Magui Bravi es cosa seria

0
628

Tras varias participaciones en el séptimo arte, a la actriz y bailarina le llegaron dos grandes protagónicos de género. Al estreno en varios países de “El juego de las 100 velas”, pronto la veremos en “Tú” donde se duplica en su personaje. Mientras continúa en televisión y espera retomar dos rodajes postergados, conversa con RANDOM sobre la dinámica de su carrera y la adaptación a la pandemia.

Magui es una minipyme que nunca detiene la producción y apenas descansa para luego retomar con iniciativas propias y capacitación constante. Emergida de uno de los tantos realities televisivos que fabricó centenares de famosos exprés, ella usó lo mediático para construir su carrera artística que empezó a edificar prácticamente desde los primeros años de su infancia cuando el duro entrenamiento diario y la disciplina la prepararon para el ballet.

Siempre tuvo en claro que a los dotes que vienen con los genes había que sumarle perfeccionamiento, estudio y esfuerzo, en cada etapa donde lo laboral aflojaba o tenía más tiempo libre lo utilizaba en el estudio de diferentes herramientas del arte e incluso de elementos formativos que ahora con el tiempo le agregan un plus a su carrera. Por ejemplo, haber estudiado inglés desde chica demuestra que no es casualidad que pueda realizar un casting totalmente en inglés y quedar para una película hablada en ese idioma. La suerte no le imprimió nada a su curriculum, y si ahora sorprende en “The 100 Candles Game” donde comparte casting con Amy Smart o es la antagonista del film “TU”, nada es casualidad.

“Tú” es la nueva película de terror producida y dirigida por el reconocido director Amin Yoma, quién además posee una impronta particular en su estilo de filmación. Con escenas ambientadas en los años 20 y en la actualidad, la idea nace con Luciano (Cáceres) y Amin que, desde el año pasado buscaban un proyecto que los uniera. Maggie interpreta a Eleonora, una mujer que murió en la década del ´20 antes de cumplir un deseo de amor muy intenso. Convertida en un espíritu errante y siniestro intentará cumplir su sueño a cualquier precio. “Mi personaje Eleonora era un mujer que murió hace 100 años y había que recrear un poco esos años pasados en el cuerpo, siendo que igual es un espíritu y tiene algo de fantasía, tenía que dar miedo, se buscó también jugar con la tripofobia que te da mucha impresión. Hubo mucho laburo de arte”, cuenta.

¿Es un personaje que te permitió jugar al doble papel?

En eso también se dio la magia de interpretar a Eleonora porque estaba bueno interpretar sus dos versiones, tenía esta dualidad que estuvo en la búsqueda del personaje, porque ella muere y queda como espíritu errante intentando cumplir algunas cosas –o vengarse más bien- y las personalidades son bien diferentes de cuando ella está viva y cuando ya no. El Purre que es el protagonista ya se la va a ver con Eleonora (se ríe).

“Emergida de uno de los tantos realities televisivos que fabricó centenares de famosos exprés, ella usó lo mediático para construir su carrera artística…”

¿Cómo fue la convocatoria para este proyecto con un director que ya habías trabajado?

El guion me encantó y el elenco es zarpado y tenía ganas de trabajar con todos, sólo con Inés (Palombo) –que somos amigas- ya habíamos compartido set en un peli hace unos años, así que tenía ganas de conocer gente nueva. Después ya había trabajado con Amín en una película que se llama “Madre” que se puede ver en Flow pero ahí tenía una muy pequeña participación y me sorprendió y gustó que me volviera a llamar. Él tiene una forma de trabajar diferente y hace que te preparés distinta a las escenas, con respecto a otros directores.

Sos una mujer muy perfeccionista, ¿Lo seguís siendo también en el séptimo arte?

Es así, soy muy perfeccionista en general, si bien nunca había hecho una caracterización así, estoy acostumbrada a caracterizarme desde que hacía sólo ballet, ahí sos desde un cisne a cualquier otro tipo de cosas. Siempre estuve como acostumbrada a transformarme en otras cosas. También incidió mucho que yo había hecho cine de género, venía de trabajar de otra peli que me hizo muy feliz y me dieron ganas de volver a hacer otra peli de terror.

¿Pensás que tu característica de ser muy versátil puede ser un camino de ida en este género que además ya consumías?

Ojalá eso suceda porque me encanta el género de terror, la película anterior que hice se llama “El Juego de las 100 velas” que se está estrenando en distintos países del mundo, ya se presentó en Estados Unidos, ahora se estrenaba en Taiwán y en Uruguay le está yendo muy bien, muy pronto en México y Alemania. Y estoy ansiosa que se estrene acá (se realizaron unas funciones en formato autocine), porque no sólo tuve la suerte de trabajar con Nicolás Onetti (el director) que es un genio del género, sino que además está Guillermo Lockhart como director de otra de las partes, está también Amy Smart que es un actriz internacional y compartir elenco con ella estuvo buenísimo, además de un gran casting de actores y actrices argentinas, toda gente que habla muy bien inglés y esa es la particularidad, porque es hablada toda en inglés. El casting también fue así y así me van a ver.

Vos estudiaste inglés desde el jardín, eso demuestra que los padres siempre tienen razón cuando dicen hay que estudiar porque en una de esas…

Y nunca sabés para que te va a servir…

¿Y cómo fue ese casting que tengo entendido que pusiste una vela y empezó a fluir?

Así es, me la jugué y armé como una situación, hice cosas con el teléfono que por ahí más tienen que ver con lo que yo hago en las redes, de ubicarlo para que tenga distintos ángulos, me la jugué y podía salir mal, pero salió bien y me eligieron, estoy tan feliz por eso que no aguanto más porque quiero que la vean ya.

“De a poco, insistiendo, uno va derribando todas las barreras que puede. Siempre digo que es insistir, no rendirte…”

¿Cómo adaptaste tu dinámica que es muy variada, de minipyme y de hacer cosas a la vez con la situación de Pandemia?

Hice lo que pude como todos, tuve la suerte de seguir haciendo tele durante toda la Pandemia, obviamente extrañé mucho a mi familia porque no los podía ver y el programa de tele que es un magazine diario, en donde estoy con el Pollo Álvarez, se achicó muchísimo porque había mucha gente en el piso, muchos invitados y tuvimos que reducir todo. Eso me mantuvo muy bien porque la verdad no sé si hubiera podido parar totalmente los meses que fueron. Después hubo sí dos rodajes que se suspendieron de dos personajes que tenía muchas ganas de hacer. Luego usando mucho las redes sociales porque como decís siento que soy mi propia empresa, siempre buscando salidas diferentes para hacer cosas que me gustan, que tienen que ver con la actuación y a veces no hay tantas oportunidades. Por lo menos yo no podría vivir solamente de eso y por eso me ves haciendo mil cosas siempre, al menos por ahora. Más adelante uno no lo sabe pero hoy día tengo que hacer un montón de cosas para poder estar tranquila y aceptar cualquier trabajo que me guste muchísimo.

Se te nota relajada con el que dirán, ¿Cómo llevás ese aspecto?

Fue así desde que empecé, “que si baila no puede hacer otra cosa”, “que se viene de un reality por ahí no puede conducir”, “que si hace muchas comedias después no puede hacer un papel dramático en teatro”; y me pasaron muchas de esas. De a poco, insistiendo, uno va derribando todas las barreras que puede. Siempre digo que es insistir, no rendirte, no quedarte con el primer no, es simplemente avanzar. Si esta persona te dijo que no, decirte “vas a ver que en el próximo casting me van a decir que sí”. Es la única manera, al menos la que yo conozco desde chiquita, las puertas se abren si uno insiste.

Haciendo televisión giraste por muchas localidades del interior del país, ¿Entiendo que ahí pudiste absorber otras realidades e incluso otro tipo de tratos, no?

El programa de viajes “Clave Argentina” me regaló cuatro años de descubrir realmente nuestro país, que es increíble y de verdad no sabemos lo que tenemos. Yo soy platense y me crie en un barrió, jugaba en las veredas con mis amigas y un poco a eso lo volví a ver en el interior. Eso tiene una magia porque uno va pensando que se pierden esas pequeñas cosas que uno añora y valora tanto, y la volvés a ver en algunas provincias del interior y decís “está bueno, tenemos una posibilidad de una vida más tranquila”. Siempre dije el programa no lo hago yo, sino con la gente de cada provincia, y cada persona te va contando de su cultura, de su gastronomía, de todo lo que hay para conocer en su provincia, es lindo ver y dejar todo lo que tienen para mostrarte.

Sé que sos muy familiera, ¿Cómo atravesaste la Pandemia cuando no podías verlos?

Lo que más me da pena es mis sobrinos, porque los nenes cuando tienen pocos años imagínate lo que cambian en siete meses, un montón, a esa edad se nota mucho lo que crecen y eso me dio mucha pena porque no te querés perder nada. Los mirás y vés cuanto creció. Pero supongo que ya va a pasar.

¿Qué asusta más, tus últimos personajes en el género de terror o la convivencia en cuarentena con el arquitecto Octavio (su pareja)?

(Se ríe) La verdad no me dio miedo, ya era la tercera convivencia y la tercera es la vencida. Y nos llevamos muy bien, sorprendentemente fue la mejor de las tres y estamos muy bien, creo que a mí me hacía falta estar en casa porque últimamente estuve mucho viajando, tanto con el teatro o en el último tiempo filmando. Parar y estar juntos nos ayudó mucho como pareja porque por ahí no teníamos ese tiempo.

Como sos workaholic y de dormirte tarde, ¿Cómo optimizás todo eso y el equilibrio creativo?

Yo tengo un montón de horas que vivo sola, que es ponele de las diez de la noche a las dos de la mañana, porque él se levanta muy temprano y después que cenamos se va a dormir, entonces me quedan un montón de horas para hacer cosas, para escribir, por ahí hago una clase de inglés a esa hora, es como decís, no paro. Después por ahí duermo poco y al otro día estoy muerta, pero soy más de seguir hasta no poder más.

¿Cómo te preparás para estos nuevos desafíos como fue una película totalmente en otro idioma?

Creo que uno debe prepararse siempre, no alcanza sólo con soñar, escucho muchas chicas que dicen “yo sueño ser como Lali”, bueno pero estás estudiando canto, baile, actuación, porque Lali hace todo eso. ¿Estás estudiando? Y te dicen “y no…” La vida es oportunidades pero el tema es que cuando te las dan las tenés que saber aprovechar. Siempre dije “voy a estudiar”. A mí me pasó con el reality del bailando, yo venía estudiando baile desde hace muchísimos años y tuve una época donde estudié un montón de ritmos y pensaba “para qué estudio esto si soy bailarina clásica”, pero cuando en el bailando me tocó bailar un tango ahí dije: “para esto era”. La vida misma te va indicando el camino y siempre está bueno prepararse porque nunca sabés cuando te llegará la oportunidad.

¿Cómo es el laburo de influencer, desde que te tienen que ver súper bien hasta los estereotipos?

Es un montón, prefiero hacerlo todo yo porque considero que las redes sociales más allá que son un poco un trabajo, tienen que ser orgánicas y que se nota que viene de uno, sino se nota. Me lleva mucho tiempo, trato de disfrutarlo, también es el contacto más o menos genuino que tengo con la gente, trato de responderles, me llegan un montón de mensajes sobre cosas diferentes pero trato de responder lo más posible. Hay que darle bola y cuando uno no tiene tanta tele o no estás en el candelero como en otras épocas, las redes te mantienen de alguna manera conectada y está bueno.

¿Entre los próximos planes está volver a rodar esas películas que se postergaron por la pandemia?

Sé que el cine es más complicado y sé que no depende de mí pero ojalá se reactiven. Después hay una obra de teatro que me tendría nuevamente bailando pero desde otro lugar, está muy buena la propuesta y si bien ya sabemos que no llegamos al verano y apuntamos a las vacaciones de invierno. Ahí ya te contaré, no puedo adelantar nada pero va a estar lindo porque es otra cosa, bastante diferente a lo que estuve haciendo hasta ahora.


“La vida misma te va indicando el camino y siempre está bueno prepararse porque nunca sabés cuando te llegará la oportunidad”.

¿El cine llegó para quedarse?

Ojalá, me encanta hacer pelis. Paso a paso, empecé sin pedir mucho, con papeles chiquitos, y de a poquito te van mirando y diciendo: “mirá, puede hacer esto”.

Y venís haciendo una carrera muy orgánica, sabia en las elecciones…

Creo que cuando uno dice que no a algunos trabajos que por ahí en otra época hubiese hecho, también llegan otras cosas que tienen más que ver con lo que uno quiere. Cuando uno deja que las puertas se abran a lo que uno le gusta, las cosas van llegando, por ahí más lento pero llegan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here