#Entrevistas | Mercedes Morán, Amores como el nuestro

0
3411
Fotos: Machado Cicala Morassut y gentileza Ay Amor Mío

Hablar de amor en público hoy en día es casi un acto revolucionario. No se trata de  escudarnos en  eso de “todo tiempo pasado fue mejor” y tantas otras máximas, pero en un país que consume y practica el odio en gran medida, los actos de amor se realizan por goteo. No es una palabra de moda y el verbo está casi en desuso. “No nos une el amor sino el espanto” escribió el maestro en su pronóstico hace más de medio siglo y pareciera que se quedó corto.

Hace un tiempo, Mercedes Morán se propuso armar un espectáculo en base al amor como disparador para reflexionar sobre su vida y cuestionarnos un poco sobre dónde estamos parados.  Un unipersonal a medida como una clase de actuación, de esas donde lo simple se vuelve poderoso. Un recorrido construido por historias profundamente simples y humanas, en donde el espectador siente que atraviesa  junto a ella edades, paisajes, momentos históricos y cientos de emociones que la actriz dibuja con una magia transparente. Es un viaje por situaciones tan preciosas y particulares en las que uno puede sentirse reconocido y ser parte de una ceremonia de amor a la vida,  concebida con muchísimo humor y una singular entrega.

Fotos: Machado Cicala Morassut
Fotos: Machado Cicala Morassut

“Cuento pequeñas historias de mi vida ´obedeciendo´ los consejos de mi amada y admirada China Zorrilla que siempre me decía: ‘Hacelo como en el living de tu casa, pero más fuerte y sin chocarte los muebles’”, expresó Mercedes que hoy gira por el interior del país con “Ay amor divino” (En Córdoba se presenta el 12 de noviembre en Teatro Real).

El proceso de escritura fue el primer viaje que hice…hacia la infancia y luego el recorrido por las distintas etapas de mi vida hasta hoy.

-¿Me imagino que en ese proceso primario de tres meses de escritura has estado con los sentimientos a flor de piel?

-El proceso de escritura fue el primer viaje que hice…hacia la infancia y luego el recorrido por las distintas etapas de mi vida hasta hoy. Fue realmente una experiencia hacia el interior de mi misma que me permitió encontrarme con todos mis afectos: los familiares, los que tuve con mis maestros, con mi pueblo, con mi vocación. No lo sentí como un trabajo, más allá de que la escritura la encare con rigurosidad -en el sentido de que me aplicaba a ella con método- le dediqué unas cuatro horas diarias durante tres meses y luego seguí reescribiéndola hasta comenzar a representarla.

-Decidiste contar tu vida con mucho humor, arriesgo que has atravesado realmente cada momento con ese condimento esencial, ¿Es así?

-Sí, el humor es un instrumento del que no puedo ni quiero prescindir, reírme de mí misma, además de hacérmelo pasar bien, me permite no correr ningún riesgo de ponerme solemne a la hora de contar mi vida.

-En parte también sos muy autocrítica, ¿Otra de las claves de tu evolución fue reparar en ellos y que el público desconocía?

-La autocrítica es necesaria siempre me parece, para poder hacer eso de “aprender del error” y se precisa tiempo y distancia…Es difícil hacerlo mientras está sucediendo la experiencia.

-Entre la crítica y el público son mayoría los que admiten verse reflejados, ¿En qué punto la actriz famosa y la Mercedes de entrecasa creés que logran la identificación?

-La empatía es sobre mí como persona corriente, dejo de lado la actriz, sólo apunto a ella para hablar de la fortuna de descubrir la vocación o de la felicidad que me otorga actuar. Pero la identificación resulta de cómo me vinculé con los otros, de cómo me intervinieron los miedos, de lo que me sucede con el paso del tiempo, las cosas que nos suceden a todos.

Fotos: Ay Amor Mío
Fotos: Ay Amor Mío

-En “Los secretos de Harry”, al escritor que interpreta Woody Allen no le fue tan bien contando cosas personales de su entorno, acá por momentos no temés contar algunas tensiones, ¿Cómo fue recibida la obra de entre casa?

-Mi familia ha recibido muy bien esta obra, porque en mi relato queda claro que hablo desde la subjetividad y no corro ningún riesgo de contar cosas que puedan hacerlos sentir incómodos, al contrario, el motor de los recuerdos es el vínculo amoroso que mantengo con ellos. De la única que me río es de mí. Todas las vidas son de película….lo que las hace atractivas es como se cuentan. Las hay extraordinarias y otras que no, pero la manera de contarlas las hace divertidas, reveladoras o aburridas.

El teatro hace que yo pueda reírme de aquellas cosas que me hicieron sufrir y cuando me salgo de la comedia y dejo de reírme, como cuando evoco la muerte de mi padre, me permite recrear el sentimiento de amor que me unió a él.

-En una entrevista destacaste que el teatro tiene esa magia de hacerte reír sobre aquellas cosas que te hicieron sufrir. ¿Te tomaste también la vida de esa manera?

-El teatro hace que yo pueda reírme de aquellas cosas que me hicieron sufrir y cuando me salgo de la comedia y dejo de reírme, como cuando evoco la muerte de mi padre, me permite recrear el sentimiento de amor que me unió a él. Y resulta consolador ante esa pérdida. Esa es la magia del teatro, su efecto sanador….

-A la actuación llegaste de casualidad (o causalidad que no es lo mismo), ese es otro punto donde muchos se reflejan no? Eso de dejar descubrir el don que uno tiene escondido…

-Creo que hay tantas maneras de llegar a la vocación como personas. En mi caso fue “casual” o así lo pensé durante mucho tiempo -quizás no sea tan casual- lo que sí fue en un proceso de descubrimiento de algo que yo no sabía. No sabía que poseía condiciones en mi naturaleza para actuar. Me lo dijo mi primer maestro de actuación y yo fui la primera sorprendida.

-En la obra hablás de tu devoción a Dios en tu infancia ¿Qué lugar ocupa hoy la Fe en tu vida y cuánto ha tenido que ver en este presente?

-Yo pienso que creer es necesario para vivir, no importa tanto en que cree una, sino la acción de llevar a cabo un acto de Fe.

-Carver tiene un cuento que se llama, “De qué hablamos cuando hablamos de amor”, si bien ese relato tiene una original mirada, otra opción para responder ese misterio es que vean tu obra no?

-¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? Hay tantas definiciones y tantos tipos de amor. En el espectáculo hablo de muchos tipos de amor: el amor a los padres, a los hijos, a la tierra, al país, a los maestros, a los hermanos, del enamoramiento, del amor a Dios. Creo que el amor es esa energía que nos mantiene vivos, aun después de morirnos. Es por amor que seguimos viviendo en los otros.

Fotos: Ay Amor Mío
Fotos: Ay Amor Mío

-No puedo terminar la nota y omitir el cine, tras los elogios por Neruda, que expectativas tenés de “La familia sumergida” y “Sueño Florianópolis” ¿Cuáles son los próximos proyectos?

-Tengo mucha ilusión con el estreno de las dos películas que mencionás, ambas fueron dirigidas por mujeres: Ana Katz y María Alché, esta última como operaprimista. Y son temas muy femeninos, han sido unas experiencias muy moviliza doras para mí y espero que al público les gusten. No está en mis planes por ahora hacer televisión el próximo año, entre el teatro y el cine no me queda tiempo, quizás más adelante regrese a la tele. Es un medio al que quiero mucho y que me ha permitido vincularme con el público de un modo muy hermoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here