Dígame Detective: Entrevista a Killiam Scott

0
56

Cada uno debe tener su propio ranking de detectives históricos, en todos los formatos, tanto en papel como audiovisual e incluso no siendo fan del género. Ya sea como personaje de reparto o central, es siempre uno de los elementos cruciales en cualquier trama policial, thriller o de suspenso. Ahora, con el estreno de Dublin Murders por la plataforma de streaming STARZPLAY, hay que agregar uno más: el de Rob Reilly, interpretado magistralmente por Killiam Scott.

*Traducción Flavia Salinas para CIL (Centro Integral de Idiomas)

Es que el actor irlandés parece nacido para este tipo de papeles, sabe cómo administrar el lado oscuro de la personalidad y hacerla visible en la pantalla, así sea con gestos cuasi imperceptibles. Además, la serie posee ese humor negro característico de los irlandeses que le viene como anillo al dedo.

Antes de conversar -en exclusiva- con el actor protagonista, quizás no muy conocido en esta parte del globo, debemos anticipar algunos datos biográficos. Que al igual que tantos en el medio, debió cambiarse el apellido porque había otros famosos similares, su nombre original es Cillian Murphy. Tiene 34 pirulos y cuando era joven, sus padres decidieron que la familia se mudaría a Sandymount, Dublín, y allí estudiaría inglés y filosofía en el University College de Dublín.

Poco después, Killian se la jugó y metió el volantazo para radicarse en Londres con la esperanza de centrar toda su atención en estudiar en una de las prestigiosas escuelas de actuación. Ya con la familia convencida que ese sería su destino, debutó en la película 71 que representa la historia de un soldado británico que fue abandonado por su unidad tras un motín en las calles mortales de Belfast. Su primer gran personaje fue el de Tommy en la serie “Love/Hate, que tuvo cinco exitosas temporadas. Siguieron más trabajos en la pantalla chica como Ripper Street, Damnation, Jack Taylor y Strike y películas como Calvary y The Commuter de 2014, además de protagonizar a Harry Fox en Traders de 2015.

La serie que nos convoca, Dublin Murders, está ambientada durante el auge financiero del milenio (Celtic Tiger), se centra en dos investigaciones de asesinatos con dos ambiciosos y carismáticos detectives al frente de las mismas. Las víctimas aparentemente no están relacionadas, pero como se descubrirá luego, están unidas por poderosos temas compartidos: los elementos macabros y la naturaleza cruel y despiadada de ambas historias y sus cualidades psicológicas de suspenso. Adaptada en las novelas de Tana French, Dublin Murders Squad, “Dublin Murders” es creada por Sarah Phelps y su primera temporada consta de ocho episodios disponibles en STARZPLAY.

Killiam atiende exactamente a la hora convenida y hace reír a mi interprete (Flavia Salinas) siempre con alguna ocurrencia. Le aviso que mi inglés “is very difficult” (a lo Carlitos Tévez en Manchester) y responde emulando al mítico ALF: “no hay problemas”. Algo domina el español pero su inglés es perfecto, maneja varios acentos y su estadía en Londres le da ese aspecto british tan usado en la industria.

¿Cómo fue la convocatoria para participar de la serie?

Cuando recibí la invitación solo pensé en cómo conseguirla. Y te empezás a imaginar todo lo que hizo el escritor y de alguna manera es una apuesta. El personaje era tan fuerte y sabía que lo podía lograr bien. Pienso que es un honor haber trabajado con semejante director (Saul Dibb). Cuando hacía teatro vocacional hubiera dado cualquier cosa por participar en una película o una serie. Entonces cuando pude tener el personaje de Rob, fue como un sueño cumplido.

¿Ni bien leíste el guion sabías que el personaje de Bob sería un desafío?

Sabés que el personaje de Rob es un personaje que está obsesionado con la verdad y del que fluyen muchas memorias durante su interpretación. Es un trabajo muy difícil, que yo imagino no podría hacer en la vida real. Es muy desafiante desarrollar el personaje pero lo hago con gran alegría. Es un personaje tan rico que se me hace difícil satisfacer. Por otro lado, mientras uno actúa hay muchos elementos detrás como la BBC (Co produjo la serie), el director. También tienes una gran audiencia que te ve, con lo que es una gran presión. Todo en realidad es como una gran tarea en la que me enorgullece hacer.


…el personaje de Rob es un personaje que está obsesionado con la verdad y del que fluyen muchas memorias durante su interpretación. Es un trabajo muy difícil, que yo imagino no podría hacer en la vida real.

Y te inspiraste en alguna historia de Albert Camus, verdad? A quién admiras como lector…

Diría que Albert Camus fue uno en los que me basé. Tanto el director como el productor me enfocaron en el tipo de personaje que querían.

Pese a la tensión del thriller hay humor negro, una característica bien irlandesa, no?

(Sonríe) Definitivamente creo que es una cualidad irlandesa. En toda la trama se puede ver este elemento de humor negro y también combinado con lugares oscuros, palabras oscuras. Puede haber momentos de tensión y momentos de humor en el show.

Volver a rodar en Dublín te traerá gratos recuerdos, ¿Love/Hate fue clave en tu carrera?

Ese fue mi primer trabajo. Fue la primera vez que actué. Si bien fueron mis primeros pasos, nunca pensé que podría llegar a la interpretación de esta obra. Fue tanta alegría poder hacerlo.

Y no la tuviste fácil, ¿Es cierto que mandaste muchas cartas para pedir audiciones?

Sí, sí, mandé muchas. Creo que fue esto durante cuatro o cinco años. Envié mis fotos y CV a agencias, directores, compañías de producción. Yo estaba haciendo mucho teatro amateur, películas cortas, documentales, no estaba trabajando profesionalmente, muchas veces la gente no responde a estos pedidos. Sentía que no estaba llegando a ninguna parte profesionalmente. Ya había mandado muchas cartas, la gente me respondía que me tendría en cuenta. Estaba en Londres capacitándome en la escuela de teatro y después de tres años de castings envié más cartas, una de ellas llegó al escritorio de la productora de Love Hate y recibí una llamada para un casting que debía hacer en Dublín, y básicamente una semana después me fui de la escuela de drama, firmé con mi agente y empecé a filmar en Dublín. Eso fue como hace 10 años atrás, ese fue mi primer trabajo profesional. ¡Fue muy loco! (Se ríe).


En toda la trama (de Dublin Murders) se puede ver este elemento de humor negro y también combinado con lugares oscuros, palabras oscuras

Habías estudiado inglés y filosofía, pero decidiste apostar por la actuación en Londres. ¿Costó aceptar esa decisión en tu familia?

Quería hacer algo creativo, también toco música. Mis padres siempre me apoyaron. Soy el menor de seis hermanos. Toda mi familia fue increíble, fue hermoso, mis padres no lo podían creer. Pero he tenido mucha suerte. Nunca creí que llegaría a esto.

Ahora que llegaste, ¿Hacia dónde están dirigidos los sueños?

¿Con que sueño? No puedo dormir muy bien (Se ríe). No sé. También tengo compuesto un álbum de música que vengo preparando desde hace cinco años. Pero trato de no pensar mucho en el futuro. Quiero seguir trabajando con esta gente. Me gusta mucho.

Por supuesto, el cliché de cada entrevista internacional es preguntarle por nuestro país y alabar alguna característica del suyo como la cerveza. Killiam vuelve a sonreír y promete que vendrá algún día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here