Lourdes Sánchez | Cuestión de Actitud

0
507

El conductor -con su particular estridencia que tanto rédito le dio en su carrera- anunció casi gritando: “vamos a presentar al bombón de Corrientes, la señorita Lourdes Sánchez”. Con un look setentoso, una morocha de gran sonrisa bajó las escalERAs con presencia, mientras la aguardaba su compañero, el modisto Jorge Ibáñez que ya estaba en escena en el papel de famoso.

El conductor contó que era profesora de danzas, licenciada en publicidad y modelo de lencería. Ahí se detuvo y con la complicidad de Larry de Clay intercambiaron chistes machistas, incluso volvió sobre el final con eso de desfilar en hilo dental, pero Lourdes la piloteó con simpatía. Es que ella venía justamente de ganar ese título en el último carnaval de Corrientes. era abril de 2008 y a partir de ahí la correntina se encargó de hacerse un lugar en el medio. En su sueño contó el difícil momento que había atravesado el año anterior con una enfermedad que sufrió su mamá y -tras esa emoción- saltó a bailar. Logró transmitir su elegancia y carisma como bailarina. Ese segundo de pasar del recuerdo de una dificultad, a descollar artísticamente , fueron constantes en su carrera.

Sánchez curso danzas en la escuela de Dionisio Soler y participó en las principales comparsas del carnaval correntino, obteniendo además del mencionado reinado, también el de elegancia. Sobre las tablas, debutó oficialmente en “La revista correntina”, una producción local de su ciudad natal.

Unos días antes de volver a estrenar un nuevo espectáculo infantil: “El universo de Lourdes” en el Teatro Premier de Buenos Aires, la bailarina dice que la adrenalina siempre está y es lo que hace que todo sea más interesante. “Me encanta sentir ese nervio previo al debut. A todos los estrenos los vivo con mucha emoción y más aún a este espectáculo que lo hago desde hace tres años. Y tiene esa cosa especial del público que es diferente al que venía trabajando. Ahora es un nuevo show donde estrenamos canciones que ya empezaron a salir en el programa, y cuando veo a los chicos cantar esas canciones con sus mamás y se aprenden las coreografías es muy emocionante. Son canciones muy arriba y educativas, en parte se busca ayudar a sus mamás y papás, el plus de ser mamá es vivir en carne propia y saber lo que se necesita. Las canciones se van haciendo a modo de vivencia propia”, comenta.

– ¿Ayuda tener un crítico en tu casa como tu hijo? ¿Probás con él?

Me doy cuenta cuando a Valentín algo le gusta porque se queda mirando, cuando algo no le interesa cambia el foco. La realidad es que le gustan las canciones del universo, sobre todo la de las vocales, de los animales, siempre se queda mirando y no sé que debe pensar. A veces tira un “mamaaaá”, pero no sé si todavía es del todo consciente que esa persona que está en la tele también está acá en la vida real. En el teatro me reconoce y me tira los brazos para que le haga upa.

– ¿Estás en cada detalle de tu show?

Siento que todo el tiempo hay algo nuevo por experimentar, desde los primeros shows que empecé a dar hasta hoy son totalmente diferentes, hicimos calle Corrientes, temporada en Carlos Paz, que me dieron otra cancha porque es muy diferente hacer un vivo que algo grabado, porque ahí tenés la respuesta inmediata y sabés por donde ir y qué les gusta, porque les interesa interactuar. Y es complicado porque trabajás para edades donde rápidamente pierden el foco de atención y tenés que estar todo el tiempo pensando en ellos y buscando las palabras, las canciones y la manera para que ellos te presten atención. La satisfacción es saber que logramos eso y sé que no se aburren. Incluso los papás porque hay guiños para ellos.

– Hasta llegar a esto pasaste por varios obstáculos, enfermedad, bullyng…

Fueron más que nada pruebas para hacerme fuerte porque sinceramente tuve una súper sana infancia con valores maravillosos que me inculcaron mis padres, en una ciudad hermosa como Corrientes. Con amigos que hasta el día de hoy los mantengo, tengo los mejores recuerdos de mi infancia. Creo que la vida me fue poniendo pruebas para superarlas y hacerme fuerte. Lo que quiero transmitir a los chicos cómo me hice esa persona fuerte. La danza y el arte me ayudaron a plantarme frente a un público, a sentirme segura de lo que soy, a divertirme a través del baile o de una canción. Por eso mi programa tiene mucho que ver con el arte. Es muy importante transmitir que no dejen de estudiar, porque uno nunca deja de aprender.

¿Quiénes te ayudaron?

Toda esa gente que me acompañó de chiquita tiene mucho que ver en la Lourdes que soy hoy, que soy la misma de Corrientes con los mismos valores, que siempre trato de conservar. Para mí significa devolverles a mis padres tanto amor, tanto sacrificio y tanto trabajo que hicieron para que esos valores se mantuvieran. Me encanta que sea así, creo que es lo que te hace diferente a los demás, es mantenerte con tus principios y lo que te educaron tus padres.

Te he notado una persona frontal. A veces en este medio ¿te juega una mala pasada?

No puedo caretear nada, me muestro tal cual soy, a veces me callo para no quedar como una peleadora, soy muy de decir lo que pienso de la manera más respetuosa pero soy 100% transparente.

¿Cuánto tuvo que ver la Fe en tu carrera?

Mucho, siempre me refugié mucho en la Fe, en Dios, en la Virgen de Lourdes, en la Virgen de Itatí y hasta el día de hoy es así. Nunca dejé de creer porque me ayudó en los momentos más difíciles y en los más lindos también.

¿Te molesta si te cierran una puerta?

No me detiene un rechazo, soy de las que piensan que si no se dio algo mejor vendrá, no me quedo triste, al contrario quizás eso me da más fuerza para seguir. También considero que estoy por lo que soy, por los años de estudio, porque estuve en el momento indicado. Si bien, me cerraron puertas así se abrieron otras. Hoy tengo este universo que hace años no me imaginaba, tal vez quería otra cosa que en ese momento, y hoy estoy feliz que no se haya dado porque me dio algo mucho más lindo y estoy feliz y agradecida. Por eso agradezco a Dios este nuevo camino que se abrió en mi carrera que es dedicarme a los chicos y es maravilloso, difícil de explicarlo con palabras.

¿Cómo eras en tu familia, pintaba una estrella?

Era la oveja negra (risas), de chiquitita me gustó el tema de mostrarme en público, en los carnavales, tenía 8 años y estaba bailando en un anfiteatro para miles de personas y ya me gustaba. Siempre supe que quería trabajar en la televisión y quería vivir de esto. Los chicos siempre me gustaron y es algo que nunca lo forcé, lo más lindo es que mi Universo nació jugando en una temporada en Carlos Paz e imaginando el programa y una canción. En dos meses se concretaron y ya estábamos en la primera función, se dio de manera natural porque a ellos no les podés mentir. Te eligen o no y me encanta poder ser una referente o poder sacarles una sonrisa. Hay muchas historias fuertes detrás de cada sonrisa y ahora tomo conciencia de lo que se genera. Muchas mamás que por ahí están pasando por situaciones feas que me cuentan o me escriben y agradecen por sacarles una sonrisa a sus hijos. Me siento que estoy tocando el cielo con las manos y me siento una agradecida de la vida y de Dios. Amo este trabajo y es una bendición. Ahí es donde tomo dimensión de lo que uno puede generar.

¿Te recuerda cuando vos estabas en el lugar de ellos?

Claro, por eso no diría que es un trabajo, me siento honrada que me pidan un video porque sé que los voy a hacer feliz para su cumpleaños o darles una sorpresa. Me encanta hacerlo, me encuentro con el público a la salida del teatro y poder darles un abrazo, tocarles la manito, dedicarles en definitiva el tiempo que necesiten. Me trato de poner en el lugar de ellos, cómo no me voy a dar ese tiempo de escucharlos, sacarme fotos, es maravilloso.

Trabajar con chicos consume una carga de energía, ¿dónde enchufás después tu cargador?

No me puse a pensar en eso, soy una persona que tiene mucha energía, a veces uno puede estar cansado pero físicamente, pasa que después salís ahí y te encontrás con ese público y ellos solo te cargan de energía. Después vuelvo a mi casa y tengo a mi hijo con su sonrisa que me puede y también me carga de energía, ellos son mi sol, los que me dan la energía.

Y cuando ya estás con energía y relajada, viene alguien con el tema del orden…

(Risas) Soy una persona común y corriente, mamá, esposa que tiene que hacer la comida a la noche, que tiene que ordenar, acá me hacen seña de que no (indirecta para su marido Chato Prada). ¿Qué nooooo?

En Instagram al menos salís cocinando…

No son fotos de mentira, incluso hay cosas que no les saco fotos, la encargada de la cocina a la noche soy yo, igual la clave es estar agradecida, intentar ser feliz y estar todos los días al 100 por 100. Haber comprendido esto debe ser porque pasé por situaciones difíciles donde dije: “pará, hay que ponerle el pecho a esta circunstancia, salir adelante y ser feliz”. Desde que soy mamá quizás tomé más consciencia de eso y de disfrutar de mi hijo, de su sonrisa, de mirarlo. Disfrutar del hombre que tengo, que es maravilloso y del cual estoy enamorada desde hace años. Y con las peleas como cualquier pareja. Soy de las que piensan que hay que aprovechar porque estoy trabajando de lo que me gusta. Y trato de hacer todo con felicidad.

¿En qué te gustaría intentar?

Hoy estoy muy cómoda, estoy muy feliz, estoy consiguiendo algo muy importante que no es para cualquiera y por algo tengo esta maravillosa tarea. Quiero que haya universo para rato y quiero ser la número uno, ser la Xuxa (suelta una carcajada). No se puede tener un mejor público que los chicos.-

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here