Carla Medina: Belleza Americana

0
180

La conductora actriz, cantante y doblajista mexicana repasa algunos de sus momentos bisagra de su carrera. Tras sus primeros pasos en envíos infanto-juveniles, se convirtió además en una de las grandes referente de las alfombras rojas de Latinoamérica. Y hoy brilla en una nueva faceta.

Mulan es la historia de una mujer transgresora cuyo relato se transmitió oralmente desde las dinastías del Norte en China desde el Siglo IV hasta diversas adaptaciones en el arte y en el entretenimiento, la más conocida de ellas fue el largometraje animado de Disney de 1998. En ella una joven supera varios desafíos y demuestra su coraje. Al igual que otros cuentos que han gozado de popularidad perpetua y múltiples variaciones, la leyenda de Mulan incluye algunos de los elementos comunes: el personaje principal se va de su casa, emprende aventuras y completa con éxito una aventura excepcional. Algo así sucede con la carrera de Carla Medina que sorteó obstáculos continuamente, emigró de adolescente, sufrió percances varios –hasta un accidente en soledad- y utilizó cada aprendizaje como trampolín para emprender algo nuevo: desde libros con fábulas como la de leyenda china, hasta poner su propia voz a personajes emblemáticos de la animación. Ahora se luce como conductora en los episodios estrenos del celebrado programa “Ojos de mujer” de E! Entertainment y da a conocer un nuevo aspecto: el de sus fuertes convicciones.

Carla tiene un tatuaje de una frase que le quedó grabada de esa Mulan de Disney del 98 que reza: “la flor que florece en la adversidad es la más rara y hermosa de todas”. Para ella ese es uno de su leimotiv de su vida, algo que la conecta con su esencia. Fuera de ese envase de perfección estética, de un rostro que condensa tantas corrientes de la belleza americana, demuestra que no hay que dejarse encantar sólo por las apariencias. Incluso el Edén puede ser aún más atractivo por dentro.

“Cada vez que hay como alguna situación adversa, ojo he pasado por situaciones difíciles como todos, trato de aferrarme como a esto: ‘esta adversidad qué me está enseñando, para qué me está pasando’. No tanto desde un lugar de víctima. Qué voy a aprender de esto, qué voy a crear con esto. Es bonito que la gente lo capte porque si puedo ser como una especie de ejemplo, de motivación para alguien que la está pasando mal o que está teniendo un momento como el que decía yo: ‘no veía la luz del túnel, no sabía que era lo que iba a pasar conmigo’. Pero a lo mejor puedes decir ‘para qué me está pasando esto’, en que voy a crear con esto y en qué voy a confiar”, nos cuenta en esta entrevista exclusiva para RANDOM.

Medina grababa en Buenos Aires para Disney Channel cuando trastabilló por las escaleras y se lastimó el nervio ciático. Estuvo varias semanas postrada sin su familia ni afectos cercanos. Tras varios años de programas constantes nunca se había detenido tanto tiempo y fue ahí cuando se dispuso a reflexionar y replantearse sobre las experiencias que la habían enriquecido y cuales la habían dañado. Supo que todos los cuentos de hadas que le narraron desde niña poco tenían que ver con la realidad. Y ahí nomás se puso a escribir bocetos que luego terminaron en libros y en una nueva actividad placentera. “Fue una historia que se publicó y que me permitió viajar a muchísimos países gracias a ella. Qué lindo que esto nazca de la adversidad”, dice al recordar su paso por nuestro país al que desea “volver pronto y promover la segunda temporada de Ojos de Mujer u otro proyecto”.

Carla terminó la carrera de Ciencias de la Información y Comunicación en la Universidad de Monterrey. Además estudió teatro, canto, danza y flamenco. Tras su importante participación en el popular programa Zapping Zone, puso la voz para el personaje de Trixie en la banda sonora de Toy Story 3. Además, grabó las voces de Vivia en toda la saga de Tinker Bell, de Teddy Ivy en Buena Suerte Charlie, de Evanora la Bruja Malvada del Este en Oz el Gran y a Bellwether the Sheep en la película de animación de Disney Zootopia. Actuó en la película “High School Musical: El Desafío” donde interpretó a “Marifer” la malvada capitana del equipo de vóley. En esta película interpreta una canción llamada “Tu Sueño”. Desde hace ocho años es uno de los grandes rostros de E! Entertainment.

¿Cómo fue la previa para el estreno de este gran show “Ojos de mujer” que te tiene como conductora?

Dormí fatal, estoy por demás emocionada, no pegué un ojo en toda la noche, no por nada nada malo, nada grave pero porque no me la creo y en unas horas las personas van a poder ver un proyecto que se hizo con tanto corazón, mucho esfuerzo, que en mi caso llegó en un momento de desesperación. Me urgía regresar a la televisión, incluso me estaba como cuestionando “¿Volveré a la televisión o no? después de esta pandemia que atravesamos todos”. A cada quien le pegó de cierta manera, entonces emoción, nervios, felicidad, gratitud. Sobre todo quiero que la gente se entere y que lo vea.

¿Es cierto que vamos a conocer otra Carla? Una Carla Medina con una opinión bien fuerte y eso también es otra faceta tuya que tendrás ganas de develar…

Por supuesto, hasta ahora se da esta oportunidad y me siento muy afortunada en realidad y lo contaba en una entrega de premios que tuvimos, les decía me siento súper afortunada porque he vivido cada una de las etapas de mi vida al máximo, no me he querido adelantar, viví mi niñez aún y cuando estaba en televisión y la viví al máximo, mi adolescencia la viví el máximo en tu país.

Incluso hasta esa etapa era casi televisada, hasta tu fiesta de 15…

Para empezar no puedo fingir que soy menor de edad (risas) La gente sabe mi edad perfectamente y no puedo hacerme la más jovencita. Pero he disfrutado cada una de estas etapas al máximo. Y esta es una etapa muy real, es una etapa en la que me estoy abrazando también como mujer por primera vez, me estoy aceptando, estoy viviendo en pareja por ejemplo. Estoy viviendo otras cosas y que llegara este proyecto a mis manos en este momento es perfecto porque puedo abrazar quién soy yo. Y además sentirme orgullosa de quién soy yo porque es algo súper valioso. Mi historia es valiosa así como la historia de cada una de mi panelistas estrellas, no hay casualidades. Después de la pandemia que llegara este proyecto en el que yo me cuestioné si volvería a la televisión alguna vez, es que todo estaba en pausa. Cuando llegó la propuesta y se acercó Marcello Coltro (Director de Programación y Producción Original para los países de habla hispana en Latinoamérica de Universal Internacional) y me dijo: “tengo este proyecto para ti porque he estado viendo todo lo que has hecho en la pandemia y has estado liderando círculos de mujeres, dando clases de meditación todos los miércoles. Esa es otra faceta de Carla que no conocíamos y que también queremos ver y nos acerca a la mujer que eres”. Me empecé a llenar de lágrimas, empecé a llorar, que lindo volver a la televisión, como que no veía la luz al final del túnel y cuándo llega este proyecto fue “no lo puedo creer”. Y llega este proyecto que antes pues nadie me había dado esa oportunidad de mostrarme como soy como mujer, no tanto como profesional, no tanto como conductora, actriz, lo que sea. Sino como mujer. ¿Quién es Carla? Y eso asusta, pero está padre.

Alguna vez contaste que en un casting te dijeron que pasaban de vos porque estaban buscando guapas. Imagino que también te puede haber ocurrido al revés por tu belleza innata, ¿Cuánto perjudica el subjetivo estereotipo de quién selecciona o del mismo medio?

Pues te lo agradezco y gracias, lo tomo como un cumplido. Qué lindo que recuerdas esa experiencia que hice pública y como las palabras de alguien que no te conoce te pueden llegar a tumbar porque yo me acuerdo que salí devastada de ese casting. Por otro lado, cuando yo hice el primer casting para E! me llamó una productora externa que estaba realizando esa prueba y me conocía porque ya había trabajado conmigo. Me dijo “estamos buscando conductora”. Y yo me acuerdo de responder “no, pero sus conductoras son guapísimas, son Miss Venezuela, son altísimas, inteligentes”. Decía #no encajo en el perfil”. De todas maneras fui diciendo “no voy a quedar”. Finalmente quedé y tuvimos un programa precioso y ya voy para 8 años de estar en la empresa. Me acuerdo también que yo solita me ponía como ciertas etiquetas pero, por el contrario, no es que dijeran “esta es la bonita”. Al contrario, yo sola decía “tal vez no soy este estereotipo de belleza que existe porque no lo soy”. Entonces lo que yo hice fue prepararme de otra manera. Me acuerdo la primera vez que se me dio la oportunidad de conducir una alfombra roja y que no sabían sí yo ya me iba a quedar con eso, era como una especie de prueba. Me dijeron algo así “vamos a probar contigo a ver qué tal”. Así que yo dije voy a estudiar como loca porque voy a estar al lado de una superconductora, en aquel ese momento era Patricia Zabala, una divina. Pensaba nadie me va a voltear a ver, o sea nadie va a querer hablar conmigo. No dormí, no pegué el ojo en toda la noche, aprendiéndome data, aprendiendo quiénes iban, quiénes podrían llegar a pasar esa alfombra roja, las nominaciones, la discografía, absolutamente todo. Y la verdad es que ahí fue cuando yo pude lograr demostrar la esencia de quién soy yo fuera de cómo me veo. Esa pasión por lo que hago, también de darle ese valor a cada persona que pase o que yo entreviste. Y creo que eso fue lo que también vio Marcello y que yo lo escucho hablar de mi trabajo: “esta mujer es muy inteligente”.

Nada menos que valorar toda tu integridad…

Y eso para mí es el mejor halago que me pueden dar. Siempre he luchado con eso de “ok, no soy lo que se ve”. Para algunos puede ser guapa para otros no, en gustos se rompen géneros Pero quién soy por dentro y eso es lo que hago, trato de nutrir porque de eso no hay duda. Por supuesto que sí nos juega en contra pero a todas las mujeres, el cómo te ves siempre te va a jugar en contra. No eres monedita de oro para gustarle a todo el mundo, hay personas que tal vez nos van a ver y decir “es la mujer más gloriosa y diosa de la vida” y otras personas van a decir: “no es mi tipo”. Si tú basas en qué es lo que vas a opinar según cómo te ves, pues entonces estás perdido. Eso es algo que no puedes controlar, lo que tú puedes controlar es lo que hay dentro. Esa preparación, esa pasión, esas ganas de hacer lo que te gusta, el no rendirse, eso es quién eres en realidad. Y me costó mucho tiempo aprenderlo y entenderlo y no tomarlo personal. La que mencionabas del casting ese que hice público fue una de las poquitas experiencias que tuve como un poquito negativas. Fue la que me llevó a pensar: “esto no me define”. Lo que esa persona piensa de cómo me veo no me define. Me define qué es lo que yo hago al respecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here