Felicitas Pizarro en la parrilla

0
66

Es una de las cocineras argentas más queridas del continente. A base de recetas que transmite con histrionismo y frescura natural, Felicitas construyó una carrera con fuerte presencia virtual y mediática. Desde su lanzamiento tras ser elegida por el reconocido chef Jamie Oliver en un concurso de videos hasta la nueva serie que estrenó en el canal El Gourmet: Felicitas Parrillera.

En esta entrevista damos cuenta de las claves de su pasión culinaria y también sobre los objetivos que se plantea. Pizarro es sincera, sonríe cada dos por tres y se muestra simple y honesta. Que los únicos humos que salen son los de su parrilla.

Le digo que así como el agua y el aceite, antagónicas e indispensables en su cocina, ella posee una racionalidad controlada por la fuerza de su ímpetu. “Soy muy precavida en las cosas que elijo aunque también soy lanzada como decís, pero también me fijo hacia donde voy porque no me quiero alejar mucho de mi objetivo. Y hay veces que te empezás a alejar, se construye una imagen y empezás a cocinar menos, como que se pierde el foco”, dice.

Fotos gentileza ElGourmet

En su nueva serie las mujeres toman control de la cocina a las brasas, va de lunes a viernes a las 20.30hs por el mencionado El Gourmet y consta de 22 episodios estreno. “Pensé mucho cada una de las 44 recetas y sus guarniciones, me quise diferenciar un poco de los maestros del asado que son Los Petersen. Buscamos con otra propuesta y no por ser mujer tenía que ir, por ejemplo, con una parrillada vegetariana, al contrario. Aprovechando el fuego hicimos un montón de cosas”, anticipa.

Ahora sos cocinera de tevé, pero ¿Imaginabas que en poco tiempo irías por la cuarta serie?

Primero que no me podía creer que podía ser cocinera de El Gourmet, obviamente que miré la señal toda mi vida. Hice dos series en estudio, con la primera gané un Martín Fierro y después hice “Cocina para mis amigos” (ahí vinieron ustedes con Random a hacer la nota) y fue mi primer serie en exteriores. Una va ganando experiencia, sintiéndose más cómoda, una se va dando cuenta que quiere contar y en exteriores me siento muy cómoda. Es un poco lo que hago en el canal de Youtube una vez por semana. Y este cuarto show que se estrenó (Felicitas Parrillera) es con el que más me identifico. Yo arranqué en las parrillas, ese primer video que hice para Jamie Oliver era en una parrilla con un chimi. Es como que vuelvo a eso y es lo que siempre quise. Sabía que por ser nueva en el canal primero tenía que estar en estudios, hacer otro tipo de show hasta encontrar mi lugar. Y estoy recontra feliz, cuando Verónica Rondinoni me invita y me da el lugar como parrillera, sentí una felicidad enorme. Soy la primera mujer parrillera en la señal, es un honor y debía demostrar lo que hago e invitar a las mujeres a hacer lo mismo.

Fotos gentileza ElGourmet

Hay una imagen muy masculina del domingo y el asado en parrilla, sin embargo son cada vez más las mujeres en las brasas, ¿Un poco también es un reflejo de eso?

Sí, pero tampoco lo que digo -y voy en esta serie nueva- es que “no es que la mujer le viene a demostrar nada al hombre ni sacar el lugar ni nada”, es para compartir un espacio que antes quizás fuera exclusivo del hombre, y que hoy deja un poco de ser así. Hay muchas mujeres que viven solas y hacen sus asados o que tienen el marido que no les interesa, o días donde el hombre no quiere hacer el asado y está muy bien también. Y empezando con este programa cada vez descubro más mujeres parrilleras, mi abuela era parrillera, mi hermana hace unos asados increíbles y en casa se dio así. Mi padre no tiene hijos varones y tampoco es el macho alfa parrillero que dice: “acá solamente lo hago yo” sino que siempre nos invitó a hacerlo. Se ve que yo crecí así y no le veo la complicación. Sé que no es el hábitat cultural de las mujeres, porque las mujeres hacen la ensalada y lavan los platos, pero hoy cambia todo por suerte y compartimos espacios, no es que uno le gana al otro sino simplemente al que le guste es un nuevo show para romper mitos, que se dé una nueva charla en las casas y a partir de ahí saldrán cosas mejores.


Empezando con este programa cada vez descubro más mujeres parrilleras, mi abuela era parrillera, mi hermana hace unos asados increíbles y en casa se dio así.

Grabar en parrilla tiene mayor complejidad, ¿Cómo fueron las grabaciones?

Trabajar con fuegos en la parrilla grabando una serie significa que hay tiempos que no se pueden apurar, es sincero por donde lo mires, el fuego es el fuego, el viento, el humo, todo interviene. Cuando llovió tuvimos que parar y después la carne la esperamos, no hay mucho misterio, es muy sincero y muy honesto todo lo que pasa, se trabaja mucho. Hicimos 44 recetas en tiempo récord, hacíamos dos programas por día, o sea 4 o 5 recetas. Había que esperar la carne, el pescado o lo que hacíamos a las brasas, alimentar el fuego. En el set éramos tres mujeres y el resto, todos los técnicos, productores eran hombres. Era gracioso ver a veinte hombres mirándome hacer el asado (risas). Me parece que estamos hablando un nuevo idioma y está bueno.

Fotos gentileza ElGourmet

En las primeras series estabas con menos equipaje, ¿Ahora cómo compatibilizás tu rol de mamá y la vida en pareja?

Supongo que como les pasará a las mamás que trabajan que 24 horas no te alcanzan. Yo vivo lejos y es llegar a casa y ocuparme de mi hijo y otras cosas, por suerte con mi marido las tareas se comparten y todas las responsabilidades. Hay días que no puedo estar para determinada cosa y está mi marido, yo no podría hacer todo lo que hago si no tengo un par que me acompañe y me apoye en todo lo que quiero emprender. Y me da ánimos, no es sólo apoyo sino que dice: “dale, hacelo”. Hace tres años que me decía: “vos tenés que volver a la parrilla, volver al fuego”. Y cuando me llaman de El Gourmet y le cuento me dice: “ves, si yo te decía”… (Se ríe) Es que no es tan fácil porque uno puede tener ganas y después cuesta realizarlo. Cambió un montón mi vida con un hijo y supongo que vendrán más, me gustaría tener una familia grande y obviamente no dejar de hacer lo que me gusta. Mi hijo es recontra sibarita, le encanta comer y le encanta cocinar, y eso es lo que va viendo en casa.

Decís que el programa es muy honesto, igual no te imagino simulando…se te percibe muy auténtica…

No podría intentarlo, es que no me saldría. Es lo que pasa en nuestra vida diaria, en nuestra casa además de parrilla tenemos horno, asador, una cocina enorme, nos gusta recibir amigos y cocinar y nos gusta ir probando cosas, por suerte a Santiago (su marido) le encanta sumarse y es muy buen cocinero, no se dedica a eso pero me suma un montón tenerlo al lado porque todo el tiempo me da ese empuje para seguir. Y van a estar como invitados, mi marido y mi hijo. Otro día viene Cris Petersen que es el maestro parrillero y también estará mi hermana.

Fotos gentileza ElGourmet

Que en uno de tus libros te ayudó bastante en la cocina…

Ella es música pero hace –como decía-muy buenos asados y la invité a uno de los capítulos de El Gourmet, así que son mis invitados y son un poco parte de mi vida, porque con Cris estoy todos los días en el programa del 13 y ya es parte de mi familia, así que ahora viene también a cocinar a El Gourmet.

¿Cuándo te largaste a la parrilla? ¿Te mandó a la cancha tu viejo?

Yo venía mirando, mi abuela hacía muy buenos asados, mi papá me daba la palita, me decía a esto agregale sal, todo eso yo lo venía observando, y hubo un día en que él iba a hacer un asado y yo iba a acompañarlo, no es que iba a hacerlo sola pero me dijo: “hacelo vos”. Y me fue guiando, salió perfecto pero porque estaba él al lado. Saber en qué momento darlo vuelta, salarlo, me enseñó su impronta porque cada parrillero tiene su guía, me mostró cómo hacía el fuego él, me mandó a juntar ramas y piñas. Uno aprende a cocinar como le enseñan sus padres o como probó de sus abuelos, como que son cosas que ya te quedan y no conocés otra forma de hacerlo. Así fue, después pasó el tiempo y me animé a hacer uno sola. Siempre hay cosas para corregir, incluso hoy saco una carne que podría estar un ratito menos o un ratito más, siempre hay cosas para mejorar, obviamente que con el tiempo me siento más canchera y después si no querés fallar hay ciertos cortes para eso, los de rápida cocción que se cocinan vuelta y vuelta. Si tenés una buena materia prima sabés que no falla, cuando no querés errores te vas a lo seguro y lo cómodo de varios asados que hiciste así, y cuando querés divertirte y jugar podés incorporar cortes nuevos o vegetales u otras cosas nuevas en la parrilla. En el programa también van a ver muchos juegos.

Fotos gentileza ElGourmet

¿Cocinando sos orden de la receta a rajatabla o sos el riesgo de la espontaneidad? ¿O ambas?

Soy más torbellino que ordenada, en mi casa empiezo a cocinar y agarro una cosa y nunca ordeno, soy más desordenada y espontánea -como vos decís- que la prolijidad que una tiene cuando lo hace personalmente, donde una debe tener una “mise en place” bien ordenada, hacer una lista de compras, no olvidar nada, es lo básico para trabajar. En casa soy más torbellino y a veces resultan cosas espectaculares y a veces no, que decís “cómo me olvidé de ponerle tal cosa”, si fue el apuro, el ímpetu o no esperar a alguien para que ayude. Me parece que la cocina tiene que tener una parte de inspiración, creatividad y locura y una parte de bajar a tierra. Esto que me salió así tengo que entenderlo primero para poder replicarlo porque tiene una parte de lógica, de matemática y de química. Esa parte es lo que más me cuesta.

¿De dónde viene tu espontaneidad que incluso cocinando por primera vez con Jamie Oliver te ayudó a fluir?

No sé, de mis padres no, de mi madre capaz, mi hermana es igual, un personaje, tiene salidas muy elocuentes. Puede ser que con los años me estoy volviendo cada vez más extrovertida. En este trabajo, si uno quiere imponerse como mujer, ahora volviendo a ese tema, tenés que salir al frente, ser extrovertida, plantarte y contar tus ideas y no tener miedo a que te digan que sos ridícula. Tal vez por ser mujer y ser cocinera me fui encontrando en esta posición, mi hermana lo mismo, es música, guitarrista. Será eso un poco que las vocaciones y profesiones de cada una que nos hicieron ponerle el peso a distintas situaciones en donde la complicidad y el humor suman un montón.

Fotos gentileza ElGourmet

¿Pensabas de chica que tu vida estaría ligada a la cocina o hubo un momento de debilidad?

Durante la carrera dudé un montón, porque las pasantías comprendían toda una parte social, trabajar en restaurantes, era chica, dudé un montón pero soy como orgullosa y me dije voy a terminar y aparte sino qué iba a estudiar, no se me ocurría otra cosa. Seguí y después le fui encontrando el gustito. Me fui enamorando de la cocina más de grande, esa es la verdad, no fue amor a primera vista. Sí de chica me gustaba, pero después está la parte técnica. Y laburar en cocina…Al principio no era mi pasión pelar papas ni la de nadie, después le encontré la vuelta y me fui enamorando. Tiene un feedback muy rápido cocinar, cocinás a alguien le gusta, enseguida tenés una respuesta si estás por el camino correcto o no, eso me empezó a pasar y cada vez me sentí más cómoda y enamorada de la profesión.


Me parece que la cocina tiene que tener una parte de inspiración, creatividad y locura y una parte de bajar a tierra.

Y después te animaste al concurso que te catapultó…

Me pasó que estaba en una etapa como medio aburrida, estaba cocinando, tenía lo mío, hacía caterings y daba clases y de golpe apareció esa posibilidad de hacer el video y dije: “lo hago total no pierdo nada”. Y lo produzco, y me divierto y fue la primera vez que me plantaba ante una cámara y me gustó, fue como un juego.

Fotos gentileza ElGourmet

Rápidamente ganaste un lugar en las redes, creaste tu canal de Youtube y no paraste de tener seguidores, ¿Por qué creés que ocurrió?

Una cosa que empieza a ser público que vos hacías puertas adentro y decís “ahora cómo voy a contar esto, cómo lo voy a comunicar”. Te empezás a volver comunicadora y empecé a pensar como quería que mi cocina cuente tal historia, si llegaba una propuesta pensaba si me representaba o no, empezaba a hacerme esas preguntas para que todo lo fresco y lo lindo que a la gente le gusta tuyo, no se pierda en un minuto porque también lo podés perder enseguida. Mantenerme fiel a lo que soy es la forma que tengo. Después también cuando cocino en ferias, festivales, etcétera estoy como avalando lo que hago en tele y en redes. Para que lo prueben y sea real la experiencia de comer, de probar si te gusta, porque a alguien puede no gustarle lo que cocino y está muy bien también. Se trata de llevar la parte virtual a la realidad.

¿La degustación en vivo es como el aplauso para la actriz?

Me encanta, la gente prueba, me cuentan desde dónde vienen, algunos de zona sur se cruzan a norte y viceversa, y eso es un halago. La gente viene con una ilusión y no hay que romperla, te tiene que gustar, no puede estar crudo ni muy cocido, tiene que estar bien. Hay gente que me dice “yo le pondría tal cosa”. Me encanta su crítica positiva, soy cocinera y es muy simple el tema. Se trata de que le guste o no. Hay veces que uno se la rebusca demasiado en estar acá, allá, pero si me preguntás cuál es mi objetivo de acá al final…y crecer profesionalmente pero como cocinera. Mejorarme, aprender nuevas técnicas, hacer cursos, cocinar en distintos lugares, aprender de otros cocineros, y voy hacia allá. Lógico que es muy bueno poder cocinar a las brasas en El Gourmet o qué bueno tener redes y que la gente vea lo que hago, pero son medios y mi objetivo es muy claro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here