Seul: tan atractivo como único

1
2324

Mi experiencia y viaje en este lugar fueron increíbles. Superó totalmente mis expectativas y seguro, después de leerme, muchos empezarán a tener en cuenta este precioso lugar que queda, por lo general, en segundo plano dentro de lo que es Asia. Todavía no sé porque, pero es opacada por Tokio, uno de los destinos más visitados del mundo. Si tienen la oportunidad de viajar, no se pierdan de recorrerlo, van a amarlo. La plata y el tiempo invertido valdrán la pena.

Seúl, capital de Corea del Sur, es un lugar súper limpio, seguro, con una criminalidad bajísima y habitado por gente muy atenta, que más de una vez fueron amables conmigo sin dejar de mirarme con una sonrisa. Yo lo llamo el “New York en su mejor versión”. Con múltiples rascacielos, habitantes y tránsito pero que aun así no pierde su limpieza, su rico aroma, su orden y a su gente agradable y educada.

Tal cual como me puse a investigar, tiene una calidad de vida que va por encima de lugares como NY, Londres o Melbourne y uno de los países con más calidad en formación educativa del mundo actual. Sus principales religiones se basan en el budismo y el cristianismo.

Seúl está conformada por 25 distritos, o “gu” como ellos le llaman; aunque debo reconocer que viajar en el extenso metro (subte) y leer sus direcciones en coreano no fue nada fácil y más de una vez me perdí. Si ustedes viajan solos les recomiendo que busquen un mapa, aunque la opción más práctica es cargar el teléfono con las aplicaciones que nos facilitan mapas de la ciudad e incluso líneas disponibles del metro y puntos de interés.

La infraestructura del lugar está muy avanzada tecnológicamente. Cuenta con el servicio de Internet más rápido del mundo y Wi-fi gratis en casi todos los rincones de la ciudad.


Seúl está conformada por 25 distritos, o “gu” como ellos le llaman; aunque debo reconocer que viajar en el extenso metro (subte) y leer sus direcciones en coreano no fue nada fácil y más de una vez me perdí.

También cuenta con múltiples universidades prestigiosas, algunas exclusivas para mujeres como Baewha Women’s University, Dongduk Women’s University y Duksung Women’s University.

Algo que me sorprendió fue que muchos de los coreanos, basado en un proyecto llamado Programa de Auto-restricción Vehicular, tienen el hábito de dejar el auto un día a la semana en casa para fomentar una menor contaminación y ejercicio físico entre los habitantes. La municipalidad de Seúl como recompensa genera un 15% de descuentos en impuestos.

A todo esto, ustedes se preguntarán como caigo yo en este lugar no tan conocido o visitado por el turismo. Resulta que a lo largo de mi vida, viajé bastante y tuve la suerte de hacerme varios amigos de todas partes del mundo. Hace unos 3 años, en Los Ángeles, me encontré con Kyu Lim Lee, una bailarina al igual que yo, de la que me hice amiga. Entre nosotras nos manejamos en inglés. Compartimos muchas cosas, nos apoyamos la una a la otra cuando estábamos lejos de nuestras familias y así nuestra amistad fue creciendo.

Nunca perdimos el contacto y hace unos meses hablando con ella de mis vacaciones y mi tiempo libre, me invitó a su lugar, a su casa y a conocer a su familia.

Súper entusiasmada, empecé junto a mi mamá a ver vuelos y fechas en las cuales podía comenzar mi viaje, nada más que yo. Sola pero valiente.
Una vez todo listo, terminé de rendir finales de mi carrera de Medicina y el 3 de enero de 2019 mi aventura comenzó.

Yo explotaba de felicidad, sinceramente no veía las horas de llegar.
Luego de casi 24hs de viaje, llegué a Seúl, en donde para esa fecha era invierno. Mi amiga me recibió en el aeropuerto y me esperó con unos dulces hechos a base de arroz que su abuela había preparado. Estos gestos hermosos tienen allá, y es algo muy común entre ellos.

Nos alojamos en el hotel Lotte. Esa noche fuimos a cenar y con lo poco que había visto de la ciudad, el lugar ya había captado toda mi atención.
Esta cadena de hoteles posee el edificio más alto de la ciudad, quinto rascacielos más alto del mundo: el Lotte World Tower en Shinchon-Dong, con 123 pisos y 555 metros de altura, que funciona como comercio, hotel de lujo, residencias y oficinas. Otra vez, si tienen la oportunidad, no se pierdan de visitar y llegar hasta la plataforma de observación en la planta 123.

Con Kyu Lim, teníamos todo organizado y anotado, distintas actividades a realizar en los 10 días de mi estadía. Creo que hicimos de todo: desde tomar clases de danza juntas, ir a un spa y hasta experimentar la noche coreana. Es más, me tatué con una chica de la cual yo era fan y sus trabajos me parecían una obra de arte. Si desean síganla en instagram y vean un poco del talento de @saegeemtattoo.

En cuanto a la comida, nunca pierde el picante característico. En líneas generales tienen una cocina muy saludable, infinitas verduras al vapor, arroz, huevos, algas. Uno de los platos que más me gusto fue el famoso Kimchi, una preparación fermentada a base de distintos vegetales sazonados con especias. Frecuentemente utilizan col china, rábanos o pepinos acompañados de pimiento o ají rojo molido, ajo y cebolla. Este plato tiene un olor fuerte característico, es salado y picante. Puede consumirse solo o en guisos y sopas. Ideal para los amantes de sabores nuevos. Como verán, amo probar cosas nuevas y aun más si es típica del lugar.

Recorrimos múltiples lugares y restaurantes de sushi, pero como mi amiga es vegana, me introduje un poco en ese mundo en donde probé sabores únicos. Mi favorito fue Vegan Bakery, más que recomendado. Sé que será algo diferente para los argentinos, la mayoría carnívoros acostumbrados a otro tipo de alimentación pero no pierdan de probar, no tengan miedo a lo nuevo o desconocido y déjense llevar por el encanto del lugar, por todas las opciones distintas y saludables que nos ofrecen a nosotros los occidentales.
Visitamos museos, exposiciones temporarias como la de El Principito, palacios y templos increíbles en Junggu, el centro histórico de la ciudad. También, al famoso acuario de COEX repleto de peces de todos los colores y formas, estrellas de mar, tortugas acuáticas, tiburones, manta rayas, pingüinos, medusas y muchos pero muchos animales extraños que no tenía idea que existían. Un mundo totalmente nuevo.

Gangnam-gu, es el barrio donde quedaba nuestro hotel, una zona muy linda y buena opción de alojamiento.

Para los compradores compulsivos y amantes de la moda, uno de los centros comerciales que recomiendo por esta zona es el Gran COEX, un sitio de entretenimiento y múltiples negocios cubierto. Les garantizo que van encontrar productos que no verán en otro lado, muy originales. No dejen de lado a la exclusiva calle Bulevar de Teherán en el distrito, donde podrán caminar y observar empresas de Internet y a la zona financiera del lugar.


“Durante el viaje, todas las mañanas me despertaba temprano para asomarme por mi ventana y ver a esa multitud de gente que comenzaba su día, caminando todos en orden. Parecían muñequitos perfectamente diseñados.”

Otra área de interés, es la bulliciosa Myeong-dong, una zona comercial repleta de marcas internacionales de moda, grandes tiendas departamentales de lujo y tiendas de cosméticos locales. Por último, no me olvido de Chungmuro, ubicada en el centro de Seúl, es la zona stylish para jóvenes, súper cool, ropa y todo lo que desees comprar, confiterías estilosas y particulares, de mucho color. También conocida como zona de la industria de la cultura, artistas y cine.

Durante el viaje, todas las mañanas me despertaba temprano para asomarme por mi ventana y ver a esa multitud de gente que comenzaba su día, caminando todos en orden. Parecían muñequitos perfectamente diseñados. Así como los autos, que debían respetar un carril, los peatones también lo hacían. Al principio, costó acostumbrarse a semejante orden pero después de unos días caminaba tal cual como ellos. No había nada más placentero que salir temprano e ir por un café que caliente el cuerpo en ese helado invierno. Un día, la temperatura llegó hasta los 8 grados bajo 0. Por eso remarco que antes de viajar, es importante prever el clima del lugar y la ropa adecuada a llevar.

Una noche Fuimos a “Soap” ubicada en el distrito de Yongsan-gu. Una disco con toda la onda, música house/electrónica, que me encanta y un poco de K-pop. Fue una noche divertida y distinta a lo que veníamos haciendo.

Así mis 10 días pasaron volando, no quería irme. La última noche un taxista, tan amables como de costumbre, nos llevó a un mirador. El viaje fue gratis. Después de comentarle que era Argentina y que estaba visitando a mi amiga, él solo quería mostrarme Seúl de noche. Desde lo alto y repleto de luces, la vista era impactante. Hasta logramos ver un poco de Corea del Norte a tan solo unos km.


“Terminé parte del viaje (ya que todavía no regresaba a Argentina) muy feliz. Encantada con todo lo que había vivenciado, lo que había probado, lo que había aprendido de su cultura, tan distinta pero que admiro profundamente.”

Terminé parte del viaje (ya que todavía no regresaba a Argentina) muy feliz. Encantada con todo lo que había vivenciado, lo que había probado, lo que había aprendido de su cultura, tan distinta pero que admiro profundamente. Feliz de volver a ver a mi amiga y compartir días con ella y su familia, que fue encantadora y me llenó de regalos. Y en donde me prometí volver algún día para seguir experimentando cosas nuevas, aprendiendo y nutriéndome de este lugar tan atractivo como único.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here