Salta | Vinos Premium Calchaquíes

0
511

La Provincia de Salta al Norte de la República Argentina, posee un territorio de una gran variedad: valles templados, selvas tropicales y desiertos andinos. Dentro de esa biodiversidad geográfica, al sudoeste de Salta, su ciudad Capital, se sitúa la región vitivinícola del Valle Calchaquí, donde desde el siglo XVIII se vienen acunando campos de viñedos y bodegas que hoy se esparcen armoniosamente en toda la región.

Una particularidad única de los valles ha sido su terroir, fundamental en el desarrollo de la sólida personalidad que logran los vinos salteños, fruto de la exquisita conjunción de clima, suelo, vid, experiencia humana, y especialmente altitud; todas condiciones que hacen que el vino en el Valle Calchaquí nazca en el mismo viñedo.

La mejor manera de apreciar los vinos salteños, es viajando hasta el Valle Calchaquí. Pocos caminos del vino conjugan la belleza y la fuerza del paisaje natural, las formas y coloridos de sus montañas, con una rica historia y la presencia de tradiciones y costumbres milenarias. Una oferta de alojamiento y gastronomía regional de alta calidad permiten disfrutar de este entorno perfecto y además realizar una “Ruta del Vino” diferente.
Actualmente, los viñedos en esta región se extienden por más de 3.000 hectáreas, entre los departamentos de Cafayate, San Carlos, Angastaco, Molinos y Cachi; Y la expansión gradual de los viñedos en la región fue proporcional al crecimiento en calidad de los vinos que se producen en ella. Cada Bodega ofrece una variedad de visitas por los viñedos guiadas por especialistas con degustación. Son bodegas muy distintas unas de otras: hay bodegas grandes, boutique o artesanales. Algunas bodegas disponen de confortables estancias para brindar un alojamiento inolvidable entre los viñedos y otras proponen servicios de spa para relajarse en medio de este apacible entorno. También ofrecen servicios gastronómicos que sumada a la oferta de restaurantes en cada pueblo le permitirán acompañar los vinos con exquisitos platos de una gastronomía que combina tradicionales recetas con nuevas propuestas gastronómicas. Además, los turistas podrán combinar estas propuestas con tentadoras actividades relacionados al ecoturismo, turismo cultural y turismo activo. La cantidad de visitas a las bodegas viene creciendo regularmente a un ritmo cercano al 30% anual. En 2012 se alcanzaron las 249.223 visitas lo que supone un incremento del 391% desde 2008 cuando se recibieron 50.713 visitas. Pero uno de los factores más influyentes en la alta calidad que han logrado los vinos salteños, es la altitud en la que se encuentran los viñedos. Esa particularidad única, dada por el terroir, es fruto de la exquisita conjunción de clima, suelo, vid y experiencia humana.

Foto: Celine Frers
Foto: Celine Frers

Semana del Torrontés de Altura
La primera edición de la Semana del Torrontés de Altura que se desarrolló entre el 8 y 13 de octubre pasado en Cafayate. En ese marco se realizaron degustaciones temáticas y las catas a ciegas que se llevaron a cabo en las diferentes bodegas como así también espectáculos de folklore latinoamericano, jazz y bossa nova. También se realizó la Fiesta del Torrontés de Altura en el Museo de la Vid y el Vino, donde cientos de personas disfrutaron de la actuación del Ballet Folkórico de la Provincia y el grupo Los del Portezuelo. Los hoteles ofrecieron a sus huéspedes copas de vino torrontés de bienvenida y en los restaurantes sumaron a sus cartas platos especialmente elaborados para la ocasión. En el Museo de la Vid y el Vino también se realizaron diferentes degustaciones y un homenaje a Jorge Riccitelli, quien fue enólogo de Bodega Echart, y elegido, en el 2012, como el mejor enólogo por la revista Wine Enthusiast. Se sumaron a la iniciativa más de 40 empresas entre bodegas, restaurantes y hoteles.  Los vinos de los Valles Calchaquíes son promocionados como Vinos de Altura, ya que los viñedos se encuentran entre los 1.600 y 3.100 metros sobre el nivel del mar, lo que les otorga, junto al clima y el suelo local, tipicidades únicas. Los inversores, que se acercaron a la zona en un inicio principalmente por su interés en el torrontés, sumaron luego otras variedades tintas. Hubo una reconversión de la industria desde los años 90, cuando se comenzó a ver y a apostar a la ticipicidad de las uvas y vinos de Salta. Además del torrontés de calidad, que comienza a ser conocido en el mundo, otras variedades como el malbec, cabernet sauvignon o tannat se dan de manera diferente en esta zona, con una tipicidad única; son más frutados y concentrados.
Los resultados saltan a la vista. Hoy se exportan 1,5 millón de vinos premium a 30 países y si bien Salta produce aún representa sólo el 1% del total del país, aporta aproximadamente el 6% de las ventas argentinas al exterior. Salta es ahora toda una potencia que invita a experimentar y recorrer el entusiasmo por el buen vino, en primera persona.

Foto: Celine Frers
Foto: Celine Frers

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here