GERARDO FELDSTEIN, con los pies y sin cabeza, es mejor.

0
902

Expresar algo a través del cuerpo, en detrimento de la expresividad gestual del rostro, es sin duda un ejercicio difícil. Sin embargo, Gerardo Feldstein se embarca en esta tarea con una obra realista pero haciendo uso del recurso poético de la hipérbole, donde la expresión corporal y las posibilidades comunicativas del hombre, en clave teatral, son el relato a develar.

Este artista argentino llega a la escultura a través de la pintura, pero su formación es amplia e incluye una carrera inconclusa en ingeniería electrónica, teatro y hasta un instructorado en gimnasia psicofísica, todas herramientas y lenguajes que sin dudas se combinan tanto en la mirada y el discurso, como en acabado de su obra. La relación del hombre consigo mismo, con el entorno, el efecto de los sentimientos y cómo encarnamos nuestras labores son algunas de las claves del trabajo de este artista que hace de la problemática existencial su tema.


 

¿Cuales son tus referentes e influencias dentro y fuera del mundo del arte?

En el plano internacional, artistas como George Segal o Alberto Giacometti, de los nacionales Pablo Suarez y Marcia Schvartz, entre otros . Fuera de lo puramente plástico, quien fuera mi maestro de teatro Carlos Gandolfo. Y en literatura los escritores Carlos Castañeda, Octavio Paz, Roberto Juarroz. Mi viejo.

¿Cómo y cuándo comenzaste a trabajar como artista?

Tiempo después de haber abandonado la carrera de ingeniería. Retomé lo que me gustaba hacer de niño, pintar. A fines de los años ochent, comencé a trabajar en cuestiones relacionadas al arte. Pero a trabajar en un sentido profesional, con dedicación total y con sustento en la profesión, desde el 2000 aproximadamente.

¿Porqué elegís mostrar la figura humana, o parte de ella, pero siempre sin la cara?

En mis primeras series escultóricas las figuras aparecían sin cabeza. En la actualidad, si bien tienen cabezas, son formalmente más pequeñas que el resto del cuerpo.
Los porqué en realidad, son enigmas que –como ideal – sería bueno los descubriera el espectador.  A modo de pequeña pista diría que me interesa más la expresión del cuerpo en general que la facial. El cuerpo es más sincero. La cabeza contiene al cerebro, el cerebro es especulador, por eso en mis personajes, prefiero dejarlo de lado.

gerardo

El componente realista y humorístico aparece en todas tus obras, pero sin embargo parece haber algo más atrás ¿cómo construís ese relato?

No sé cómo lo construyo. Lo interesante en el hacer artístico es que el relato se va construyendo a pesar de uno, va apareciendo sin que uno se lo proponga. La obra, si realmente es tal, tiene autonomía del propio autor.
Ese “ser humorístico de la obra”, o eso que subyace en ella, son características que escapan a lo que uno – en general – se propone, si es que se propone algo. La creación no es lineal.

¿Cuáles son los materiales que trabajás? ¿Cuál es tu proceso de trabajo?

Los materiales son muchísimos: resinas , maderas, yesos , cementos , hierro, etc . Voy mas a ferreterías que a “artísticas”.
En cuanto al proceso de trabajo, es de características muy variables. A veces son series, a veces no, a veces voy y vuelvo de una propuesta a otra. Las obras son como hijos o amigos: hay días que unos te necesitan más que otros –o vos a ellos- . Trato de “escuchar” esas mutuas necesidades y proceder acorde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here