Milagros Andaluz, cámara y acción

0
160
Fotos: Cruz Mendizábal y La Novicia Rebelde Chile Fotógrafo: Tomislav Ostoic / Pelo y maquillaje: Danae Aranda Agradecimientos: Nayla Morales

Es curioso el caso de Milagros, no es una cantante que actúa ni una actriz que canta, en el escenario desplega ambos talentos con idéntica perfección. Ha pulido con técnica y trabajo interpretativo los dones que trae desde la cuna. La encontramos en plena mudanza, mientras rescindía el contrato de alquiler en Buenos Aires y se preparaba para el desembarco en Chile donde la tiene como protagonista del musical “La Novicia Rebelde”.

Primero se declaró cantante, estaba en todos los coros y se “sabía todas las canciones de Chiquititas, pero nunca había pensado que se iba a dedicar al arte”. Si bien se juntaba con sus amigas para hacer obras de teatro, no se reconocía histriónica. “Incluso tenía ganas de ser escritora, siempre me gustó mucho leer y tengo una biblioteca inmensa, de hecho estuve haciendo parte la licenciatura Arte de la Escritura en el marco de UNA (Universidad Nacional de las Artes”. A los 16 años comenzó a tomar clases de canto en Rosario, al año siguiente le sumó teatro musical y ahí se dijo que quería dedicarse a eso. La decisión de arribar a Buenos Aires era porque quería estudiar canto popular, no académico, encontró un lugar de su agrado y apuntó al objetivo, ya estudiaba piano y tuvo un apoyo incondicional de su familia.

“Al principio me costó mucho, era muy tímida, me sentía muy expuesta, en el grupo de amigas ahí sí me soltaba como la cantante del grupo, pero en general sentía vergüenza, lo mismo me ocurría con la actuación. Me costó un tiempo soltarme, pero en la medida que lo fui haciendo lo fui disfrutando cada vez más y el teatro pasó a ser una pasión independiente del musical y del canto”, cuenta.

Fotos: Cruz Mendizábal y La Novicia Rebelde Chile
Fotógrafo: Tomislav Ostoic / Pelo y maquillaje: Danae Aranda
Agradecimientos: Nayla Morales

Cuando estudiaba teatro musical en la escuela de Julio Bocca, ingresó a trabajar en una compañía (Buenos Aires Player) que hacía giras de teatro en inglés, eso fue un gran entrenamiento. “Es algo único lo que te da el escenario y el teatro infantil es algo mágico, te sentís creadores de universos”, añade. Al mismo tiempo continuaba perfeccionándose en clases individuales con grandes maestros, además de las escuelas, incluido el Conservatorio, donde hizo lírico, ópera, canciones en otros idiomas y rindió el examen superior.

En pleno armado de valijas y con gran expectativa por un protagónico que -luego de la nota- fue muy bien recibido por los trasandinos, Andaluz sostiene que “cuando las cosas no se dan es porque no son para uno aunque no lo entiendas. Cuando te escaprichás mucho con una producción o un papel y sentís que es para vos, pero si no es el momento no lo es. Las cosas llegan cuando uno las puede recibir y estar a la altura de hacerlo desde un lugar de felicidad y solidez. Este papel que interpreto ahora quizás antes no lo pudiera haber hecho”.

Con un amigo -Mike Zubi- hacen covers autogestionados de canciones de Disney. “Lo hacemos con una cámara, sin trípode, sin que nadie nos produja. Hacemos los arreglos nosotros, grabamos y vamos para adelante. Algunos piensan que son de Disney Channel (el de Enredados tiene más de dos millones de vistas) pero hacemos nuestro propio Disney y lo importante es que nos guste”.

Milagros que luce feliz con una sonrisa completa reconoce que no fue fácil el camino. “Me costó mucho tener confianza, sentía que dependía mucho de la validación externa y en un momento –por unas crisis que tuve- debí aprender a sentirme bien conmigo sin que nadie me elija. Una Navidad mi mamá me regaló un cuadro que dice: ‘cuando nada es seguro, todo es posible’. Cuando empecé a estar mal puse ese cuadro arriba del piano donde daba clases y lo miraba todo el día, para que el mensaje entrara. Me sostuvo entender que no hay certezas, uno las busca pero sólo podés confiar en que estás haciendo lo mejor en ese momento con ese nivel de conciencia. Posiblemente al año siguiente dirás: ‘cómo no me di cuenta de esto’. Y no lo sabías”, dice.

Andaluz afirma que antes tenía esa fantasía que te descubran: “y hoy sé que mi camino es hacer las cosas, hago, lo muestro y no insisto. Si alguien vibra con lo que yo hago y me elige genial y sino no significa nada”. Este año, tras un viaje con su familia, al regresar –con una vida súper buena, con alumnos y trabajo- por primera vez sintió que no quería más esa seguridad que había construido. “Me dieron ganas de vivir en Europa, tengo pasaporte italiano y si hago algo de arte buenísimo y sino trabajaré de otra cosa, ganar experiencia de vida. Luego me llega la propuesta de Chile y fue algo no buscado, apareció de manera inesperada y más allá de lo soñado”, agrega.

Fotos: Cruz Mendizábal y La Novicia Rebelde Chile
Fotógrafo: Tomislav Ostoic / Pelo y maquillaje: Danae Aranda
Agradecimientos: Nayla Morales

Milagros fue elegida entre cientos de aspirantes para interpretar a María von Trapp de la comedia musical “La Novicia Rebelde” que tuvo un gran debut en el teatro Las Condes en Santiago de Chile. “Me contactaron porque no encontraban a la protagonista. Les fui enviando videos donde preparé tres escenas de la obra que ya me sabía. Como vibraba con eso creo que terminó saliendo. Por primera vez en mi vida no estaba nerviosa. Es imposible forzarlo, si no es para uno será para otro. Aprender eso fue muy difícil porque me dijeron que no millones de veces”, confiesa la actriz que en Argentina también participó en otra versión del musical pero en un papel diferente.

“Cuando uno es trabajador independiente y creativo no hay días libres, siempre hay que estar haciendo algo, me cuesta tomarme un día libre. Pero si uno está a 20 mil no fluyen las cosas, en Buenos Aires me hice de muchos amigos cercanos y el encuentro con ellos es ese cable a tierra. Y esa desconexión de la exigencia constante de una profesión que uno siente que tiene que estar pedaleando todo el tiempo”

La actriz y cantante conversa con verborragia, con esa energía que caracteriza a las personas que hacen que cada día no se parezca a ninguno. “Cuando uno es trabajador independiente y creativo no hay días libres, siempre hay que estar haciendo algo, me cuesta tomarme un día libre. Pero si uno está a 20 mil no fluyen las cosas, en Buenos Aires me hice de muchos amigos cercanos y el encuentro con ellos es ese cable a tierra. Y esa desconexión de la exigencia constante de una profesión que uno siente que tiene que estar pedaleando todo el tiempo”, comenta. No obstante, siempre está preparada para activar la usina artística. “Hay ideas que me agarran y no me dejan en paz, y otras como que histeriqueo con la idea y voy encontrando el momento de hacerla. Me gusta mucho la colaboración y encontrar las diferentes personas para concretarla. Mis amigos de hoy son los que me fueron quedando de todos los lugares donde estuve, si todo lo que tenés no lo compartís no lo disfrutás”.

Firme a cumplir el objetivo, no le escapa a cumplir todos los roles. En una obra de teatro, por ejemplo, hizo de todo, desde asistente hasta comunity manager. “Soy de las personas a las que les encanta las lista e ir tachando las cosas que voy haciendo, aunque en lugar de restar cada vez voy sumando más cosas. Se siguen sumando y está bueno. Soy una persona que siempre quería saber todo lo que me iba a pasar y en el orden, pero tengo la sensación de un futuro totalmente abierto, donde no tengo idea lo que va a pasar y es lo que más me gusta, me gusta más eso que lo anterior”.

Cuando está en modo profesora tiene alumnos muy distintos, desde actores que necesitan para un rol a jóvenes del colegio a los que les atrae la disciplina. “Siempre formo un vínculo muy cercano porque como uno acciona es como realmente es. Me gusta mucho poder transmitirles a los adolescentes por las situaciones que va a pasar, cuando uno es más chico tiene miedo, falta de certezas y todo el camino es así pero es maravilloso. Eso sí, soy muy exigente como docente, sobre todo cuando ves el potencial en el otro. Como toco piano me gusta sugerir repertorio y los acompaño yo, no uso pistas. En el jazz, por ejemplo, buscamos la tonalidad y la mejor versión y a la mayoría les encanta. Me atrae trabajar la sensibilidad expresiva más allá de la técnica”, dice.

Fotos: Cruz Mendizábal y La Novicia Rebelde Chile
Fotógrafo: Tomislav Ostoic / Pelo y maquillaje: Danae Aranda
Agradecimientos: Nayla Morales

“Me siento muy afortunada por la gente que está en mi vida, son personas súper luminosas y es lindo sentir que si uno atrae esa gente es porque está vibrando eso mismo”.

En varias ocasionas de la charla menciona a su entorno y a las personas con las que se cruzó en su carrera. “Me siento muy afortunada por la gente que está en mi vida, son personas súper luminosas y es lindo sentir que si uno atrae esa gente es porque está vibrando eso mismo”. Su asignatura pendiente es el cine. “Es como otro universo, algo mágico. Tengo ganas de probar diferentes cosas. Me considero una actriz más bien dramática aunque me guste la comedia, me gustan las cosas de época, soy muy vintage, hacer una serie de época o película me encantaría. Me dan ganas de probar como soy en otros lugares. Tengo la certeza que siempre seguiré haciendo arte”. Sin ninguna duda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here