Leonardo Sbaraglia, Con Sus Propios Deseos

0
1404

Hacer esta entrevista en la década de los 80 hubiera sido hacerle la entrevista al galán teen del momento pero el tiempo hizo de Leonardo Sbaraglia una eminencia del cine argentino e internacional.

Tal vez una generación lo recuerde con ternura por la tira adolescente “Clave de Sol” que fue su debut audiovisual. Con muchas posibilidades de perpetuarse como galán de tv, Leo eligió direccionar su carrera en unitarios jugados de la época como “Atreverse”, “Alta Comedia”, “Sin condena”, hasta su despegue en cine a partir de “Caballos Salvajes” que le da la posibilidad de saltar el charco y coquetear con una carrera ascendente en España donde hoy es una gran figura del cine. Podemos repasar alguno de los aciertos de sus deseos, como Leonardo mismo reflexiona acerca de su carrera y mencionar sus éxitos en el cine como “Cenizas del paraísos”, “Plata quemada” e “Intacto” que le valió un premio Goya como mejor actor revelación. Sbaraglia no conoce de años sabáticos, siempre en movimiento con proyectos a estrenar y a rodar, hoy la excusa es su  nueva película “Al final del túnel” que comparte junto a Pablo Echarri y es dirigida por Rodrigo Grande. Reconoce que lo más reconfortante de la actuación es hacer personajes de composición difícil y que a veces sufre cuando no da con la nota que el director exige, pero al final supera el desafío. Con más películas que años cumplidos, tiene 45 años y más de 50 películas, este muchacho de aspecto juvenil es todo un talento que estuvo en casi todos los aciertos del cine nacional y va por más. A punto de comerse un chocolate relleno con almendras, con una paz envidiable después de una larga jornada de prensa se dispone a la entrevista, me recibe con una sonrisa y con una chispa única a la hora de romper el hielo entre entrevistado y entrevistador.


El personaje que interpretás en esta peli tiene un pasado muy triste y fatídico porque perdió a su familia en un accidente de auto y queda paralitico, ¿Cómo fue componer el aspecto emocional que como vos definiste “solo espera la muerte”?

En principio ir asimilándolo, por suerte yo no viví algo tan extremo pero siempre hay posibles metáforas de las que uno se puede valer para tratar de acercarse a ese dolor. A ese sentimiento de pérdida y después tratar de encontrarlo la expresión pero también no darle tanto dramatismo porque justamente las personas que han pasado por esa circunstancia no quieren estar en contacto con ese dolor y van generando una relación de distancia con las personas y las relaciones. Se fue convirtiendo en un tipo escéptico como si desconfiara de la vida, del amor, de las relaciones. Como que no quiere que nada que tenga que ver con los afectos lo toque, es un tipo que sí que está esperando la muerte. Y ese es un poco el punto de partida del personaje, estar esperando la muerte te distancia de la vida y te pone en una actitud de protección. (…)Pero en medio de toda esa coyuntura aparece lo que va a marcar el vector principal de la película que son unos malhechores muy malos y siniestros que se le meten cerca de su casa y ahí debe tomar todas las herramientas que tiene que están a su disposición para combatirlos. Que también se termina convirtiendo en un viaje de superación personal, superación física, a pesar de estar en silla de rueda es muy físico y es una superación emocional.

Foto: Miguel Angel Rosales
Foto: Miguel Angel Rosales

Recién hablaste de la esperanza que tiene este personaje. ¿En alguna ocasión se te presentó una segunda oportunidad?

Sí, no de manera tan extrema como en la película pero si me pasó, todo el tiempo están apareciendo nuevas posibilidades, a veces no. Cuando empezás a entender que la libertad, que ser libre significa el movimiento. A veces hay que dejarse llevar por fuerzas que uno no sabe dónde van a terminar, que no entendés donde terminan, tiene que ver con estar abiertos a nuevas alternativas de la vida, nuevos lugares de uno mismo, nuevas identidades o a seguir descubriéndose . El viaje del ser humano tiene que ver con eso, con encontrar los lugares donde uno puede ser lo más certero con sus propios deseos, también puede ser muy doloroso pero es algo muy lindo cuando uno lo encuentra. Creo que me puse muy filosófico (risas) pero así manejo yo mis oportunidades.

Volviendo al personaje, es impresionante el vértigo que toma la película a través de tu personaje que tiene en apariencia una discapacidad que supone que será un personaje pasivo…

Sí, es interesante que el héroe sea un discapacitado, es como una paradoja. O que al tipo que se le quiere dar más fortaleza tenga una cicatriz que muestra una gran herida y eso es muy original y perturbador.

¿Creés que se puede convertir en un clásico por ese condimento y otros?

Creo que tiene todo los condimentos para convertirse en una película que va a ocupar un lugar, me gustó como quedó, esta excelente, están todos los elementos y la gente que la va viendo, hasta ahora les gusta mucho, así que si tenemos la suerte, si nos dejan llegar al público posiblemente suceda eso que decís.

¿En qué momento llega este proyecto a tus manos? ¿Lo elegiste entre varios?

No, me llegó en un momento claro y con las mejores referencias. Tenía ganas de trabajar con Rodrigo (Grande), había muchas ganas de trabajar juntos y cuando leí el guion me pareció contundente e inobjetable. De hecho, es tan bueno el guión que yo decía: “ojala que la película llegue al 80 por ciento de lo que es el guión”, pero la película lo supera ampliamente.

Debés estar cansado que siempre te preguntemos por “Relatos Salvajes… (Risas) ¿Cómo fue tu vida en la calle a partir de ese personaje?

Fue un personaje muy lindo y extremo, la gente reaccionó con mucho afecto, entendía que no tenía nada que ver conmigo, tiene algo de adorable. La película fue muy importante para la vida de todos los que la hicimos nos dio como un turbo a la vida. Es una película que fue una inyección de energía y de trabajo, de mostrar lo mejor que puede dar el cine argentino.

Tenés una carrera impecable con muchos trabajos que fueron bisagras en tu carrera, pero ¿esta película marca un antes y un después como actor?

Yo creo que sí (piensa). Es como vos decís, hay diferentes películas a lo largo de mi carrera que marcaron un antes y después y fueron momentos bisagras. (Y cita varias de las mencionadas en la nota) (…) Relatos Salvajes una bisagra importante más allá que me hizo un actor popular por la cantidad de gente que la vio, pude comprobar que atravesó todas las clases sociales y eso me hace sumamente feliz. Es bueno que el cine no sea consumida sólo por una determinada clase social. Y ahora se vienen una serie de películas que creo que van a ser importantes, se van a estrenar y es una seguidilla de películas que supongo que hablaran de un momento o de algo. He tenido la suerte de hacer en los últimos años películas con personajes muy diferentes y de muy difícil construcción. Creo que van a ser buenas películas, por eso se viene un momento de crecimiento en ese sentido.

Foto: Miguel Angel Rosales
Foto: Miguel Angel Rosales

Muchas veces los actores dicen que pueden vivir varias vidas en una a través de los personajes, ¿Cuál es que más disfrutaste?

Si uno vive diferentes cosas a través de los personajes, en mi caso no tengo ninguno que sea preferido o favorito pero hay uno que llegó en un momento especial, fue un momento de la vida, fue el de “Plata quemada”. Fue de más composición y también agregaría el de “Caballos Salvajes” que representó mucho para mí.

El viaje del ser humano tiene que ver con encontrar los lugares donde uno puede ser lo más certero con sus propios deseos.

Una de las cosas que se reconoce en el extranjero del cine argentino es que sabemos contar historias, algo que no todos las películas logran…

Es verdad, algo de eso hay en las películas argentinas, me acuerdo de la película “Felicidades” o “Cenizas en el Paraíso” donde se relatan historias, se cuentan muy bien y son varias historias a través de diferentes personajes. Ahora no sé si esa sería una característica propia del cine argentino, no sé pero efectivamente el cine argentino es muy diverso y tiene mucha calidad. A mí me gusta, me gusta cómo se fue generando .Me da curiosidad ver cine argentino.

¿Cómo se viene tu agenda este año?

Si bien viajo mucho porque este año estuvimos por Andorra rodando una película con Ricardo (Darin) y con Laia Costa, una chica catalana, la vamos a terminar en Buenos Aires. Después viajare a Uruguay a rodar la segunda temporada de “El Hipnotizador”, una serie que hicimos el año pasado para HBO y en la segunda mitad del año la estaremos filmando.

Foto: Miguel Angel Rosales
Foto: Miguel Angel Rosales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here