A 220: Las Viajeritas y Fede Flores

0
581

Una tarde de domingo en uno de los parques de la ciudad de Córdoba más concurridos, y de repente, dos mujeres que venían caminando se sientan frente a una ronda y comienzan a cantar. Todo se hace silencio y los ruidos del exterior parecen esfumarse, el público son unas cuántas féminas que bordan por la paz pañuelos de historias dolorosas.

Las cantantes incorporan sus manos y hacen percusión con su cuerpo, acompañadas por chasquidos, la acción artística es celebrada con aplausos y luego con la incorporación de un cajón peruano y un bichito cordobés (una suerte de charango) el concierto se desarrolla con un repertorio que es una delicia.

Las cantantes son Mariela Carrera y Ornela Lanzillotto, integrantes y creadoras del dúo La Viajerita. La propuesta acústica que realizan y que recorrió numerosas ciudades del mundo es maravillosa. Su primer disco acompañó estos shows y de a poco fueron incorporando matices que enriquecieron aún más su trabajo. Con Mundo Barrio apostaron fuerte a canciones propias y artistas invitados y la obra es superlativa. Pero así como connotan una atmósfera armoniosa en escena, son dos personas inquietas que encontraron hacen un par de años a un ladero que electrificaría la propuesta: el Dj Fede Flores, referente de fusionar géneros con las bandejas.

Con la incorporación de Fede se enchufó todo a 220v y el resultado es sorprendente. El ahora trío les permite aportar nuevos matices, más mensajes, juegos de voces y reflexiones aggiornadas a los tiempos que se viven. Con un flamante disco: MUY a punto de salir a las calles y repleto de canciones propias, conversamos que este terceto de artistas cordobeses que vuelven a girar.

Fotos: Aníbal Mangoni

El primer acercamiento de esta nueva formación se dio en la apertura del ciclo Noches viajeras que propuso La Viajerita en La Fábrica cultural a finales del 2013, cuenta Carrera. “Lo invitamos a Fede porque nos encantaba ver como trabajaba con diferentes propuestas musicales y el resultado de esos ensambles. Las primeras canciones que tocamos juntxs fueron las que tenían más ritmo, las más movidas, por esa asociación vaga que se tiene con las propuestas electrónicas que te imaginás que solo deben ser para bailar. La cuestión es que ese primer encuentro no nos bastó y seguimos juntándonos a armar canciones y más desafíos como cuando Fede nos dijo que quería tocar en El diablo en los carnavales una vidala de Edú Lombardo y la cosa se puso seria; ya no había límite podíamos armar cualquier canción”, agrega.

“…Nos parecía importante que cada integrante pudiera explotar al máximo sus capacidades…”

¿Cómo lograron armonizar dos mundos que en apariencia son bastante disimiles como el de ustedes y el reconocido DJ?

Mariela: Como vos lo decís son en apariencia dos mundos, asignarnos roles ayudó mucho ya que cuando tocábamos con el formato original de La Viajerita teníamos cajón peruano, bombo y accesorios, y ese rol rítmico lo ocupó Fede. Variamos la instrumentación, los arreglos musicales, la forma de producir las canciones; nos fuimos adaptando una propuesta a la otra.

Ya con un par de años de esta fusión en escenarios y canciones dando vueltas, ¿Cómo surgió la posibilidad de armar un disco y cómo fue el proceso de trabajo?

Mariela: Nos dimos cuenta que disfrutábamos de hacer música juntxs, a su vez seguíamos componiendo y el 2016 nos encontró a lxs tres con las mismas ganas de hacer música sin tiempos, solo para disfrutar y seguir creciendo. Fue así que una vez por semana religiosamente los jueves nos juntábamos a hacer prueba y error. Con el paso del tiempo, (¡los años!) esas canciones poco a poco fueron siendo cada vez más y pedían convertirse en algo así como un disco. Fue a finales del 2018 que nos llegó la grata noticia de que habíamos sido beneficiadxs con un vale por 1000 réplicas que otorga el INAMU, a través de una selección por convocatoria; ese fue el último empujón para que estas canciones salieran a la luz.

Fotos: Aníbal Mangoni

¿Qué le aporta cada una/o a esta nueva formación?

Ornela: Una de las cosas más interesantes fue ir aprendiendo cómo conviven los lenguajes que mezclamos y nos parecía importante que cada integrante pudiera explotar al máximo sus capacidades. Quisimos darle una vuelta de tuerca a la instrumentación y nos planteamos trabajar más con el acompañamiento del piano (el instrumento en el que más cómoda me siento) que con acordeón y guitarra; y que Mariela explotara más la parte vocal. Juntas veníamos compartiendo canciones una a la otra, complementando ideas, ayudándonos a darles forma. Al llegar a oídos de Fede se vistieron de sonidos nuevos, se enriqueció lo que ya estaba sonando en nuestras voces y en los arreglos de piano. De hecho, fue muy difícil “darles cierre” a los arreglos porque cuando empezamos a jugar con lo electrónico, nos dimos cuenta que es ilimitado el viaje que se genera.

“…Variamos la instrumentación, los arreglos musicales, la forma de producir las canciones; nos fuimos adaptando una propuesta a la otra…”

En los shows la presencia de Fede les permitía la improvisación además de darle otro color a las canciones, ¿Cómo fueron las grabaciones de Muy? ¿Hubo tomas que salieron del “libre albedrío” musical?

Fede: Hubo de todo y se hizo tan paulatinamente que cuando quisimos acordar nos faltaba muy poco para tener un disco terminado. Comenzamos a grabar desde la primera vez que nos juntamos como para ir probando ideas y viendo que tal funcionaban ciertas cosas, y muchas de esas tomas quedaron en la versión final de los temas. Es más, hay uno de los temas del disco que lo grabamos en el patio de la casa de Mariela, casi como jugando. Lo que nos llevó un poco más de tiempo fue decidir qué canciones incluir en el disco, por lo demás fue todo muy orgánico.

¿De algún modo sienten que en este formato vuelven a lo lúdico de la creatividad, jugando mucho más con las voces?

Ornela: Siempre es necesario encontrarnos con lo lúdico que inherentemente tiene la creatividad. Cada vez que probábamos alguna idea se generaba ese momento de juego, de laboratorio. Sumado a que estando Fede como productor musical hay efectos y posibilidades nuevas para experimentar en la manera de cantar, en los timbres, en las capas que se generan todo el tiempo entre nosotrxs.

Fotos: Aníbal Mangoni

El disco ve la luz tras la intervención de INAMU y con la participación de un artista en la portada, ¿Cómo fue este proceso de gestación?

Fede: Lo del INAMU fue el empujoncito que necesitábamos para cerrar esta etapa y abrir la que sigue. Nos hizo replantear objetivos y apretar un poco el acelerador para terminar los temas en los que veníamos trabajando hace ya muchos años. Además fue la excusa perfecta para convocar a amigos para que aporten lo suyo, como a Fede Seimandi (bajo), Matías Danglada (guitarra), José Luís Carabajal (guitarra), Cesar Elmo (bombo), Lucas Caballero (guitarra), Julio Gutiérrez (violín), Edú Lombardo (voz) y a Nolo Coll, gran compañero de aventuras, que nos hizo un cuadro hermoso para que lo usáramos como arte de tapa.

En sus interpretaciones y también en creaciones propias se percibe claramente la raíz y presencia africana, ¿En MUY se sigue encontrando esta vertiente musical?

Fede: MUY tiene mucha tierra, mucha raíz negra. Nuestro folklore es en gran medida negro y en el disco está presente por todos lados. Hay aires de vals, chacareras deformes y no tanto, hay funky que de negro tiene todo. África nos atraviesa, creo que es de lo mejor que nos ha pasado en muchos siglos.

¿Fue diferente el trabajo de la composición de las letras de las canciones para este formato en relación al disco anterior?

Ornela: En MUY hay dos canciones que nacen de poesías escritas por mujeres cercanas a las dos, Fernanda Carrera (hermana de Mariela en “Aeropuertos”) y Cristina Mancini (mi tía, en “Dejarme respirar”). Fuera de ese diálogo que encontramos con ellas, no hubo un trabajo muy diferente con respecto a las canciones propias que suenan en el disco anterior. Creo que cada canción nos llevó un tiempo necesario para que florezcan como realmente nos sonaban adentro nuestro, y cada una significó hacernos cargo de lo que estamos diciendo. Y al mismo tiempo ser fieles a esa inspiración que motivó a que existieran. Es difícil pensar la palabra por fuera de la música. Las canciones que compusimos juntas fueron mutando con los aportes de cada unx y eso es algo maravilloso, porque de alguna manera lo que suena es un reflejo de un tiempo compartido, de las ganas de decir algo que nos identifica.

El 9 de agosto presentan el disco oficialmente en Córdoba En el Salón de Actos del Pabellón Argentina a las 21:00.

¿Qué pueden contar sobre la presentación del disco? ¿Habrá además artistas invitados?

Ornela: Sí, vamos a tener la alegría de compartir ese día tan especial con algunos de los músicos que participaron de la grabación del CD: Matías Danglada y Lucas Caballero en guitarras, Fernanda Carrera en voz, nuestra querida y admirada bailarina Verónica Martínez y algunas sorpresas más a confirmar. Además, ese día vamos a entregarles a todas las personas que colaboraron con la compra anticipada el CD edición especial que viene con un origami bellísimo hecho muy amorosamente por nuestra amiga Celina Alberto.

Este año también cumplieron la década de La Viajerita, ¿Cuáles fueron las mayores gratificaciones y actuaciones inolvidables en esta década?

Ornela: Afortunadamente hay incontables momentos de muchas felicidad y aprendizaje. Momentos que siguen súper presentes en la memoria de ambas, que incluyen a personas que nos acompañaron, dieron asilo, escucharon, aconsejaron, hicieron música con nosotras… ¡Uff! A eso sumale los lugares preciosos a donde el deseo compartido nos fue llevando, las dos primeras giras (de dos meses cada una) que hicimos por Europa, festivales gigantes como el de Garanhuns en Pernambuco, Brasil, donde tocamos el mismo día que Milton Nascimento y Lenine; o el viaje a Cuba en el marco de un Encuentro de Educación Popular. Experiencias que nos hicieron crecer como personas, nos ayudaron a mirar el mundo de una manera más amplia. Tocar en espacios que se sostienen colectivamente, en una vereda o en un escenario grande y hermoso como el de la Sala Zitarrosa de Montevideo. La verdad que no podríamos elegir entre tantas cosas lindas que atravesamos en 10 años. ¡Sólo agradecer mucho!

Mariela: A esta respuesta me sumo recordando a lxs músicos y artistas en general que compartieron algo en estos diez años con La Viajerita y esxs son incontables, muchísimxs amigxs que aportaron y ayudaron a que el proyecto crezca. Me encantaría nombrarlxs pero son tantxs que sería injusto olvidarse de algunx.

¿Cuáles son los planes del proyecto?

El 9 de agosto presentaremos el disco oficialmente en Córdoba En el Salón de Actos del Pabellón Argentina a las 21:00. Seguiremos el viaje por el Club Social y Deportivo de Agua de Oro el 17 de agosto y el 4 de octubre estaremos presentando el disco en Buenos Aires en La Casa de la Cultura de Córdoba en Av. Callao 332, junto a Fernanda Carrera y Diego Díaz como invitadxs. El año que viene y con viento a favor nos gustaría viajar con MUY a diferentes ciudades del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here