores, viñedos y uno de los cielos más azules del mundo, se encuentra escondida una pequeña joya. Un museo de luz creado por un filántropo suizo, amante del arte.

Uno de los más importantes coleccionistas de arte contemporáneo del mundo es Donald Hess, suizo, magnate, cuya familia posee emprendimientos vitivinícolas donde quiera que el vino es posible. Su colección es verdaderamente impresionante e incluye más de 1.000 piezas de artistas de la talla de Magdalena Abakanowicz, Francis Bacon, Georg Baselitz, Gilbert & George, Franz Gertsch, Andy Goldsworthy, Robert Motherwell, Yue Minjun, Shigeo Toya, Gerhard Richter, Frank Stella y Ouattara Watts.

Otro de los artistas que Hess coleccionó y apadrinó es James Turrell, tal vez con uno de los catálogos más difíciles de asequir de toda la lista anterior. Nacido 1943 en Los Angeles, California, es considerado uno de los artistas americanos más icónicos de la posguerra, con más de 140 exhibiciones en todo el mundo desde 1967. El material de trabajo tan particular que escogió Turrell fue la luz, el espacio y cómo interactúan entre sí; sumándose a un movimiento netamente California que en los 60s incluyó, entre otros, a Larry Bell y Robert Irwin cuyo trabajo también se enfocó sobre la luz y la disposición de objetos.

Sus obras se han expuesto en todo el mundo pero no es fácil hallar exposiciones dedicadas y permanentes. Tal vez en la Henry Art Gallery de Seattle y en la Nasher Sculpture Garden de Dallas (ambos en EE.UU.) existen instalaciones permanentes de James Turrell.

La única muestra permanente y dedicada de Turrell fuera de su país natal está en Argentina y es obra del excentricismo de Donald Hess, el loco suizo que planta viñedos por todo el mundo y los decora con un museo de su colección, allí donde sea que esté. En el caso de Turrel y Argentina, el lugar es en las alturas de la Bodega Colomé, en medio de la belleza de los Valles Calchaquíes salteños.

Es el final de un viaje largo pero completamente provechoso debido a los paisajes y, no menor, los deliciosos vinos de altura de Colomé. Pero dentro del museo se encuentran algunas de las instalaciones más icónicas de la obra de Turrell como Lunette (2005), un corredor cuyo interior es atravesado por un portal vertical abierto al cielo o Alta Green (1968) una de los primeros experimentos del artista con la luz y la arquitectura.

Para esta muestra, Hess le encomendó a Turrell dos obras específicas: Spread (2003), un ambiente de luz azul de 1200 metros cuadrados; y Unseen Blue (2002), la más grande “skyspace” del mundo, una estructura con una apertura en el techo que cuya iluminación interior va cambiando a medida que lo hace el día.

Si se piensa un poco, tiene mucho sentido haberlo hecho allí. Un museo dedicado a la luz en medio de montañas famosa por sus colores, por esa costumbre de jugar con el sol blanco de cada día. Un lugar tan parecido a Arizona, donde Turrell vive (en una mansión enclavada en el centro de un cráter). Una obra de arte adentro y otra afuera, en la soledad de la naturaleza. Una magnífica síntesis para tantas emociones en un solo viaje.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here