Portada | Stephanie Demner, Sin Reglas

0
1687
Fotos: Santiago Ruiz

La revolución de Instagram, la lanzó a la masividad virtual. Está cerca del millón de seguidores y nada parece detenerla. Es hermosa por donde se la mire, y desde su cuenta, quiere romper con los rígidos parámetros de belleza que se buscan en la moda. Stephie es mucho más que una influencer. De novia hace unos meses con el tenista Guido Pella, asegura estar viviendo días de amor y plenitud, cada vez más madura y segura de sí misma.

-Comencemos yendo para atrás en el tiempo. ¿Dónde naciste y pasaste tu infancia?

-Nací en Buenos Aires, en Capital Federal. Al tiempo nos mudamos a Escobar, por el laburo de mi papá y también estuvimos un tiempo en Canadá. Así que ya desde chiquita tuve el alma viajera. Me cambié bastante de colegios también por el trabajo de mi papá.

-¿Cómo recordás esa infancia? ¿Desde chica te gustó la moda, sacarte fotos y desfilar?

-La verdad es que tuve una infancia muy linda, con mi familia, mis abuelos. Súper, súper feliz. A los 12, 13 años me empezó a interesar el mundo de la moda y ya tenía muy determinado que quería ser modelo. Siempre fui bastante payasa, y siempre me gustaron las fotos. ¡Mi mamá me las sacaba! Me acuerdo que en esa época todavía estaban las cámaras de rollo, así que me sacaba y después las mandábamos a imprimir. Me encantaba. De a poco después con los años, me pude ir metiendo en el mundo de la moda de a poquito.

Fotos: Santiago Ruiz

“Incursioné en la televisión y me encantó. Me gusta mucha la actuación y la televisión, pero pasa que lo que más me gusta es viajar (¡risas!), entonces cuando uno decide viajar, tiene que resignar otras cosas, y muchas veces esas cosas para mí son las de la tele. “

-En un mundo lleno de etiquetas y definiciones. ¿Cómo te gusta definirte?

-Me gusta definirme como una persona natural, que me muestro tal cual soy. No sé si hay alguna etiqueta. Yo prefiero decir que soy modelo, porque esto de decir “soy influencer”, puede cambiar de repente. Si mañana desaparece Instagram, entonces ¿qué? ¿Ya no soy nada? Yo me formé como modelo y trabajo desde hace muchos años y es mi carrera principal, además de ser la que más me gusta y la que más disfruto. Soy emprendedora, me gusta hacer cosas nuevas todo el tiempo, tener nuevos proyectos, soy bastante inquieta. Cuando pude hacer conducción, hice conducción. Cuando se dio hacer tele, también hice. Este año hice tele como conductora, y como actriz estuve en Simona. La verdad es que voy como reinventándome y adaptándome a lo nuevo que va surgiendo.

-¿Alguna vez sentiste que no entrabas dentro de los estereotipos de belleza que se buscaban en el mundo de la moda?

-¡Sí! ¡Millones de veces! De hecho cuando entré a la agencia de Ricardo Piñeiro sentía que yo no tenía nada que ver con el resto de las chicas. Todas medían más de 1,80 y eran flaquísimas. Y yo ni siquiera llegaba al 1,70 y pesaba más que ellas. Era como la enana, y “qué hace esta piba acá”. Eran todas modelos de alta costura y yo era la petiza que por ahí algunas ni siquiera me saludaban.

Fotos: Santiago Ruiz

-¿Y vos qué relación tenías y tenés con tu cuerpo?

-La verdad es que estuve bastante peleada con mi cuerpo muchos años. Yo no tengo una buena genética y si no me cuido con las comidas, engordo un montón. Pero en lugar de enojarme con la comida y sufrir, preferí siempre hacer más actividad física y poder disfrutar de las cosas. Hoy en día ya me amigué con mi cuerpo, pero también tiene que ver con que cambié el enfoque de mi trabajo. Si uno labura sólo como modelo es muy difícil, a menos que cumplas con los parámetros estéticos que te piden, es difícil estar conforme con tu cuerpo, porque siempre hay una más alta, más flaca, más linda. Creo que estaría bueno que vayan virando esos parámetros, y que se empiecen a mostrar chicas más naturales, más reales. Porque es re lindo ver la ropa en los cuerpos de las modelos esas, pero después me lo pongo y me lleno de frustración, no está bueno eso.

-¿Cómo fue que se dio el boom en tu carrera y la gran repercusión en Instagram?

-En realidad no sé si hubo un boom de mi carrera, creo que fue bastante gradual todo. Siempre me encantaron las redes sociales y eso creo que se notaba. Siempre disfruté de compartir mi vida. Siempre hice medio un reality de mi vida. Entonces con las redes empecé a mostrar cada vez más eso, y tips de maquillajes, consejos. Creo que yo hice el pase de “soy la modelo que te muestra cómo es el detrás de escena de una modelo”. Cuáles son los secretos para tener la piel linda, estar arregladas, o vestirnos de tal o cuál manera. Me parece que fue eso. Que yo mostré el lado B que nadie te mostraba. Las modelos siempre se muestran diosas, impolutas y una dice “dale, ¿cómo hace? ¿Nunca se levanta con un grano a la mañana, o con cara de dormida, con ojeras? Yo un poco salí a mostrar eso: ¡Sí! Somos todas absolutamente iguales y nos levantamos así, con ojeras, ojos hinchados, granitos y si nos vino, nos sentimos mal y somos todas iguales. Eso también creo que causó impacto. Me animaba a mostrarme sin maquillaje, cuando en realidad a las modelos se les pide que estén siempre impecables.

-¿Por ahí van todos tus contenidos en redes?

-Sí, intento transmitir eso mismo. Naturalidad. Que se quieran tal cual son, que acepten su cuerpo y la vida que a cada uno le tocó. Que sean felices con lo que son. Que no estén todo el tiempo tratando de alcanzar cosas y que caigan así en frustraciones. Me parece que eso no está bueno. Si uno acepta lo que es, lo que tiene y vive feliz con eso, siempre estarán llegando cosas lindas. Hay que ser agradecido, conforme y feliz con lo que le tocó. Hay gente que va a tener más, gente que menos, pero la vida que a cada uno le toca es la que me parece que hay que disfrutar.

-Además estudiaste una carrera que es afín a lo que hacés. ¿Aplicás lo aprendido a la hora de comunicar?

-Sí, soy Licenciada en Gestión de Medios y Entretenimientos. La verdad es que la carrera es bastante abarcativa, entonces quizá no es que lo aplico 100% pero sí está presente en todo. Yo con la carrera aprendí desde oratoria, comunicación, protocolo y ceremonial, historia del arte, marketing. Es una carrera que está muy buena, es muy completa. Aprendí de todo. Yo creo que está bueno tener herramientas. Uno tiene que ir cargando una mochila con conocimientos y cosas nuevas, y siempre en algún momento para algo, aquello que aprendiste, lo vas a usar. Es una herramienta que te va a llevar a algún lado o te va a abrir alguna puerta.

“El amor va muy bien. Estoy en una relación que me da muchísima estabilidad emocional. Planificando un montón de proyectos con él y por primera vez estoy muy tranquila. ”

Fotos: Santiago Ruiz

-¿Cómo fue incursionar en televisión? Contame esas experiencias…

-Incursioné en la televisión y me encantó. Me gusta mucha la actuación y la televisión, pero pasa que lo que más me gusta es viajar (¡risas!), entonces cuando uno decide viajar, tiene que resignar otras cosas, y muchas veces esas cosas para mí son las de la tele. Uno no puede hacer todo, tiene que saber elegir esto sí y esto no, porque si no terminás haciendo las cosas a medias. No sé si me considero conductora, considero que estoy aprendiendo a hacer una conducción. Todo en la vida es aprendizaje. Está bueno jugar y si te dan la posibilidad, ir perfeccionándote. Cuando yo tuve que tomar el rol de conductora, me preparé. Creo que está bueno que uno esté preparado para todo.

-Día a día te exponés a la opinión de miles y miles de personas. ¿Cómo manejás la críticas, los comentarios agresivos?

-Es difícil la verdad. Por ahí tenés 200 mensajes divinos y uno que decís “la puta madre, por qué me vio fea, flaca, gorda, mal, ojerosa”. Te da bronca, pero es un trabajo interno que hay que hacer, de dejar de dar pelota a los comentarios feos y centrarte en los lindos. Además aquel o aquella que te dice algo feo por redes sociales, después en persona no te dice nada. Así que no hay que darle mucha pelota.

-No es nuestro estilo preguntar por la vida privada, pero esta vez no podemos evitarlo. ¿Cómo va el amor? (Con el tenista Guido Pella)

-El amor va muy bien. Estoy en una relación que me da muchísima estabilidad emocional. Planificando un montón de proyectos con él y por primera vez estoy muy tranquila. Es una relación muy madura, linda, sana. Eso está bueno, poder disfrutar del amor y no estar pendiente de qué está haciendo el otro, de si está cerca, si está lejos, si chatea o no, si hay otras minas…Por primera vez estoy dejando de lado esas chiquilinadas para estar en una relación serie, linda y sincera.

-¿Qué esperás del futuro? ¿Proyectos a corto y a largo plazo?

-Yo dejo que la vida me vaya sorprendiendo. Así que todo lo que sea futuro es impredecible, es una incertidumbre y a mí me encanta que sea así. Lo disfruto mucho. Hoy puedo estar acá, y pasado en otro país y después con una familia hermosa. Nunca se sabe lo que te depara la vida y yo dejo que me sorprenda.

Fotos: Santiago Ruiz

Fotos: Santiago Ruiz / Estilismo: Carina Brandan / MUAH: Paula Rey para Sebastián Correa Estudio / GRACIAS: Frankie, Complot, Ay Not Dead, Love Not War, Valdez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here