La Neutralidad en la Web y su importancia

0
26

Estados Unidos, el epicentro de la web mainstream acaba de aprobar la derogación de la normas de neutralidad en la web (Net Neutrality)

a través de la Comisión Federal de Comunicaciones controlada por los Republicanos y especialmente por su director, el lobista Ajit Pai. Esto puede significar poco y lejano a nosotros argentinos, para quienes la Neutralidad está garantizada en la Ley Argentina Digital de 2014, que en su artículo 56 garantiza a cada usuario “el derecho a acceder, utilizar, enviar, recibir u ofrecer cualquier contenido, aplicación, servicio o protocolo a través de Internet sin ningún tipo de restricción, discriminación, distinción, bloqueo, interferencia, entorpecimiento o degradación”.

Pero EE.UU. es el epicentro. De allí surgen la inmensa mayoría del contenido consumido en occidente (China es un universo aparte) y es el mercado más importante. El fin de la neutralidad en ese país afecta directamente la relación que los usuarios tienen con el contenido porque habilita a los proveedores de internet a cobrar valores diferenciados por el acceso a diferente contenido. Bajo la neutralidad, con un paquete de acceso a Internet que puede estar limitado por la cantidad de datos que se trafican, uno podía entrar a cualquier página y hacer uso de ella, llámese Netflix, Revistarandom.com o una pagina porno. Bajo el nuevo régimen, entrar a Netflix puede costar más, porque así se lo exigirán a esa compañía los proveedores y, si todo queda en manos del mercado, seguramente se traslade al usuario.

Más costos para el usuario, más dificultad para competir, más ahogamiento a proyectos creativos a cambio de empresas que ganarán mucho más y que, prometen, servirá para avanzar e innovar en el área correspondiente (brindar internet a los usuarios).

Internet ha sido la panacea de la creatividad y la innovación. De allí surgió el estilo de vida contemporáneo y bajo la libertad de acceso se inventaron y crecieron aplicaciones, servicios y webs de todo tipo, a bajo costo para el creador, alentando la participación. No son los gigantes los que van a sufrir el golpe propinado por el incombustible Donald Trump, pero sí las pequeñas empresas que comienzan. Y los usuarios.

Pero eso en Norteamérica. Lejos de nosotros, pero siempre el “ejemplo a seguir” en estos casos. Con el argumento de que aflojar el control del estado se pone en juego un sistema de fertilidad como nunca antes se había visto en la historia universal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here