Portada | Liz Solari

0
1398

Una mujer sin máscaras

 

“Después de haber surcado las aguas durante muchos días y muchas noches, he comprendido que el Occidente no tiene fin sino que sigue desplazándose con nosotros, y que podemos perseguirle a nuestro antojo sin jamás alcanzarle”, sostiene Antonio Tabucchi en “Dama de Porto Pim”. Desde su nacimiento en Barranquilla (Colombia) hasta su actual residencia temporaria en Roma, la actriz Liz Solari mantuvo una vida donde el desplazamiento ha sido su constante e impulsor de energía. Su carrera serpenteó en busca de una salida al mar que evitara el estancamiento tomando cada traslado como un clima para permitirle estar a solas, para encontrarse en un estado discreto de nostalgia y soledad.

Su infancia fue al compás de la pelota, su padre Eduardo ejercía como director técnico y estuvo al frente de varios equipos de Latinoamérica. De ese modo, Liz conoció colegios y nuevos compañeros, apenas memorizaba quienes iban al fondo y sus nombres de pila, que un nuevo destino la aguardaba para zarpar. Además de Barranquilla donde recuerda “una pileta con un puente y sus nados por debajo del mismo”, pasó por Guadalajara, Toluca y Tenerife. Su hermano Santiago –futbolista- llegó a cambiar diez veces de colegio. Más tarde, vivieron algunos años en el campo y la primacía varonil –tiene cuatro hermanos- le marcó la cancha y forjó su temple, suele que contar que durante las ausencias de sus padres regia la ley del más fuerte. “Igual salí beneficiada, tengo un buen carácter, me relaciono con facilidad con los hombres, y me adapto muy bien a las situaciones complejas. Al margen de eso, siempre tuve un lado creativo, más femenino y muy marcado”, sostuvo en una entrevista.

dsc_0605
Cuando la joven cumplió los 15 más que fiesta o regalos pidió no moverse más y disfrutar de sus amistades en Rosario, atravesar la adolescencia sin tanto cambio de escuela continúo. A pesar de unos años sin nuevos traslados, las valijas ya estaban hechas y ese espíritu aventurero inclinaría sus decisiones, entre sus estudios de traductorado en Inglés, aparece su desembarco a la agencia de Pancho Dotto y sus conocidas apariciones en moda o en televisión (hasta bailó en Showmatch en 2007). Del modelaje destaca haberse independizado gracias a ese trabajo y a ciertas personas, sin embargo, no se sentía del todo cómoda con el mundo con el que se conectaba. “La forma en la que las personas se relacionaban me dejaba un sabor amargo muchas veces y decidí virar, y cambiar de profesión”. Cuando hoy la vemos lucirse en el papel de Larissa en Estocolmo -la primera serie argentina en debutar en Netflix- podemos encontrar las claves de su evolución en sus estudios con Norma Angeleri, Helena Tritek o Marcelo Katz. Su máster en Londres en Central School of Speech and Drama y su experiencia en la London Academy of Music and Dramatic Art, tras la difundida tragedia que le tocó vivir con su pareja de entonces.
Antes había debutado en cine con High School Musical (de Jorge Nisco) y en teatro en un musical de Barbie, también ya había coqueteado con Europa a los 19 años y en ese continente alimentó su profesión actoral. Vivió en Italia y en Alemania un tiempo, además de la mencionada Inglaterra. No obstante, es en el país en forma de bota donde se consolida con numerosos papeles. “Es un destino fuerte que me une a Italia, ya son muchos años de ir, de hacer series de televisión, conducir y sobre todo hacer cine. Mi última película fue un policial, lo coprotagonicé junto a Giuisseppe Batistan (“L ‘ultimo desiderio”), filmamos en Veneto una región conocida por sus viñedos. Fue muy linda esta experiencia, me gustó incursionar en este género. Se estrena en Francia e Italia en inicios del 2017”, cuenta a Random la actriz que arribó al país para el estreno de la serie Estocolmo (ver recuadro).

¿Cuál es tu expectativa de Estocolmo que dada su calidad probablemente le abra las puertas a otros contenidos locales en Netflix?

Lo vivo con felicidad, con agradecimiento y con ganas de ver cómo lo recibe el mundo. Ojalá sea la primera de muchas series argentinas para Netflix.

img_4581
Tu personaje evoluciona de menor a mayor y la sombra de Larissa mantiene cautivo al espectador en cada episodio, ¿Cómo preparaste a esta joven que es un espejo de una situación aún no resuelta en diversos países?

Lo preparé con cuidado y respeto. Indague de diferentes formas en el mundo de la esclavitud sexual. Es un tema delicado ya que estamos contando verdad en ficción.

Estocolmo es una serie con un mecanismo quirúrgico de suspenso y de vueltas de tuerca. Destaco tu interpretación ya que en la quietud y en el silencio lográs aportar oscuridad indefinible a la trama, ¿Cómo fluyeron esas construcciones tan reales?

Gracias. Mi objetivo es lograr que mis personajes sean reales. Lo que viven, lo que sienten, su pasado y su presente los define. Fluyó muy bien, trabajé con un elenco muy sólido a nivel profesional y personal. Esta historia está muy bien contenida a nivel producción y dirección. Cuando se dan todos estos componentes es muy difícil que algo se trabe.

dsc_0652
Muchas veces desde la ficción se puede instalar al debate y si bien se avanzó en parte sobre la temática de la Trata, ¿Cómo se puede avanzar en una solución al respecto?

Es inhumano. La ignorancia y falta de amor de la raza humana está llevando a miserias de todo tipo. Destruimos la tierra, destruimos otras razas y nos destruimos a nosotros mismos. Tenemos el potencial y la oportunidad de ser seres humanos, pero muchos están muy lejos de eso, actuando por debajo de la raza animal. Necesitamos volver a la raíz, volver a nuestra esencia, empezar por nosotros mismos. Ser amor es nuestra misión y es el mejor aporte que podemos dar para que este cambio surja. Las políticas cambian, las ideologías también, pero si están basados en conceptos, el cambio no va a ser real. Y los ciclos se repiten. Los actos de desamor, de agresión y de falta de respeto a otros seres sólo pueden revertirse cuando la consciencia de la humanidad cambie.

Más allá de su opinión, Liz se ha involucrado con diversas problemáticas. Desde sus aportes para la comunidad Qom donde tuvo la necesidad de acercarse y accionar desde un lugar desinteresado, se propone “comunicar conciencia”. Su lema es despertarse a otras realidades y hacer que otros hagan lo mismo. Por ejemplo, con Unicef asistió a la comunidad Guaraní de Ivoty Okara armando aulas virtuales para que tengan acceso a educación, y junto a Change.org colaboró con una comunidad en Misiones en la gestión de nuevas viviendas. Entiende que la exposición puede tener su lado positivo en una solidaria comunicación.
Hace un tiempo escribiste que “todo lo que verdaderamente nos hace felices es muy simple”, ¿Qué te resulta indispensable?

Ser real me es indispensable. En una sociedad donde lo falso y lo superficial tiene tanta importancia, busco ser yo misma, eso es un trabajo de todos los días. Mi aporte más valioso es transformarme en mi misma. Si yo no puedo ser amorosa, entonces ¿cómo puedo esperar que los otros lo sean? Y ayudar a otros que están en mayor necesidad.

“Quejate menos y agradece más. Transforma tu energía. Es tu poder”, twitteaste. ¿Por dónde empezás a agradecer?

Empiezo por Dios, que me da la vida y todas las bendiciones que recibo. Y todos los seres con los que me voy relacionando ya que en ese intercambio uno tiene la oportunidad de aprender.

dsc_0298
Venís de rodar “Soy tu Karma” en un encuentro entre Colombia, Argentina y España. ¿Qué balance hacés de esta comedia?

Fue espectacular. Es muy sanador hacer comedia. Aún no vi material pero el guión es ingenioso y diferente. Tuve la oportunidad de hacer un personaje especial, de esos que no se ven seguidos. ¡Que llegue el 2017 para ver todo!

¿Cuáles son tus próximos pasos?

Acá quizás vale mencionar a NUMB, el protagónico que me surgió en esta peli que se estrena en EE.UU. Hoy estoy con mi energía enfocada en NUMB. Es una película de producción argentino – americana con un elenco potente a nivel internacional. Es una hermosa puerta al mundo, como Estocolmo pero a nivel cinematográfico. Se estrenará en EE.UU. y Argentina en el 2017 también (Dirigida por Rodrigo Vila, completan el elenco Harvey Keitel y Hayden Christiansen).

Si bien no fuiste por el camino rápido, destaco unos cuantos “no”, ¿Los treinta terminará siendo tu década de oro?

(Risas) Elegí ir despacio, prepararme, trabajar con seriedad, ser intuitiva a la hora de elegir o de dejar pasar proyectos. Enfoqué mi energía donde lo sentí desde un inicio, tuve y confié en mí. Tuve un compañero y manager que me acompañó con confianza y paciencia también. Hoy todo este proceso está dando sus frutos y la década de los 30 me encuentra con otra madurez y claridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here