Lugares: Conocé las bellezas de Salta

0
736

Un lugar para la aventura. Quizá uno de los más atrayentes y mejor preparados de la Argentina. Eso, ni más ni menos, es el Embalse General Belgrano, mejor conocido por su nombre popular de Dique Cabra Corral. 

Situado a 65km de la ciudad, 127km cuadrados de agua lo esperan en el inmejorable marco de los verdes cerros circundantes. Este espejo de agua, mágica postal salteña, es el lugar ideal para el turismo alternativo y la práctica de deportes de agua.

Los números indican que Cabra Corral (nombre castellanizado del antiguo quechua que le daban los antiguos pobladores de la zona) es el segundo embalse más grande de Argentina, además de la principal reserva hídrica del Noroeste Argentino. La cantidad de visitantes que recibe al año indica que es una excursión ineludible para los amantes de los deportes acuáticos y extremos. Desde la navegación a vela, el esquí acuático o el kayak, pasando por los recorridos en motos de agua o catamarán, hasta los aventureros bungee jumping, tirolesa, tobogán de agua, o rafting en los rápidos del Río Juramento, todas las actividades de entretenimiento están contempladas. Pudiéndose conjugar también la diversión con la observación de huellas de dinosaurios y algas fósiles en la exploración de cuevas con pinturas rupestres ubicadas en la vecina localidad de Guachipas. A dos horas, en el “Paraje de las Juntas”, las “Cuevas Pintadas” son atractivo para grandes y chicos que se pueden visitar con el acompañamiento del personal de la Dirección de Turismo Municipal. Se trata de una serie de aleros con pinturas rupestres que datan de entre el 900 y el 1470 de nuestra era. Especiales para los amantes del turismo arqueológico, un clásico de la zona y el noroeste todo.

Dique: Cabra Corral | Fotos: Celine Frers
Dique: Cabra Corral | Fotos: Celine Frers

 

Para quienes prefieran algo más tranquilo, se ofrecen apetecibles cabalgatas y trekking por los montes y cerros lindantes con una inolvidable vista del lago (en especial si tiene la suerte de poder detenerse a ver la puesta del sol en las alturas). La pesca se da muy bien en este resguardo (pejerreyes, bogas, bagres y sábalos). Con guías especializados y el equipo adecuado, seguramente podrá disfrutar de algún trofeo para llevar a su casa, o para disfrutarlo luego de ser cocinado en alguno de los establecimientos ubicados en la proximidad del Dique.
Clubes náuticos, de pesca, diversos hoteles de todas las categorías y una decena de establecimientos gastronómicos esperan al turista con una amplia oferta de opciones que se adaptan a su bolsillo tanto como a sus gustos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here