#Turismo: De Recorrida Por Las Playas del Sur de Brasil

0
1944

Nos propusimos en Revista Random emprender un viaje distinto por lugares archi conocidos por muchos argentinos como las playas del sur de Brasil: Florianópolis, Camboriú, Canas Vieiras, en fin todo lo que ya conocemos del Estado de Santa Catarina.

Y logramos darte excelentes recomendaciones. Desde participar de un casamiento en la playa, hacer vuelo libre sobre el mar, comer en un restaurante flotante, pasear en bici por la playa hasta sentirse parte de un video clip de Michael Telo en una playa vip o nadar en aguas cristalinas rodeado de peces y observando tortugas. Por si fuera poco, hacer stand up paddle surf, algunas de las actividades únicas que ofrecen por esos lares.


6:30 PM paseando por la playa de Estaleiro, arena gruesa pero suave, atardecer algo nublado, ruido grave de las olas que son altas y fuertes. Siempre observo el mar antes de entrar y esta no es una playa de aguas tranquilas, tampoco agresivas, solo una gran ola en la orilla que si te pega puede destabilizarte pero lo bueno es que va en series, cuando es bien chica se puede entrar y nadar en lo profundo. Agua transparente, temperatura ideal y algo solitaria para disfrutar de la naturaleza. Esta playa agreste tiene las mansiones más elegantes de la zona que hacen soñar con una vida junto al mar. En el horizonte, por la arena veo arreglos florales y un altar, sillas en filas y gente elegantemente vestida, como para un casamiento pero algunas descalzas o de ojotas. No puedo hacer otra cosa más que acercarme para saber de qué se trata y aparecen un cura y dos novios, sí, se trataba de un casamiento en la playa. Me sentí en una película, no es común ver esto por nuestro país, y sin embargo por aquí, camino interpraias cerca de Camboriú sucede bastante seguido. Por suerte me encuentro con un coterráneo que casualmente es dueño de una Posada, Estaleiro Village encargada de alojar a algunos invitados y de organizar la fiesta, se llama Alejandro y es oriundo de La Falda. Mi vestimenta no es la adecuada pero cualquiera puede ser espectador del este evento, incluso me cuenta Alejandro que en ocasiones las bodas son bien desestructuradas al punto que un amigo puede ser el encargado de unir con un discurso profundo a la pareja y seguir el ritual de un casamiento. Muy romántico, lindo para ver pero mi cuerpo pide adrenalina. Charlando con un invitado de la boda me recomienda que si quiero ver la ciudad de las alturas sería bueno hacer parapentes o, como lo llaman en Brasil, Voo libre.

Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas
Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles
Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas

4:30 PM asumí el riesgo de volar, primero se debe ir al Morro do Careca, sugiero a los que les gusta el trekking o la actividad física subirlo caminando pero llevando agua para hidratar, a veces es muy húmedo porque uno debe internarse en la selva pero por caminos muy bien cuidados, también es una opción subir en auto .Desde el Morro todo se ve toda la ciudad, mucha gente haciendo fila para hacer su largada, los instructores son todos hombres. El mío, Alberto, para romper el hielo y animarme me dice que la mayoría de las que eligen esta actividad son mujeres, cuando me quiero acordar ya estamos por largarnos. Debajo nuestro el mar y la selva, mejor no pensar en eso. La sensación es única, ver todo desde arriba, la paz es increíble pero de repente empezamos a bajar y en cuestión de segundos aterrizamos en una playa, mi instructor me cuenta que había poco viento y era mejor descender. Mi cara de descontento indisimulable, una vez que pasa el temor uno no quiere bajar más esta experiencia sólo duró dos minutos. Está establecido hacerlo por 20 min y cuesta 80 reales, por ser un deporte de alto riesgo uno debe firmar una nota de que se hace responsable por lo que pueda pasar. Dos horas después el viento cambió y finalmente hicimos la actividad normalmente y descendimos en el morro, sin ningún rasguño y con mucha adrenalina circulando por mi cuerpo.

En el recorrido por el aire vi una playa con mucha gente bailando, al ritmo de la música electrónica, me llamó la atención era como una fiesta en la playa. Se llama Praia Brava, es muy común que espontáneamente se armen fiestas en la playa porque los Dj pasan música en algunos kioscos sobre la playa que contagian a la gente con su ritmo. Opción ideal para conocer gente, el lugar posee una amplia costanera, que muchos aprovechan para pasear y tomar cerveza con el fondo del mar. La zona es tranquila y con variada vida nocturna, además de una atractiva plaza gastronómica de peces y frutos de mar. Y si te quedás hasta la madrugada podés ver un excelente amanecer por la posición del sol.

En el recorrido por el aire vi una playa con mucha gente bailando, al ritmo de la música electrónica, me llamó la atención era como una fiesta en la playa. Se llama Praia Brava, es muy común que espontáneamente se armen fiestas en la playa porque los Dj pasan música en algunos kioscos sobre la playa que contagian a la gente con su ritmo.

Siguiente día. 9 AM primera parada Praia da Sepultura a 100 metros de la playa de Bombinhas, recomendación llevarse pan para darle a los peces, así es como en cuestión de segundos me pude rodear de un cardumen de colores. A los que les gusta bucear o hacer snorkel es el lugar ideal. Próxima parada Prainha a 50 metros de Sepultura, playa chiquita pero con la particularidad de que podés nadar entre las tortugas, muchos intentan hacer selfies con estos reptiles pero ellos solo nadan cerca de tuyo, sacan la cabeza, te observan por un segundo y nadan por debajo del agua, es disfrutar de la aventura sin involucrar a la tecnología en ello.
Hablando con la gente del lugar te enterás de muchas cosas, caminando por la calle principal de Bombinhas me siento a tomar un jugo en un bar y veo el video de un tema que en Argentina se escuchó hasta el cansancio: “Ai se eu te pego”, de Michel Teló. El mozo del bar me ve interesada mirando el video, me llamaba la atención la locación del videoclip, estaba segura que era en el nordeste de Brasil. Me dice que si adivinaba donde era me regalaba un jugo, arriesgo muy convencida que era Natal y Dice que no, es a pocos kilómetros de Bombinhas, a 20 minutos con tránsito normal, el lugar se llama Praia do Caixa D´Aço. No lo podía creer por el color del mar y las características del lugar, como dicen en Brasil, de Alto padrón rodeado de yates.
9 PM recorriendo en bote Praia do Caixa D´Aço, el señor que me lleva me cuenta que es elegido por muchos famosos como Neymar o Alessandra Ambrosio. No es de fácil acceso, se accede en yate, moto acuática, bote o lancha. Nadando en el último de los casos, ojo que suele suceder.

Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas
Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles
Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas

El lugar donde están la movida o la fiesta es un bar flotante que siempre rodean los yates y que tiene servicio de delivery. El paisaje sorprende desde todo punto de vista, no hay nada típico en ese lugar, el color del agua es verde intenso y algunos gustan de observarlo desde el cielo en helicóptero o avionetas.
Sobre ruedas a la orilla del mar

Hay que decir que andar en bicicleta es recomendado para la salud, pero si uno lo hace a pocos metros del mar y poco después del amanecer, la sensación es increíble desde todo punto de vista.
7AM Nuestros amigos de Rent Sport me proveen de una excelente bicicleta para recorrer los seis kilómetros de playa central de Balneario Camboriú. Comienzo a la altura del 3400 de la avenida Atlántica, que sería casi a la mitad de la orla marítima, en el carril que le corresponde a las bicicletas. Me subo a la mía, ir para el sur o para el norte es mi duda inicial ya que para donde decida encarar los paisajes son únicos. En dirección norte me encuentro la imponente imagen de la Ilha das Cabras, símbolo turístico de Camboriú. Empiezo a pedalear los primeros metros y el aire de mar no me pide permiso, entra en mis pulmones y me predispone para encarar el recorrido que me había propuesto. En el trayecto me topo con otros conductores de bicis que junto a gente de todas las edades comparten la ciclovía haciendo footing y andando en patinetes, una especie de monopatín eléctrico.

Hay que decir que andar en bicicleta es recomendado para la salud, pero si uno lo hace a pocos metros del mar y poco después del amanecer, la sensación es increíble desde todo punto de vista. 7AM Nuestros amigos de Rent Sport me proveen de una excelente bicicleta para recorrer los seis kilómetros de playa central de Balneario Camboriú.

A medida que los metros se trasforman en kilómetros, el cansancio de a poco llega al cuerpo de uno, pero decido llegar hasta la barra norte .Una vez ahí me detengo a disfrutar de esta bella ciudad. La postal no podía ser más maravillosa ya que a mi espalda está el morro do Careca que divide a la playa central de Praia do Buraco, surfistas, turistas y hasta yates ya se hacen presentes en el mar. Cuando la temperatura comienza a subir y el mar invita sin condicionamientos, dudo. Mi obstinación hace que recorra los seis kilómetros restantes hasta llegar la barra sul. El placer de andar en bicicleta por esta ciudad no baja, al contrario, sube con la adrenalina que me acompaña mientras aparecen las diferentes postales de la playa. En unos diez minutos ya estoy en la otra punta de la playa donde siento que todos mis músculos han trabajado lo suficiente, pero me relajo ya que estoy llegando al muelle junto al puerto donde salen los barcos turísticos, llamados piratas. En la mitad del muelle miro con admiración un restaurante que se destaca por su original posición ya que flota sobre el mar. Pero es media mañana, para almorzar falta, mejor hacer un deporte acuático.

Stand up paddle surf: la emoción de viajar sobre el mar

Si hay algo que no falta en las playas de Brasil es la posibilidad de practicar algún deporte acuático. La variedad es surtida, va desde un simple viaje por la banana, pasando por alquiler de una moto acuática o simplemente una tabla de surf cuando las condiciones están dadas, cuando el mar está tranquilo agarrar una tabla para hacer Stand Up Paddle surf.
En el puesto Sup Barra, en Playa de Laranjeiras, te alquilan las tablas que quieras. Me decidí por una que casi doblaba mi altura y por su material es más rápida y estable. Desde la orilla poco a poco fui entrando al mar, para empezar primero me subo a la tabla y para no perder el equilibrio, me arrodillo y una vez que estoy seguro me paro encima de ella y con el remo comienzo alejarme de la playa. La práctica de Stand up paddle surf tiene su técnica pero perfectamente lo puede hacer cualquier persona. La sensación es incomparable e indescriptible ya que pasear arriba de una tabla es de paz y equilibrio mental sumado a que uno puede disfrutar tranquilo el paisaje de otras playas y el mar.
Un almuerzo diferente

El reloj indica que es el medio día y el hambre avisa. A mi mente viene la imagen de aquel restaurante flotante. En vacaciones hay que darse los gustos así que emprendí el viaje. Y sin duda elegí bien, no es cualquier restaurante ya que tiene la particularidad de ser el único y primer restaurante flotante sobre el mar de Brasil. El restaurante en cuestión se llama Pharol Porto Cabral. Desde este emprendimiento gastronómico la visual es extraordinaria si uno se sienta tanto en las mesas de afuera como las que están en el interior, me hace dudar si estoy en un barco o en tierra firme. Está abierto durante todo el día, la noche es una invitación perfecta para una cita romántica. En su menú podemos encontrar una gran variedad de pescados, carnes y pastas. Una recomendación es su amplia variedad de sushi, pero sin olvidarnos de la exquisita y tradicional caipirinha.
Me llevo una impresión diferente del sur de Brasil que creía conocer, ciertamente hay una cultura de yate y helicóptero muy arraigada en este sector del país de la alegría. En Camboriu se encuentra un local de la marina que alberga cientos de yates de veraneantes de todo Brasil que llegan en helicópteros (particulares o taxis aéreos), la mayoría de los edificios posen helipuerto, una clase pudiente que elige el estado de Santa Catarina para veranear. Pero la aventura no tiene vehículo fijo, se puede hacer caminando o en el más lujoso yate, cualquier opción te invitará a disfrutar del verano en el sur de Brasil.

Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas
Texto y fotos: María Silvia Astudillo y Marcelo Valles
Agradecimientos: Morro do Careca Parapente Voo Libre, Pont Sup Stand Up Padlle surf Bombinhas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here