Entrevista | Juan Sorini

0
1439

A diferencia de sus compañeras de elenco Juan Sorini -protagonista de la película “Desearás La Mujer de tu Hermana”- espera en una habitación normal (sin grandes pretensiones, ni decoración excesiva). El ambiente es totalmente descontracturado, a punto tal que se retira unos minutos en búsqueda de una bebida. “¿Me esperás un minutito que voy a buscar algo para tomar?” y deja una mirada de galán al atravesar la puerta.

Juan está distendido, se permite bromear con las chicas de prensa, y hasta pareciera que las intimida con sus gestos de un actor simpático, atractivo y sensual. Él conoce sus atributos, sabe de su poder de seducción y ellas le siguen ese juego. Aunque a los pocos minutos de iniciar la entrevista, el perfil del galán seductor dista lejos de ser el estereotipo donde este actor cuadra. En el fondo sigue siendo ese pibe que vino de Rosario para hacer lo que le gusta: actuar.

dsc_2386_finalbn-copia

Como todo aquel que persevera triunfa, según dice el refrán, esto se puede aplicar a lo transitado por Juan. Tuvo su comienzo con Gasalla en la obra “Más respeto Que Soy Tu Madre”, pero su popularidad llegó con la comedia “Viudas e Hijas del Rock and Roll”. Allí tenía el rol de Tony, un petisero gay que enamoró a su patrón, encarnado por Juan Minujín.

Ahora le toca esta nueva etapa, ser protagonista de su primera película, la cual ha generado una gran polémica.

“Me sentí cómodo” comienza diciendo; y agrega “Cuando hay entendimiento con el material, la autora (Erika Halvorsen) y el director (Diego Kaplan), entonces ya hay un disfrute importante”.
El proceso para llegar al largometraje fue prolongado. Al principio, estaba la idea de hacer una obra de teatro dirigida por Halvorsen pero no se llegó a concretar. Paralelamente, había conversaciones entre la escritora y Kaplan para llevar el libro al cine. Y fruto de esas charlas surge el nombre de Juan Sorini para hacer el personaje de Juan Rojo y le hicieron unas pruebas para ver si daba con el rol.

“Desde que Diego me vió enseguida me dijo que quería correr la melodía de comedia que tengo en la voz y que necesitaba un Juan Rojo casi de radioteatro”, comentó el actor. En la película se nota esa voz impostada, casi sobreactuada y que en definitiva, es lo que el director buscaba.

El filme está prohibido para menores de 18 años pero Sorini se lo toma como algo positivo. “Para mí es un adelanto, marca un precedente, porque evidencia como estamos hoy y de ahora en más él que quiera hacer una película tocando estos temas, va a tener una mirada más liviana” y agrega serio. “Esto marca una ruptura en el cine de ésta época”.

Luego comenta que él está de acuerdo con sus compañeras de elenco en que esta película debe ser para mayores de 16 años. “No son los dieciséis de mi época, los chicos de hoy tienen todo a mano”. Y sigue “Seguramente las chicas van a hablar de esto y lo van a defender”. Las chicas a la que se refiere el actor, son sus compañeras de rodaje Carolina “Pampita” Ardohain y Mónica Antonópulos; quienes caracterizan a las hermanas Ofelia y Lucía respectivamente.
Ha pasado tiempo desde que se embarcó en este proyecto, y es tiempo de recoger los frutos de ese esfuerzo. Hoy se siente mucho más seguro como actor; sin dudas, la experiencia de un filme deja una gran enseñanza y él humildemente acepta todo lo recibido. Entiende que no hay división entre su vida y la actuación, porque sostiene que ambos proyectos van de la mano, ya que el actor, a través de los años, va madurando.

img_0947

“Es mi primer protagónico y siento que crecí desde mi última actuación en Viudas e Hijas; así seguiré, no me quedo con el hecho de haber llegado a este lugar”, comenta con naturalidad y de manera espontánea, entendiendo que en una profesión como la de ser actor hay que trabajar mucho y que nunca está todo dicho.

“Soy muy joven, tengo 10 años en la profesión y este protagónico lo tomo como si me hubiese recibido en la carrera de medicina; creo que recién a los 50 años, y después de cierto bagaje, aparecerá el actor”.

Si bien parece un hombre sereno, a veces se deja ganar por la incertidumbre, pero el deseo de actuar es mayor. Lo siente como una vocación y que encontrarla es el bien más alto, porque se motorizan una gran cantidad de sensaciones que le permiten decir que su mayor pretensión es la de ser un actor. Luego de haber estudiado un par de años de teatro en Rosario, decidió dar el salto y venir a Buenos Aires. “Necesitaba expandirme y proyectarme” dice con gesto reflexivo, porque atrás quedaron el jugador de rugby, y la carrera de Kinesiología.

“En el futuro, quiero hacer de todo” se toma unos segundos para pensar y sigue: “luego veremos en qué orden, pero también hay algo incontrolable y es que el proyecto va apareciendo”. Se lo nota distendido y disfrutando de este momento, sin expectativas a cerca sobre qué llegara primero y qué vendrá después. En este momento Juan sabe que todo sirve para la formación como actor.
De todos modos, si le dan a elegir dice que: “si me preguntás en este preciso momento qué es lo quiero hacer, te digo que me encantaría hacer una película”. Lo dice para continuar con la misma dinámica con la que viene trabajando hasta el momento, para seguir ganando práctica.

img_0944

“En una tira diaria estás grabando durante un año, es bueno porque tenés continuidad en el conocimiento que vas adquiriendo” y agrega: “en cine es menos tiempo, serán unas seis semanas; por eso lo más interesante es agarrar dos o tres proyectos de cine para ganar esa experiencia”. Es notable como Juan, siempre pone en el acento en el aprendizaje. No le conforma llegar a la cúspide, su deseo es seguir creciendo en lo que hoy está haciendo. Esta película le da un hándicap para posicionarse dentro de la constelación de los nuevos actores, aunque diga que todavía le falta recorrido.

Para Sorini, estar atendiendo a la prensa es parte del trabajo y no lo incomoda. Se siente mimado, lo visten y están pendiente de él; pero internamente no se la cree, sabe que sólo trabajando es como se progresa en este oficio.

“Desearás Al Hombre de tu Hermana” es un film que ha despertado mucha controversia por la temática que trata. Y existen opiniones encontradas entre los críticos; así como también la defensa por parte de los protagonistas y la producción. En definitiva, es una película que hay que ver, para sacar conclusiones propias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here