Silvana Commendatore: Arte Galopante

0
551

Nació en Paraná, Entre Rios. Hija de Carlos Comendattore y Mirta Werner. Mezcla de inmigrantes italianos y alemanes. Conoció el arte desde muy chiquita mirando a Carlos –su papá- pintar automóviles de carrera. En aquellas épocas, las publicidades se pintaban a mano. Pasaba horas sentada a su lado, admirando y esperando con ansias su gran premio: las pinturas que le sobraban.

El arte de Silvana en aquella época, consistía en “tunear” sus muñecas. Obviamente, con la complicidad de Mirta -su mamá- quien se encargaba de limpiar el enchastre en el que quedaba convertida toda su ropa. Así fue la infancia de Silvana, con felicidad, amor y diversión. Los condimentos claves para forjar su enorme sensibilidad. Desde que recuerda fue una amante de la naturaleza y una protectora ferrea de todos los animales. Años más tarde, cuando terminó sus estudios de Diseñadora Gráfica, en búsqueda laboral, recorrió carpeta bajo el brazo todas las editoriales presentando sus ilustraciones. Llegó hasta el mismísimo Manuel García Ferré (Historietista y animador. Creador de Antojito, Hijitus, Larguirucho y entre otros) con quien tuvo el honor de trabajar como ilustradora en Anteojito. Por ese tiempo ya corría el año ´94 y fue cuando conoció a Fernando –su pareja hasta el día de hoy- quien la introdujo al mundo de los caballos regalándole a Abril, una hermosa yegua a quien recuerda con profunda nostalgia en la mirada. En ese mundo, Silvana logró confluir la sensibilidad de su arte con ese enorme amor por la naturaleza y los animales. A partir de ese momento comenzó un lazo artístico que la convirtió en una de las artistas plásticas más reconocidas del mundo equino de nuestro País. Fueron protagonistas de sus obras figuras del polo como Adolfo Cambiasso y Facundo Pieres. Sus pinturas son tan dinámicas como su vida, con un intenso movimiento que representa la velocidad y el vigor que caracteriza a los equinos. Silvana además es polista amateur.

Oleo: Adolfo Cambiaso
Oleo: Adolfo Cambiaso

-¿Cómo fue tu infancia en relación a tu arte?

-Soy descendiente de inmigrantes italianos y alemanes. Lo curioso, es que mi familia no tiene relación alguna con el campo ni los caballos. Mi interés y mi pasión se despertaron luego… Si bien siempre fui una amante de la naturaleza, cuando conocí el mundo de los caballos, me enamoré de ellos y una de las formas de canalizar ese amor fue la pintura. Una necesidad de plasmarlos artísticamente en lienzos.

-¿Cómo y a qué edad empezó tu pasión por el arte?

-Creo que nací con un pincel. Recuerdo a mi padre pintando publicidades en los autos de carrera (entonces no existían tecnologías como el plotter), admiraba su paciencia y gran su pulso. Me sentaba horas junto a él, de premio me daba un tarrito con sintético de colores -cosa en la que mi madre no estaba de acuerdo (Risas)- y yo “tuneaba” todas mis muñecas.

– ¿Cuál fue el momento en que comenzaste a ser consciente de tu talento artístico y como fue el entorno en donde se desarrolló ese talento?

-En realidad, uno no llega a sentirse talentoso por cuenta propia. Es el espectador de la obra el que genera esa idea. Cuando me comentan sobre cómo los sensibiliza la mirada de los caballos en mis obras, o la sensación de velocidad que generan. Son dos cosas en las que trabajo mucho: la mirada y el movimiento. Siento que en mis trabajos están bien logradas.

-¿Siempre tu arte estuvo relacionado a los equinos y deportes y actividades relacionadas?

-Soy diseñadora gráfica e ilustradora. Realicé muchas ilustraciones para estampas de marcas de ropa y para algunas editoriales, incluso tuve en honor de trabajar para el Sr. Manuel García Ferré en Anteojito. El arte plástico en mi vida surgió a los 26 años, cuando entro al mundo de los caballos. Comencé a practicar salto de obstáculos, luego probé algo de endurance y ahora juego al polo. Me fascina como actividad. Más que un deporte, es un juego porque me divierto mucho con amigos. Este contacto permanente con los caballos me ayudó a la hora de plasmar sus movimientos, estructura ósea y musculatura en cada obra. Me encanta estudiar su comportamiento. Son animales muy nobles y en realidad, es muy sencillo comprender su idioma. Hay que tener básicamente mucha paciencia. Son muy inteligentes.

– ¿Cuál fue el momento –si es que hubo uno en particular- en que sentiste que podías dedicarte profesionalmente a la pintura?

-Es algo que fue dandose paulatinamente. Un camino de idas y vueltas. No es sencillo vivir del arte, pero si uno le pone amor a lo que hace se puede. Es simple la ecuación. Tengo la suerte de que a la gente le gusta lo que hago.

-Tenés un amor muy fuerte por los animales y en especial por los caballos… ¿Cómo se fue gestando a lo largo de tu vida?

-El amor por los animales es innato. Siempre digo que me llevo mucho mejor con ellos que con las personas (risas). Tenemos mucho que aprender de ellos. Amo a todos los animales pero los caballos son mi verdadera debilidad. Tengo recuerdos que me guardo en el corazón y que me hacen amarlos cada vez más. El otro día fui a visitar una yegua y su potranca de 4 años que están en el campo de un amigo y hacía casi un año que no las veía. Se veían dos puntitos a lo lejos, junto a una gran manada, las llamé por sus nombres y simplemente vinieron a mí. Recorrí el campo caminando y me siguieron todo el trayecto, sin necesidad de bozal o atadura…Tengo esa unión con ellos, ese lazo irrompible que se crea a través del amor…

-¿Qué es lo más difícil de pintar un caballo?

-Al principio no podía dar con las proporciones! me quedaban con el cuello muy largo o la cabeza muy pequeña. Dicen que el caballo es uno de los animales más difíciles de pintar. Lo más complicado de lograr es eso: las proporciones correctas. Con el tiempo ya tengo incorporado al caballo en mi mente, su estructura ósea, musculatura, etc, aunque por suerte se inventó la fotografía. Ya no es necesario tomarse horas y horas frente al modelo a pintar como lo hacían antiguamente.

-¿Todas tus obras tienen movimiento?

– La “rigidez” no va con el deporte ecuestre. Si el caballo está en descanso, el movimiento en la obra será ínfimo.

-¿Alguna obra que consideres importante en tu carrera?

-Aquella en la que el retratado o el propietario del caballo representado se reconoce. Esto me dice que la obra está bien ejecutada, me ha pasado con gente muy importante del polo que luego ha adquirido la obra. Otra situación que me da orgullo, es cuando la gente se emociona con las obras, tal vez con la mirada del caballo –algo en lo que trabajo mucho.

¿Qué técnicas utilizás?

Técnica Silvana Commendatore (risas). Soy una artista autodidacta. Trabajo mucho las texturas, voy probando materiales y experimentando.Mis obras tienen un sello personal, creo que es lo que busca todo artista, que el espectador sepa quién realizó la obra sin tener la necesidad de mirar la firma. Voy probando todo tipo de materiales que colaboren a generar la idea de movimientos en mis obras. Tintas, acrílicos, toques de óleos, pasteles, todo lo que se encuentre disponible en el mercado
del arte.

-¿A qué partes del mundo has llevado tu arte?

-Expuse en Francia. Me invitaron de China y otros lugares a los que estoy organizando para ir. Me compraron obras desde muchos lugares del mundo. Realice muestras en casi todos los eventos relacionados con los caballos. La de mayor importancia para mí es la que organizo todos los años en el Argentino Abierto de Polo de Palermo, invitada por la Asociación Argentina de Polo, ya que tenemos el orgullo de que sea el torneo más importante a nivel mundial. Impecable organización, los mejores jugadores y calidad de caballos inigualables. Palermo es el sueño de todo artista que se dedique al polo, es la “Meca” del polo mundial, un orgullo para los argentinos. No por nada somos N°1 uno del mundo en este deporte. Retraté muchos polistas y patrones. El Sr. Gonzalo Pieres adquirió durante el polo tour en Ellerstina una obra de su hijo Gonzalo Pieres (h), un honor para mí, gratificante, también adquirio una de mis obras el Sr. Hilario Ulloa. De patrones puedo nombrar al Sr. Williem Melchior de La Vanguardia, Sr. Enrique Blaskley de Hope Funds y el presidente de la Asociación de Polo de República Dominicana entre otros. La gente de Jaegger Lecoultre también adquirió obra de Adolfo Cambiasso con la camiseta que esponsorean. Expuse también en Estilo Pilar, Nuestros caballos, Tribuna Real, Club Hípico Argentino, Torneo internacional de saltos de Haras El Capricho, Gran Premio Carlos Pellegrini (turf), El Nacional (turf), Abierto de Hurlingham, Abierto de Palermo, Argentina Polo Tour, Castillo de la AAP, entre otros.

Oleo: Con anteojera colorada
Oleo: Con anteojera colorada

-¿Tenes o crías Caballos?

– Tengo caballos y alguna cría pero no me dedico a eso.

– ¿Jugas al polo?

-Si! me encanta. Empecé hace varios años, juego más polo de campo con amigos que torneos, aunque he participado en algunos. El polo femenino tuvo una explosión este último tiempo, hay muy buenas jugadoras que se dedican profesionalmente y son tan buenas o mejores que muchos hombres. Hace mucho que el polo dejó de ser exclusividad masculina.

THE-ONE

 

 

CONTACTO: e-mail: silvanacommendatore@hotmail.com
cel: [0336] 154 673 928

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here