#Portada | Violeta Urtizberea, el mejor presente.

0
3619

Es una actriz excepcional que noche a noche, descolla talento en la pantalla de El Trece, interpretando a Flor en Las Estrellas. Siempre disruptiva, se animó a dar a conocer más del Síndrome de Tourette, a través de este personaje adorable, que ya conquistó a todos y que sin duda, marcará una bisagra a la hora de mostrar las distintas realidades personales en la televisión. Simple, transparente y comprometida, nos cuenta además sobre su postura frente a la cultura machista. En esta charla con REVISTA RANDOM, Violeta nos deja asomarnos un poco más a su mundo y nos sorprende.

tapa_dsc0398-copy

 

¿Cómo llegó a vos el proyecto de esta tira (Las Estrellas, de lunes a viernes 21.30 hs por El Trece) y la idea de encarnar a Flor, un personaje con tantas particularidades?

Fue en Septiembre del 2016. Yo estaba haciendo Educando a Nina, y se contactaron desde Polka con mi representante, con la idea de que yo formara parte de Las Estrellas. Al principio el programa iba a ser un unitario, pero la idea era muy parecida a lo que es hoy y mi personaje también. Sólo que iba a ser todo contado desde otro lugar, con otro lenguaje como se maneja en los unitarios, donde todo está más condensado y tal vez son un poco más fuertes las escenas.

¿Aceptaste interpretar a Flor automáticamente? Es un personaje fuerte, que tiene como principal característica, un trastorno llamado Síndrome de Tourette.

Sí, la verdad es que me resultó un súper desafío y me puse a investigar mucho sobre el tema para tratar de interiorizarme lo mejor posible y saber bien cómo lo iba a abordar. También lo hablé mucho con la producción.

_dsc0221-copy

Además se le sumó un despertar homosexual en el medio de la trama…

Sí, eso también estaba planteado desde un principio. En realidad lo que se sabía era que iban a existir estos dos personajes. Por un lado Daniel (interpretado por Nazareno Casero) y Jazmín (interpretado por Julieta Nair Calvo). Mi personaje iba a tener un romance con Daniel y que Jazmín iba a estar enamorada de mi. Eso se sabía, pero no estaba muy definido qué iba a pasar luego. Es como suele suceder en las tiras, que se reparten las cartas y después se ve qué sucede, porque son tantos capítulos que te da la posibilidad de volantear. Acá pasó que ya al principio, en el capítulo 10 más o menos, estaba planteado que Jazmín le decía a mi personaje, Flor, que gustaba de ella. Pero creo que por decisión de Adrián Suar, se dió marcha atrás con eso y se postergó mucho más. Entonces estuvo buenísimo porque la cosa se fue cocinando a fuego lento y en las historias de amor de una tira, eso se super agradece. Yo estoy super contenta con cómo se contó esa historia.

Con respecto al Tourette, ¿tenías conocimiento sobre el síndrome o era la primera vez que escuchabas algo sobre este trastorno?

Sí, yo había escuchado. La verdad es que sabía a grandes rasgos de qué se trataba. Siempre fui muy curiosa, y a mí siempre me llamó mucho la atención la psiquis humana., entonces son esas cosas que si alguien me las nombra yo no me las olvido. Siempre también me llamaron mucho la atención los tics, los observo mucho y no me pasan desapercibidos. Pero era sólo eso. Cuando tuve que interpretar el personaje me fui enterando de un montón de cosas que yo no sabía.

_dsc0249-copy

Y ahora, con el conocimiento que tenés, y por supuesto sin ser una palabra especialista, ¿cómo nos explicarías qué es el Síndrome de Tourette?

Bueno te lo puedo definir con mis palabras, desde ya que no estudié psicología ni psiquiatría. Es un síndrome que en principio es neurológico y que no se sabe demasiado bien cuál es el origen. Parece que es de nacimiento, no es algo que surge a partir de un trauma ni nada, si no que es algo con lo que uno ya viene de nacimiento. Generalmente es hereditario y se manifiesta más o menos a los 6 años y a veces también en la adolescencia. Es de alguna manera un asociación de varios síntomas. Por un lado los tics motores muy notorios, o fónicos. También está asociado con los TOCS, son personas muy obsesivas. Solamente en un 15 % se da lo que tiene mi personaje, que es la coprolalia, que es esto de poder evitar insultar o decir algo indebido. Es lo que hago un poco yo con mi personaje. Digo lo que pienso y no lo que puedo decir. Un poco se trata de eso.

¿Cómo manejás el límite que por ahí hay entre mostrar esta realidad y el humor propio de la comedia, para que no parezca una burla o una caricaturización?

En ese sentido yo estoy totalmente convencida de lo que hago y de que no lo hago burlándome de ninguna manera. Al contrario, yo lo hago con total y absoluto compromiso y para mi Flor es de lo más entrañable y si alguien la ataca, la defiendo yo.  A mi me parece que lo que es gracioso y de lo que la gente se ríe, es más bien de lo que mi personaje dice, _dsc0064-copycuando dice lo que no se puede decir. Entonces lo que causa gracia es el contexto y no el Síndrome de Tourette. Y si pasase eso, la verdad es que a mi me excede, yo no lo puedo controlar, pero sí estoy segura que el humor está radicado en eso, en lo que Flor dice y no cómo lo dice.

¿Cómo terminás el día de grabación a nivel físico? Hay mucha intervención de lo físico y lo vocal en tu personaje.

Sí, la verdad es que sobre todo al principio me pasaba que quedaba muy contracturada. A veces me duele mucho el cuello porque hago un movimiento con el hombro que inevitablemente me lastima.

Las Estrellas es un éxito rotundo. Me imagino que lo notás con las repercusiones en la calle, en los medios… ¿Cómo vivís este momento?

La verdad es que es increíble. El programa es totalmente bien recibido. Y yo recibo por mi personaje, todas palabras de amor y de aliento y de buena onda. Es muy impresionante lo que pasa en la calle, realmente lo ve mucha gente al programa. Camino y no hay una cuadra donde la gente no pare y me diga algo y eso le pasa a todos los que hacemos el programa. Para mi fue muy impensado, porque no sabía muy bien en qué momento estaba la televisión. Estaba en un momento medio crítico, con tantas series y tantas otras opciones, y yo sentía que la televisión más convencional, estaba perdiendo un poco de público.  Pero la verdad es que lo que pasó con este programa es impresionante.

_dsc0237-copy

 

Es difícil de prever qué es lo que puede hacer de un producto un éxito como este. ¿Coincidís?

Absolutamente. Pero es por suerte pasa con todo. Si uno tuviera un método, sería un embole todo. Yo respecto a eso siempre contesto que es como el amor, sucede o no sucede. Vos podés conocer a alguien y decir “es lindo, es inteligente, pero no me pasa nada”. Bueno eso mismo pasa con el arte. Pasó o no pasó.  Y por suerte en este caso sucedió el amor y no hay mucha explicación. Cuando me propusieron el programa yo pensé “a quién le va a interesar?”. Cinco chicas de 30 años, nuestra generación mira series, a la generación más grande qué le va a gustar de estas cinco pibas, a las mujeres, a los varones. Y finalmente fue increíble, porque al programa lo ve un público mega heterogéneo, y la pasan bomba.

Flor también tiene algo de mujer luchadora que rompe con los cánones, con lo socialmente aceptado y es un opositora a ultranza al machismo. ¿Cómo sos vos respecto de estas cuestiones? ¿Cómo vivís esta revolución social donde las mujeres buscamos reposicionarnos en la igualdad?_dsc0354-copy

La verdad es que yo estoy muy feliz con todo lo que está sucediendo con este tema. Muy feliz de que se nos escuche, de que ya no se pueda decir y hacer cualquier cosa. Y esto para todos, porque la verdad es que muchas veces todos decimos pelotudeces, porque estamos educados por años y años de machismo, entonces a veces tomamos por naturales cosas que no lo son. A mi me emociona mucho que se nos reeduque. A mi misma me pasa que muchas veces tengo que repensar cosas y reafirmar ideas. Trato de estar muy concentrada y muy atenta a eso y tratar de comunicarlo lo mejor posible. Y después como mujer pienso que si algún día tengo hijos varones,  lo quiero educar lo mejor posible, lo que significa una gran labor para nosotras las mujeres. Y después hay gente que siento que ya está un poco perdida. Así como también hay gente grande, hombres grandes que están medio desconcertados y como releyendo el mundo y eso me parece que es lo interesante y lo que tenemos que hacer todas las personas de mi edad y personas más grandes que ya fueron educadas mal respecto de este tema. Hay que volver a repensar cada cosa y hacer un trabajo muy fuerte para que haya un cambio verdadero de paradigma. A veces gente dice “uy, qué extremistas, ya no se puede ni joder”. Y no, la verdad que ahora no. Ahora es el momento del cambio de paradigma. No, no se puede joder. Más adelante, cuando ya esté instalado tema y haya la mayor igualdad, bueno ahí nos podemos cagar de risa, pero ahora no nos podemos reír porque hay miles de minas muertas por año.

_dsc0363-copy

¿Sufriste alguna vez estos abusos de poder, producto de la desigualdad de derechos?

Sí, diariamente. En comentarios de todo tipo, en el lugar que se le da a mi palabra, con el lugar que se le da a la palabra de un hombre, desde mi trabajo, desde el sueldo. Desde cómo se me condena como mujer a mi, ante determinados actos. Desde que me pregunten “¿cómo hacen cinco mujeres para llevarse bien?” Es continuo, todo el tiempo vivimos esto. Por eso es que hay que plantarse.

¿Dónde te refugiás en tu intimidad para salirte un poco de la exposición que trae tu trabajo?

En mis amigos, en mi familia, en mis seres queridos. Trato de no contaminarme siempre de mi misma, con las redes sociales por ejemplo. Yo disfruto mucho lo social, de estar con mis amigos, de salir, de comer, de tomar rico. Esos son los espacios donde comparto con otros. Comparto y no me gusta ser el centro. Tengo muchos amigos muy histriónicos y me encanta que ellos sean el centro. Eso para mi es un alivio. (risas)

_dsc0043-copy

El teatro también ocupa una parte importante de tu vida. ¿Qué te da el teatro que no te da la televisión y viceversa?

La verdad es que es super distinto pero no por eso elijo uno por sobre el otro. Muchos menosprecian un poco a la televisión y yo no lo veo tan así. Lo que yo siempre intenté a lo largo de mi vida es hacer sobre todo teatro independiente. Trato de ese espacio resguardarmelo un poco más para mi, que no esté tan atravesado por el mercado y poder hacer lo que yo quiero, con gente afín, y tener un lugar para la búsqueda artística.

Después de un año tan fuerte a nivel profesional, ¿cómo viene tu 2018? ¿Hay proyectos en puerta?

No, la verdad es que no tengo en vista nada de nada de nada (risas). Por lo menos los primeros meses del año que viene quiero tenerlos libres y después sí obviamente volver a trabajar. Pero no quiero ya tener un proyecto, porque la verdad es que estoy tan cansada que no tengo ganas de invadir mi cabeza con otra cosa. Quiero terminar Las Estrellas y este año bien, y después veremos…

Mirando en retrospectiva, ¿estás contenta con la actriz que sos y con cómo se está dando tu carrera?

Sí, la verdad es que estoy super contenta con lo que fue pasando. Estoy feliz. Sobre todo porque pude disfrutar mucho de todo. A veces pueden pasarte cosas increíbles y estar pasándola mal. Tuve la suerte de que todo lo que me fue pasando lo disfruté muchísimo y eso creo que es lo más exitoso.  


Ph: Sole Fernández Arana
Post: Diego Speroni
Ph Asist: Ignacio Quintavalle
St: Ash Mateu
St Asist: Carolina Albarracin
Mua: Mechi Miqueo con Productos Lancome
H: Christian Di Petta – Vardo Management
Video Grupo Mildónio
Agradecimientos: Pablo Franzetti, Paula Aisenberg, Punto Tiff.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here