Antes de los 30: CEO e influencer

0
1376

La empresaria catamarqueña Florencia Sosa representa a la perfección la identidad de la nueva generación de empresarios argentinos que comparten con naturalidad y éxito los negocios en la vida real y la presencia en redes sociales.

En 2018 Florencia Sosa se hizo cargo de un grupo empresario comprende a ECA -servicio de emergencias médicas y prepaga- y Minerva Farmacias en su provincia natal de Catamarca, la empresaria Florencia Sosa analiza aciertos en tiempos de pandemia. Creadas por su padre Emilio Sosa hace 35 años, el grupo ECA ya era líder en el sector cuando Florencia comenzó a liderarlo tras el fallecimiento de su padre.

A pesar de su juventud, Florencia no es ninguna improvisada, por el contrario, es egresada de la Universidad de Yale en Business y Finanzas y fue criada tanto por un padre como por una madre abocados a los negocios. A pesar de que las empresas de su padre funcionaban bien, su arribo a la dirección de ECA y Minerva marcó una nueva impronta personal de Florencia Sosa que hizo más hincapié en lo visual, el aggioranmiento tecnológico y la innovación en los servicios que se brindan. Algo nada sencillo en un mundo dominado por hombres.

“A todas las reuniones empresarias a las que he ido, son todos hombres. Ahora asumo el puesto de tesorera de la Cámara de Farmacia, y creo que soy la empresaria más joven de la provincia”, declaró Sosa nada más hacerse cargo a los 26 años. Ya desde el principio su fuerte personalidad y su visión particular de los negocios (que supo mezclar muy bien con las de su padre) se hacían notar. “…a mí nadie me preguntó. Lo asumí, me tocó así… voy con seguridad y confianza, no le tengo miedo a nada”, decía en ese entonces.

Uno de sus primeros pasos fue cambiar la dinámica con sus empleados de un estilo más informativo que impartía Emilio, Florencia optó por el camino de la motivación, que vayan todos para el mismo lado. Mientras ella iba familiarizándose mejor con el negocio, fue conociendo las expectativas personales y los pros y contras que veían en la empresa.

Su cuidado por los trabajadores se vio puesto a prueba por la pandemia. Si bien asegura que estaba preparada para atravesar una crisis, confiesa que el coronavirus fue algo que la tomó por sorpresa. Pero la experiencia como líder desde 2018 le dio buenos reflejos para adaptarse a las restricciones con solidez. “Respondimos en forma rápida. Mandamos a sus casas a todas las personas mayores de 60. Quienes trabajan en servicios que no son de vital importancia mantener empezaron a hacer homeoffice por primera vez”, dijo cuándo la pandemia ya se había hecho sentir con fuerza en casi todo el país menos en Catamarca.

Por esos reflejos de los que dice hacer gala, Sosa estuvo en los titulares de los medios nacionales por haber traído a Catamarca, en medio de la pandemia, a Rowa. Se trata de un robot alemán de U$D 150.000 que automatiza el almacenamiento, control y entrega de medicamentos, de forma que se mantiene una saludable distancia entre cliente y producto. “Pensamos que sería un buen momento para abrir las puertas con alta tecnología internacional”, dice Sosa.

Este respeto por la crisis les permitió flexibilizar y adaptarse y sobre todo cambiar hábitos antes que muchos, así lograron pasar a lo digital, implementar el e-commerce, la consulta médica online y la receta digital. “Eran cambios necesarios, pero hasta ahora eran canales que ofrecían mucha resistencia en la sociedad. Por suerte hoy los abrazan”, advierte Sosa.

El crecimiento de ECA fue notable en sus primeros meses con un aumento de hasta un 15%, sobre todo en el plan de Emergencias. Durante esos días se triplicaron las consultas telefónicas y se realizaron hasta 400 atenciones diarias. En el aspecto de la venta de medicamentos, si bien durante las tres primeras semanas de marzo las ventas de medicamentos bajo receta crecieron 19% y las de los remedios de venta libre 33%, en abril cayeron los números y se registró un 30% menos de recaudación. “Esta situación nos asustó, entonces hoy somos cautelosos. Vamos a cuidar a nuestro personal y a nuestros recursos y a seguir como se pueda en el año”, Comentó en los medios la CEO.

LA INFLUENCIA DE LO VISUAL

Florencia Sosa amalgama una faceta de los empresarios Milleniales que hoy están empezando a dominar el horizonte de los negocios que es la presencia, la familiaridad y, en el caso de Florencia, un aprovechamiento de las redes sociales como una extensión más de persona y pasión.

En el caso de Florencia Sosa, la empresaria cuenta con un perfil de Instagram bien desarrollado con más de 76 mil seguidores y en el que se puede ver a Sosa posando impecable y luminosa con marcas como Channel o Prada y recorriendo paisaje paradisiacos alrededor del mundo, desde Punta del Este a Los Ángeles, desde la costa atlántica mexicana a la costa azul francesa.

Sos posteos e historias nos hablan con pericia de sus pasiones y hobbies: la moda y los viajes, siempre rodeada de un estilo de vida que refleja éxito, placer y acceso. No es, sin embargo, un mero pasatiempo. Analizando sus imágenes uno se da cuenta que hay notable esfuerzo de producción y cuidado en todo lo que se muestra: las joyas, la ropa, los accesorios complementan los paisajes y las poses. No es una expresión casual sino un calculado esfuerzo de profesionalismo.

La creatividad también es notable, sobre todo en lo que respecta a los días de pandemia, donde los posteos comenzaron a trabajar piezas fotográficas más artísticas que se van sucediendo respetando un degradé de colores tan armónico que es un placer para los ojos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here