Cine: James Gunn de la Galaxia

0
634

James Gunn es uno de esos adolescentes de 44 años de hoy -adolescencia tardía le dicen- que no perdió la frescura y logró pasar de hacer películas con presupuestos de dos millones de dólares (Súper) a realizar su última película con 200 millones de dólares (Guardianes de la Galaxia de Marvel).

Este famoso director no sólo responde las preguntas sino que las interpreta utilizando todo su cuerpo: ojos, músculos faciales, se para, se sienta, dejando a la vista sus dotes actorales. Cabe recordar que actuó en varios de sus proyectos.

James se confiesa en una nota que calificaríamos extremadamente íntima y sin el glamour que podría presumir cualquier director que triunfa en Hollywood. En sus propias palabras James confiesa que de niño era rechazado, dejado de lado, y no se podía conectar con sus compañeros de escuela, algo que fue forjando su mundo rodeado de comics que el mismo dibujaba, hasta comenzar a filmar casi como un juego a los 12 años. Una pasión que compartía con sus hermanos, dos de ellos dedicados también al cine. La vida le dio revancha y hoy disfruta del éxito de “Guardianes de la Galaxia” donde dirigió, actuó y co-guionó, además de un sinfín de proyectos, entre ellos la segunda parte de Guardianes… que se estrenará en el 2017. Sin más, bienvenidos a la galaxia de James Gunn.

Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)
Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)

-¿Cómo fueron tus comienzos desde el minuto cero? ¿Un comienzo complicado?
Siempre es complicado el comienzo, y es muy buen comienzo hacer cosas malas en principio para que luego vengan las buenas, así se aprende. Te puedo decir que por suerte siempre hice lo que me gustó, que es el cine. Pasé tiempos difíciles, había días que trabajaba 24 horas, eran momentos de esfuerzo pero lo hacía porque me gustaba. Supongo que los resultados de hoy tienen que ver con mi pasado, en mi adolescencia filmaba, hacia mis peliculitas, las editaba y era muy fan del cine independiente. Eso me dio la posibilidad de poder dirigir en Hollywood.

“… el mapache en “Guardianes” lo siento como mi hijo, Ese personaje lo hice con mucho corazón, conviví un tiempo con mapaches para poder hacerlo real con todas sus características.”

 

– Sé que has estudiado psicología, además de cine y Bellas Artes, ¿Esto influye a la hora de armar tus personajes?
Sí, claro, tiene todo que ver. Comienzo trabajando una idea, la voy armando parte por parte y si es necesario hago cambios, no sé cómo ocurre pero vienen a mí las ideas. Durante ese proceso los géneros son secundarios, me interesan los personajes principalmente de dónde vienen y hacia dónde van. Voy trabajando cada uno de ellos para que se conecten emocionalmente y que dejen un mensaje. Por ejemplo, el mapache en “Guardianes” lo siento como mi hijo. Ese personaje, lo hice con mucho corazón. Conviví un tiempo con mapaches para poder hacerlo real con todas sus características. Quiero que la gente se identifique con ellos, que vean que los humanos no son perfectos, que hay espacio para los rechazados. Yo fui un chico rechazado en mi adolescencia, era dejado de lado, no tenía amigos. Era bastante solitario, siempre dibujaba y miraba películas. Por eso les pongo corazón a mis personajes con sus cosas buenas y malas.

– Ahora todo cambió para vos, todo el mundo quiere estar cerca de tuyo…
Sí, pero yo soy una persona bastante normal en mis relaciones. Vivo con mis padres en la misma casa, conservo los amigos de siempre, hago las cosas de siempre. No me considero el director de Hollywood cliché que tiene otra forma de vida. La diferencia está en que hace algunos años, si una chica me ponía en Facebook que me veía lindo, yo lo veía sincero. Hoy si lo hace, sé que entre una de las posibilidades está que lo haga para trabajar en algunas de mis películas (risas).

– ¿Significó mucha presión trabajar con un presupuesto de dos millones de dólares y luego hacerlo con uno de 200?
Trabajar con un presupuesto grande después de haberlo hecho con uno ajustado no me dio miedo. Sentí libertad, tranquilidad, que podía trabajar sin presiones ni preocupaciones, volar con la imaginación y que los tiempos serían óptimos, con más dinero se puede agilizar todo. Igual, cuando te gusta hacer cine, podés trabajar de manera independiente con presupuesto acotado con tal de hacerlo.

– No puedo obviar preguntarte por nuestro país y el cine, ¿Conocés algo de Argentina?
Argentina me encantó, fui al festival de cine en Mar del Plata, amé esa ciudad. Muy lindo lugar y me trataron muy bien, no vi películas argentinas, tengo que hacerlo, sé que son de buen nivel y tienen buena imagen pero no me he dado el tiempo para eso.

– Siempre se dice que en Hollywood se acabaron las ideas y por eso el auge de la remake, ¿Qué pensás de eso?
Hay una cuestión de que es preferible invertir en lo seguro y no arriesgar. Y las nuevas ideas a veces pueden implicar un riesgo que los productores prefieren no tomar. Por otro lado, creo que sí se arriesga y hay mucha creatividad en las series. Hay series impecables y la gente en Estados Unidos en este momento está muy enganchada. Es increíble cómo captaron la atención del espectador, debería preocupar a la industria del cine. En mi opinión es por eso que la gente no va tanto al cine, por la alta calidad de las series.

Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)
Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)

– El juguete nuevo de los espectadores seria las web series…
Sí, pero tengo una opinión contradictoria de las web series, por un lado me parecen que son prehistóricas, nacieron prehistóricas, están condenadas a morir en cualquier momento. La web es de 1999, es vieja, en realidad no son futuristas son arcaicas. Pero son una posibilidad para los que recién empiezan, es algo para hacer escuela y para formarse de alguna manera.

– Y los críticos de cine, que suelen ser un dolor de cabeza en Hollywood, sobre todo los que atacan una película con el calificativo de pochoclera…
(Risas) Sí, mis películas pueden ser “pochocleras” pero no me importa porque cuando tengo un proyecto me gusta que se haga como a mí me gusta. Y el éxito tiene que ver con otra cosa, te agradezco que hagas esta pregunta porque hace rato quiero expresarlo. Lo que realmente me importa es que cuando la gente salga del teatro se quiera un poco más, eso me hace sentir exitoso.

Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)
Fotos: Cortesía FICCI, David Rhenals y Marcelo valles (Desde Cartagena)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here