#Entrevista | Cecilia Dopazo, sensibilidad feroz

0
1094
Fotos Gentileza Morena López Blanco

Cecilia es una artista tan dúctil que puede mencionarse tranquilamente como la actriz de la tele o del cine lo cual no fue un hecho fortuito, estudió nada más y nada menos que con Norman Briski y en el conservatorio Nacional. Pasó con éxito y notoriedad por ambas plataformas, en la primera dio sus primeros pasos en la serie juvenil “Clave de sol” y luego de otros proyectos vuelve a destacarse en la exitosa serie “Mi cuñado”, compartiendo pantalla con actores como Luis Brandoni y Ricardo Darín.

En cine protagonizó dos películas que marcaron una época del cine argento para siempre: “Tango Feroz”, papel que la conectó con el público juvenil y adulto por igual, a tal punto que Cecilia y sus colegas fueron invitados a Escuelas y Universidades para hablar de la temática que trataba como el gobierno de facto en Argentina pero de una manera muy novedosa para la época. Luego siguió “Caballos Salvajes” que captó la atención de una generación dispuesta a creer en cine nacional. Pero esta joven actriz decidió cambiar y a los trentipico incorporó a su carrera la labor de guionista y directora de teatro y cine. Parte responsable de ese proceso fue su marido Juan Taratuto que la invitó a protagonizar la película “No sos vos soy yo” y a co―guionar con él. Este director de películas como “Un novio para mi mujer”, pensó en ella para ese proyecto porque vio en Cecilia una linda e inteligente mujer con la cual deseaba trabajar y formar una familia. Según las propias palabras del director, fue la excusa perfecta para conquistarla. Y como dicen, el resto viene por añadidura, como fue su primera obra de teatro. “Roberto: te dejé el pollo en el horno”, un unipersonal que escribió y dirigió y permaneció tres temporadas en cartel. Ella misma reconoce que suponía que no iba a ir nadie porque coincidía con el mundial pero fue la el segundo espectáculo más exitoso del Centro Cultural Recoleta.
Uno de los momentos más sensibles para un artista es cuando se prepara para salir a escena, sin embargo, María Cecilia Dopazo le abrió la puerta de su camarín a revista Random mientras preparaba estéticamente su personaje de Úrsula. Con él protagoniza la obra de teatro “Falladas”, dirigida y escrita por José María Muscari junto a Patricia Palmer, Valentina Bassi, Andrea Polleti, y Carolina Papaleo. Con un tono de voz entre dulce y amigable nos invita a acomodarnos mientras no detiene la marcha de su maquillaje, dueña de una sensibilidad única para la interpretación de sus roles y elaboración de sus guiones y una tenacidad feroz para buscar la realización de sus sueños, responde y deja traslucir en el brillo de sus ojos que la actuación es una de sus grandes pasiones más allá de que en la dirección y escritura haya encontrado otra.

Yo creo que la mujer tiene un estilo para relacionarse que tiene que ver con contarse intimidades, cosas que tienen que ver con lo emocional, con lo psicológico.

-Según dice el programa del teatro, Falladas habla del mundo femenino, ¿Creés que las mujeres tenemos un mundo aparte?

-Por supuesto que hay un mundo femenino como también hay un mundo masculino y la obra habla desde ese lugar y de cosas de ese lugar. De cosas que por ahí no se hablan por ahí con los hombres. Yo creo que la mujer tiene un estilo para relacionarse que tiene que ver con contarse intimidades, cosas que tienen que ver con lo emocional, con lo psicológico. Cosas que al hombre tal vez no le atrae escuchar y las mujeres tienen otra sensibilidad. Ni mejor ni peor, simplemente nos atrae hablar de lo que nos pasa hablar de ese lugar psicológico y creo que justamente se da por naturaleza de género.

-¿Cómo se activa el oficio de guionista en tu carrera?

-Naturalmente, hace muchos años que guardo escritos, guardo cosas que no necesariamente son formalmente algo. A veces son cuentos, otros tienen forma de monólogo como si fuera stand up, o escenas que pueden llegar a formar algo parecido a una obra de teatro y a veces no, pero está cerca (risas). También tengo cortometrajes. Y mi marido me invitó a participar de un largometraje como guionista, en “No soy vos, soy yo”. Así es como se dio estos nuevos roles como el de escribir y dirigir. Fue como un modo más de expresión que encontré cuando empecé a tener tiempo libre y empecé a encontrar el placer en eso naturalmente. Y después lo hice formalmente estudiando con un gran dramaturgo como Mauricio Kartún.

-En este nuevo rol de guionista y directora, ¿Pensás permanecer y tal vez dejar de lado la tira diaria en la tele? Todavía te recuerdo “Mi cuñado”…

-No, para nada, me encantaría estar en tele en este momento de mi vida, claro que hacer las dos cosas, teatro y tele es muy sacrificado, las dos demandan mucha energía. Pero no descarto hacer tele, mis hijos están más grandes, más independientes, creo que es un buen momento para volver a la tele y al ritmo. Antes realmente no podía porque tenía mis chicos muy chicos. Igual la tele cambió mucho, vos me nombrabas “Mi cuñado” y esa es la tele de los 90, en la que era el auge de la tele, se hacía muchísima ficción. Estaba Gustavo Yankelevich en Telefe y tenía trabajando muchísimos actores nacionales. Después aparece Polka que terminó siendo una gran usina de trabajo y de productos muy novedosos. Pero lamentablemente todo eso se fue reduciendo mucho y así estamos. A los canales les conviene comprar novelas enlatadas antes de ponerse a producir una ficción acá. Poner novelas turcas o “La familia Ingalls” sin que haya culpables de que el negocio falle, de que no suceda el negocio que quieren que suceda. Y por otra parte el público en lo que es ficción local no tiene mucho para elegir y las producciones que vienen de afuera son muy grandes y a la gente le resulta atractivo.

-¿Hubo alguna ficción de las últimas en las que te hubiera gustado estar?

-Sí, porque aquí se siguen haciendo ficciones muy buenas, a mí me gustó mucho “En Terapia” de Canal 7 en la que estaba Diego Peretti. Yo seguía la versión estadounidense y me hubiera gustado mucho trabajar ahí.

-En el cine fuiste parte de una película como Tango Feroz que volvió a nuestro cine más aceptado y de consumo masivo como hacía muchos años no se veía…

-Sí, fue una época hermosa y el cine argentino evolucionó un montón, porque los realizadores han tenido más posibilidades de subsidio y de apoyo y se pueden hacer más películas por año. Se puede encontrar más calidad, pero el tema es que se hacen cualquier cantidad de películas que no se ven. Algunas pasan por festivales otras pasan sin pena ni gloria por Gaumont y otras ni siquiera eso. Y ahí es donde aparecen las sospechas de corrupción, cuando no se traduce en producto de un dinero declarado y ahí se complica. Pero es lindo porque al haber más dinero para filmar se ha empezado a incursionar en películas de género. Antes de la época que vos hablabas de los 90 de Tango Feroz, o sea en los 80, lo que urgía y prácticamente el único tema que tocaba el cine nacional era el de la dictadura de la que acabamos de salir. Eso urgía y si había dos pesos había que hablar de eso. Cuando pasó el tiempo, cambió el aire y los realizadores empezaron a querer hablar de otra cosa, se empezaron a abrir a otros temas y ahí la industria se empezó a animar a géneros. Hay comedias puras, hay dramas, comedias dramáticas, policiales, algo que antes no pasaba. Y hoy todo depende de que el público acompañe.

Fotos Gentileza Morena López Blanco
Fotos Gentileza Morena López Blanco

“… al haber más dinero para filmar se ha empezado a incursionar en películas de género. “

-Algunos directores del cine nacional piensan ante esta barrera que tiene el cine que es mejor que la película sea vendida en la calle antes que la película quede muerta. ¿Vos qué opinas?

-Y sí. Es muy polémica esa posición, pero supongo que sí que es preferible. Lo de las películas truchas no se pudo solucionar, aunque Odeón es una opción pero no sé bien como es ese tema como es el arreglo con Odeón no sé cómo está regulado.

-¿Qué proyectos se vienen? Sabemos que te veremos en cine…

-Sí, acabo de filmar con Juan José Jusid la película “El viaje” que se va a estrenar este año, puede ser en agosto. No tengo confirmado y en claro en qué mes será porque todavía no lo saben ellos. La filmamos con Pablo Rago y con un chico de 19 años que es la primera película que hacía. Linda película, se filmó en Buenos Aires y en Bolívar y ojalá se estrene este año.

-¿Y alguna película con guion tuyo? La espero con ansias, me encantó el estilo que le aportaste al guion de “No soy vos soy yo”…

-Muchas gracias, a mí también me gustó. Por ahora no, estoy escribiendo una obra de teatro y por estos días me tiene bastante ocupada, pero en algún momento se dará.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here