#Lugares | Una síntesis de la luz en medio de los Valles Calchaquíes

0
461
Fotos: Gentileza Bodega Colomé

Llegar hasta la Bodega Colomé, en el medio de los Valles Calchaquíes de Salta no es fácil. Es un largo camino de montaña sinuoso y duro y aunque uno presienta que vale la pena llegar hasta allí y el trayecto esté salpicado de paisajes increíbles, nunca jamás se esperaría toparse allí con un museo como el que efectivamente existe a esas alturas y está dedicado a James Turell.

Turell es un artista contemporáneo norteamericano que destaca especialmente por el uso de un material en particular: la luz, que en su obra se contrasta, se difumina, muta y fluye como un caballo manso por las esquinas de una arquitectura que parece haberla domado. La experiencia frente a la obra de James Turell es siempre de un primer asombre que deja lugar a una profunda contemplación, casi meditativa.

Fotos: Gentileza Bodega Colomé
Fotos: Gentileza Bodega Colomé

Su estilo tan característico se ha visto reconocido recientemente por haber inspirado los sets de un film tan comentado como fue “Arrival” (La Llegada, 2017). El director del film, Denis Villeneuve, reconoció que tras una visita a uno de los museos de Turell, supo de inmediato que debía llevar a la gran pantalla esa manera tan alienígena de jugar con la luz.
¿Pero cómo se explica la presencia de este museo en el medio del altiplano salteño? Fue una ocurrencia del magnate Donald Hess, dueño de la Bodega Colomé y de la Hess Art Collection quien tras enamorarse de los paisajes calchaquíes decidió que era el lugar perfecto.

Fotos: Gentileza Bodega Colomé
Donald Hess y James Turrel // Fotos: Gentileza Bodega Colomé

A Turell también le pareció apropiado, tan similar a su amada Arizona, donde trabaja, reside y está levantando su magna obra: un complejo gigante en el cráter de un volcán inactivo. Mientras más remoto, mejor.

” Un museo de la luz en el medio de montañas famosa por sus colores, por esa costumbre de jugar con la luz del sol blanco de cada día. “

Publicidad

Pero, si se piensa un poco, tiene mucho sentido. Un museo de la luz en el medio de montañas famosa por sus colores, por esa costumbre de jugar con la luz del sol blanco de cada día. Una obra de arte adentro y otra afuera, en la soledad de la naturaleza. Que magnífica síntesis para tantas emociones en un solo viaje.

Fotos: Gentileza Bodega Colomé
Fotos: Gentileza Bodega Colomé

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here