Acción y comedia a la riojana en la segunda parte de Socios Por Accidente.

0
707

Gigantescos aerogeneradores emergen como monstruos en medio del ventoso desierto de Arauco en La Rioja. Cerca del Parque Eólico, se erige el paraíso de la industria aceitunera argentina, con miles de hectáreas plantadas de olivos cuyo más antiguo tiene 400 años.

Un lugar mágico y espiritual donde en Semana Santa, pocos días después terminar el rodaje de la segunda parte de Socios por Accidente, se convertirá en un lugar de peregrinación de 50 mil personas que llegan de todas partes a venerar al Señor de la Peña, una piedra inmensa, en la que mucha gente ve el perfil de Cristo.  En medio de ese singular ambiente se arma el escenario elegido para rodar la secuela de la comedia de acción que llevó a más de 600 mil espectadores en su primera parte y que espera superar esa cifra, con el carisma y la popularidad de sus protagonistas: Pedro Alfonso y José María Listorti.

12
Pedro Alfonso y José María Listorti con los directores Fabián Forte y Nicanor Loretti // Foto: Uriel Romano

 

La primea parte de esta comedia de acción, se había filmado en Misiones, con el marco de las cataratas del Iguazú. Para esta segunda parte, los productores decidieron cambiar completamente el paisaje y buscaron en las montañas de La Rioja la escenografía de la acción. Acción que crece con respecto a la primera en producción y en intensidad.

La primera semana de rodaje se lleva a cabo en las cercanías de Aimogasta, utilizando como locaciones al Parque Eólico y el Barreal del Señor de la Peña. La segunda semana, el rodaje se traslada a Chilecito.

A poco de llegar, Pedro Alfonso y José María Listorti, no paran de sacarse fotos –versión actual del antiguo autógrafo- con un creciente grupo de fans de todas las edades, que no terminan de creer que las figuras de la TV estén ahí. El resto del elenco que llegó a La Rioja, Luz Cipriota, Lourdes Mansilla y Christian Sancho tienen también lo suyo. (Anita Martínez y Mario Pasik no tienen escenas en La Rioja por lo que se quedaron en Buenos Aires).

Luz Cipriota y Christian Sancho
Luz Cipriota y Christian Sancho // Foto: Uriel Romano

Calor extremo, viento, sol a pleno, cactus, montañas que dibujan siluetas ondulantes en el horizonte. El paisaje cautiva a todo el equipo. Jornadas agobiantes, de mucho trabajo van dando a luz la nueva película que a priori mantiene al equipo y a los actores muy contentos. “Qué acierto fue venir acá”, dice Listorti en diálogo con Revista RANDOM. “Pensar que uno no tiene en la cabeza a La Rioja como posible destino turístico y sin embargo, tiene lugares increíbles. El esfuerzo es muy grande, pero vale la pena hacerlo. Argentina es un país hermoso, lástima que es tan costoso. Afortunadamente esta vez pudimos hacerlo”.

A poco de llegar, Pedro Alfonso y José María Listorti, no paran de sacarse fotos –versión actual del antiguo autógrafo- con un creciente grupo de fans de todas las edades, que no terminan de creer que las figuras de la TV estén ahí.

La Ruta que atraviesa el Parque Eólico es surcada por dos bólidos a casi 180 kilómetros por hora, en una escena de persecución y tiros, que es filmada desde todos los puntos de vista posibles. Incluso con un drone. Al cuarto día, la acción se traslada al Barreal, un antiguo lago seco que se usa para la práctica de carrovelismo. Para sorpresa de todos, hay agua producto de las recientes lluvias, pero no impide que la filmación se lleve a cabo. El calor es insoportable y Pedro Alfonso es el más perjudicado.

Lourdes Mansilla en pleno maquillaje
Lourdes Mansilla en pleno maquillaje // Foto: Uriel Romano

Él y varios integrantes del equipo sufren golpes de calor, lo que provoca dolor de cabeza, y desórdenes estomacales, entre otras molestias. Pero nada se compara al hecho llevar puesto un grueso traje de amianto con el que debe hacer la escena Pedro, duplicando la temperatura en su interior. Sumado al hecho de que arrastra una lesión anterior al rodaje en su talón de Aquiles que lo obliga a caminar con una bota especial. ¿Cómo es posible que en ese contexto se pueda hacer reír? Pedro Alfonso y José María Listorti parecen tener la respuesta. Al escuchar la palabra “acción” el agente de Interpol y el traductor de ruso –sus personajes respectivamente- hacen reír a todo el equipo. “¡Corten, la tenemos!”. Gritan los directores. Y la película parece fluir, en medio del desierto.

Luz Cipriota
Luz Cipriota // Foto Uriel Romano

En la segunda semana de rodaje, el equipo se traslada a la ciudad de Chilecito, en el Oeste provincial. En los mismos escenarios donde se va a rodar Socios por Accidente 2, el director Mario Soffici filmó a comienzos de los años cincuenta del siglo pasado, la película “El hombre que debía una muerte”, protagonizada por Amelia Bence y Carlos Cores.

Un hecho histórico del que se habla a los turistas que visitan Chilecito. Ahora esperan que la película de Listorti y Alfonso engrose la historia del lugar. Las escenas filmadas en Santa Florentina, la estación 2 del cablecarril que va a la mina “La Mexicana”, son las más espectaculares. Ahora las jornadas son frescas y Pedro Alfonso –que hasta ahora no ha hecho declaraciones- se anima a contar que “el lugar es muy lindo, que todo está saliendo maravillosamente bien”. Peter, está muy entusiasmado a pesar de las complicaciones de salud. Nadie ha escuchado una queja de su boca.

Las escenas filmadas en Santa Florentina, la estación 2 del cablecarril que va a la mina “La Mexicana”, son las más espectaculares.

La familia de José María llega para acompañarlo durante las últimas jornadas de rodaje en Chilecito. Las escenas más complejas ya se han realizado y sólo quedan escenas cómicas, que hacen reír a los directores y al resto del equipo. Y cuando el equipo se ríe es porque la escena funciona. El vallado policial contiene a la gran cantidad de gente que quiere sacarse una foto con sus ídolos. Algunos logran llegar y Listorti y Alfonso vuelven a ser “Josema” y “Peter” en cientos de fotos abrazados a fans chileciteños. Quedan todavía varias semanas de rodaje en Buenos Aires y luego a esperar el estreno para las vacaciones de julio. Cargamentos de aceitunas (menos Pedro que no le gustan) y varios litros del mejor vino del lugar viajan con ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here