Juli Suanno: Una usina de arte móvil

0
495

La cantante y compositora presenta nuevo material donde además saca a relucir sus dotes de realizadora audiovisual. Generada en plena cuarentena, “Utópica” –su nuevo sencillo- es un manifiesto para estos tiempos de cierto desconcierto. Desde sus comienzos hasta su experiencia en otras ramas de arte en esta entrevista para RANDOM.

En ocasiones casi tres minutos bastan para destacar a una artista. Eso ocurre con el videoclip “Utópica” donde Julia Suanno condensa varias disciplinas artísticas que aprehendió con sumo talento. Además de escribir, componer y cantar; actúa y dirige la pieza audiovisual que le permitió a la artista reconectar con su profesión de realizadora. Pero además es una performance digital donde la creatividad se manifiesta en cada segundo. No hay detalle que pasa desapercibido gracias a su minuciosa intervención. Es una pieza exquisita, estética y sonoramente muy bien lograda que, con una progresión a través de esos elementos y del montaje, terminan plasmando esa sensación de encierro y oscuridad que deja esa mirada “Utópica” sobre el mundo.

Radicada en la ciudad de La Plata, Suanno en sus canciones se mueve cómodamente entre géneros urbanos como el hip hop, pop y rock, incursionando en otros ritmos y sin restricción ni miedo a fusionar diferentes estilos. Le digo que es una usina de arte móvil y asiente –entre risas-el concepto: “además de hacer todo eso soy muy trabajadora y media obse para laburar y quizás el año pasado me enseñó y me ayudó a no ponerme tantos objetivos y andar marcando el camino. Estoy como más ‘a donde me lleve el viento’ o el destino o el universo, quien sabe, en fin. Va a ser un año para compartir mucha música nueva, quiero seguir acompañando mi música con audiovisuales y si volvemos a los escenarios pronto poder hacer un buen show, con la banda y las bailarinas y unas buenas visuales, pero tengo miedo que sea más una Utopía (se ríe) Así que por lo pronto terminado de darle forma a la nueva música para compartirla pronto”, cuenta sobre sus próximos pasos.

¿Qué balance hacés de la producción de tan bien logrado videoclip?

Estoy súper contenta de todo el trabajo que hicimos con todo el equipo. Pude dirigir el videoclip y estar ahí frente a la cámara porque tenía plena confianza en ellos. Y porque habíamos antes trabajado un motón la idea. Yo lo disfrute mucho, ya había dirigido varios videoclips pero esta vez me tocaba estar atrás y delante de cámara, y a pesar del desafío: ¡No la pude pasar mejor!

La mirada que propone Utópica y la realidad que nos impone la Pandemia, la hace una canción actual, ¿Cómo la fuiste gestando?

Utópica es una canción que surgió en el medio de la cuarentena, me acosté un día tarareando la melodía del estribo y en esa melodía Utópica era la única palabra que apareció, la grabé en una nota de voz y al otro día me levanté, armé un beat con un bajo medio podrido y oscuro y escribí la letra en el medio de un freestyle en mi habitación. Luego hicimos toda la produ con Gero Franco, el productor, vía Zoom. Cuando todo fue aflojando un poco, aprovechamos para filmar el videoclip, pero lo mismo, con un grupo pequeño para cumplir protocolos y haciendo todas las reuniones previas vía zoom. Todo muy digital.

Paradójicamente el inconformismo que soporta la protagonista propone la voluntad de ir hacia la acción, ¿Una idea de la utopía como algo alcanzable –y no quimérico-para modificar realidades?

Las esperanzas que tenemos para con el mundo son las que nos mantienen vivos ¿no? Pero a veces esos pensamientos tan inocentes y utópicos nos generan desilusión cuando caemos en la cuenta de que las cosas no son o no funcionan como queremos. Pocas veces nos preguntamos como el otro las ve, creemos tener la verdad, saber lo que está bien y lo que no. Individualmente todos sentimos que nuestra mirada es la de la vereda correcta. Quizás la empatía real sea una Utopía y no hay forma de llegar a ella. No sé si respondí la pregunta o me fui por las ramas, en fin, Quizás yo soy demasiado Utópica.

¿Qué podés adelantar del resto de las canciones que componen el disco?, entiendo que habrá mezcla de géneros y estilos, tanto en el álbum como en las canciones, tal como te caracteriza…

Sí, se viene un álbum que me da lugar a moverme por los lugares que yo quiera, como quiera. Por lo tanto, con tanta libertad de por medio ¿Cómo no investigar géneros y estilos? Creo que todos los temas siguen teniendo mi esencia, yo los escucho y me re escucho, en mis letras, en mis melodías, pero a diferencia del primer disco hay unos sonidos más sintéticos, más oscuros quizás. Estoy metida mucho más en el proceso musical que en “No Es Amor Si Contamina”, las produ de voces las estoy haciendo yo y estoy investigando también desde ese lugar mi voz como instrumento.

La pandemia además de limitaciones que trae, ¿Creés que también activa la creatividad? Porque en tu caso has lanzado hasta un video grabado con el celular, verdad?

Creo que la creatividad es un poco la supervivencia del alma y de la mente. Y suele ponerse más activa en momentos complejos o tristes y estamos atravesando uno de ellos. Así que si, hay que ver cuánto dura la creatividad si esto se extiende mucho (sonríe). A fines de 2020, luego de estar todo el año componiendo y sabiendo que Utópica iba a salir recién en Febrero o Marzo de 2021, porque estábamos organizando el rodaje del video y terminando de mezclar y masterizar el tema, tenía la sensación que necesitaba sacar algo antes de que termine el año para darle un poco de sentido y apareció MÁ$. Es una canción que habíamos armado con Gero hacia bastante y que yo sabía que no entraba dentro del disco. Así que un día amanecí y dije esta canción sale ahora en diciembre, llamé a un amigo y le dije “filmemos un videíto con el celu” y lo largamos. Y la verdad es que es un video y una canción que me encanta, toda echa en casa.

Viajando a tus comienzos en la música, ¿Cómo fue tu infancia porque te imagino relacionada muy de cerca al arte en general?

Siempre, no me recuerdo de chica si no es bailando o actuando o cantando. Nací en Daireaux (provincia de Buenos Aires) y como todo pueblo o ciudad pequeña no hay mucha cosa que hacer. Hice muchos años teatro con la intermitencia de que no todos los años había actividad, cada tanto había con quien tomar clases de canto, en fin, hice lo que tenía al alcance. Después, más de adolescente tuve mis bandas de covers, en algunas componía algo también, pero bueno todo muy limitado. Hasta que en 2010 me vine a La Plata y me sentí en mi casa, en una ciudad con tanta cultura y tanta gente haciendo las mismas cosas que a mí me gustaban. Por eso también me siento y me proclamo Platense.

Además tu ciudad es lo que Memphis a la cultura de USA, ¿Cuáles son tus referentes e influencias, quizás muchas de ellas inconscientes?

Tal cual, como decía La Plata es una ciudad que levantas una baldosa y además de mojarte los pies (risas) sale un artista, estamos rodeados de centros culturales y espacios para el arte. Y mis referentes van de un lado a otro. De chica me fanaticé por los Beatles, sola, porque me habían regalado un CD con una especie de MP3 con toda la discografía y las letras, me pasaba horas sentada cantando, es más por mucho tiempo solo canté en inglés. En mis bandas de la adolescencia me paseaba por Nirvana, Red Hot, bien gruch. Después en mi casa se escuchaban cosas más nacionales, algo de Charly, algo de Fito, Baglietto, Vitale, Sandra Mihanovich, me acuerdo de eso. De piba tuve mi época más popera con Black Eyes Peas, No doubt, Britney, y más hip hopera con Eminem y Missy Elliot, Snoop Dog…. Pero también más baldosa como Norah Jones, Joss Stone, Amy Winehouse. De grande conocí al Flaco Spinetta y me explotó la mente, hice muchos años de Teatro Musical también, creo que ahí hay mucha cosa inconsciente, esa forma de cantar casi rapeada, hablada, actuada; viene de ahí creo.

¿Cuándo sentiste que debías correrte de algún modo de otras actividades y apuntar a tu carrera? ¿Se fue dando paulatinamente o hubo un hecho puntual?

Hubo años puntuales creo. Uno fue en 2016, estaba muy metida en mi carrera de audiovisual, trabajando como Directora de Arte, había también dirigido un par de videoclips y estaba terminando mi carrera, y tenía la música súper abandonada. Había dejado el Teatro Musical también porque el ambiente no me cabía nada. Ese año decidí anotarme en la carrera de Música acá en La Plata, no duré mucho, porque estaba cansada ya de lo académico, venia de 8 años de carrera y me estaba metiendo en otra, pero a mitad de año apareció un proyecto de una banda que ya venía tocando que fue “Pichicho” y ahí empecé a darle más bola al proyecto que a la facu y dedicarle todo mi tiempo a la música. En 2018, cuando me voy de Pichicho fue otro punto clave, donde me pregunté si quería seguir con la música y sentí que sí, que tenía cosas para decir, que tenía ganas de subirme al escenario a cantar cosas que salieran de mí, que me representaran, que me vibraran y acá estoy.

¿Cuáles fueron los momentos o situaciones que más te movilizaron de tu carrera?

El día que presenté “No es amor si contamina”, mi primer disco, a fines de 2019 en El Teatro Opera de La Plata. Tuve una sensación arriba del escenario de felicidad que no había tenido antes, desde los 12 años me subí a escenario -o quizás antes- y creo que también es una sensación que no voy a volver a tener porque fue de “primera vez”. Tuvo que ver con eso, estar haciendo mi música, mis temas, mis melodías, mi mensaje. Hermoso. Después la verdad que cada vez que me subo al escenario me movilizo, es mi lugar en el mundo, donde soy feliz. Es que no vine al mundo para otra cosa que no sea para eso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here