Portada | IKV, La Vida es Música

0
669

Desde el comienzo fueron distintos. Desde chicos, vivieron en un entorno particular, rodeados de música, poesía, arte y películas bizarras. Vieron el mundo desde un prisma original, que los motivó desde lo estético, lo musical y lo espiritual.

Lo que empezó casi como un juego desenfadado, con su primera banda llamada Pechugo y su primer tema el Mono Tremendo, fue tomando forma a lo largo de los años, convirtiéndose en una de las bandas del circuito nacional, más transgresoras de los 90: Illya Kuryaki & The Valderramas. Hoy, IKV presenta su décimo disco, bajo el nombre de L.H.O.N. y qué mejor que Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur para contarnos sobre el presente de la banda y el lanzamiento de este nuevo material. Una charla que recorrió parte de su historia, su actualidad personal y que indefectiblemente nos llevó a filosofar, largo y tendido.

-¿Hubo cambios en cuanto a la intensidad con que viven ahora la presentación de los discos, las giras, la ruedas de prensa, con respecto al comienzo de IKV? Ustedes eran más chicos y todo parecía ser parte de un juego…

-DANTE: Sí, hubo cambios claramente. Estamos más organizados. Pero al mismo tiempo la adrenalina sigue estando. Por ejemplo hace unas semanas nos dieron el disco nuevo, y lo fuimos a buscar con toda la energía. Esa adrenalina de lo nuevo siempre está, de lo que se viene. Ahora sí somos más organizados, tenemos otras prioridades también más allá de la música, como son nuestros hijos, y entonces tenemos que tener todo más programado. Disfrutamos mucho el camino, y estamos muy agradecidos. Somos muy conscientes de lo privilegiados que somos al vivir de lo que nos gusta hacer y lo que amamos. Sabemos que somos muy afortunados y en el fondo no nos quejamos de nada, por más de que algunos días digamos “No, avión a las 5 am no!”. Después llegás al lugar, tocas, la gente estalla y ya valió la pena todo.

-EMMANUEL: Yo creo que en algunos órdenes de la vida uno le puede perder un poco el swin a las cosas, pero en este no. Cada vez se vive con más nervios. Con conciencia de lo que es el poder que uno tiene al subirse a un escenario y cambiarle un poco el chip a la gente durante dos horas. Uno sabe del poder ese, lo disfruta y quiere que la gente se lleve cada vez algo mejor. Cada vez que nos subimos al escenario somos mejores, somos mejores performers, tenemos mejores canciones, tenemos una banda muy bueno y entonces todo cierra. Es muy importante en nuestra vida esta banda, más allá de que sea nuestro sostén económico. El arte para nosotros garpa mucho.

Foto: Mariano Michkin
Foto: Mariano Michkin

-Hablando de los hijos. Ustedes vivieron una infancia en la que estuvieron rodeados de estimulos, de información, en la que parece que no había tanto límite (si tenemos en cuenta que a los 8 años vieron The Wall). Ahora que son padres, ¿cómo manejan ese tema?

-DANTE: Yo a veces pienso que tendría que ponerles The Wall (risas). No, es un chiste. Yo creo que es otro mundo el de antes que el de ahora. Un chico hoy con una tableta puede terminar en la NASA hackeando un satélite. En realidad tiene que ver con la personalidad propia de cada chico. Nosotros éramos bastante barderos, es verdad. Yo cuido mucho de la información que consumen los chicos. Bueno, Brando ya tiene 13 y ya está en otro plan. Pero a Vida, que tiene 10, todavía trato de cuidarla. Aunque en algunas cosas ya no puedo cuidarla mucho, como esas tiras de TV para adolescentes que tienen unas historias que no sé si están buenas. Eso me parece que es bastante dark. Pero es difícil decirle que no si lo ven todas las amigas, entonces trato de ayudarla a decodificar los mensajes de las cosas. Hablar todos los temas. Creo que hay que estarle encima a los chicos.

-EMMANUEL: Sí, obvio que coincido. Está muy bueno poder compartir muchas cosas con ellos y disfrutar. Por ejemplo ver Star Wars juntos. Una película te abre un sin fin de preguntas y de esa manera vas allanando también el camino de lo que querés transmitir como padre.

-¿Qué porcentaje hay todavía de aquella inocencia, emoción y el desenfado con el que hacían las cosas cuando comenzaron? Hoy hay discográficas, agentes de representación, prensa…

-EMMANUEL: Es que si fuera todo tan conciente y no nos dejáramos atravesar un poco por la irrealidad, por la fantasía, ¿cómo podríamos transmitir eso después en una canción? Creo que nosotros elegimos el hecho de expresarnos con la música, justamente por eso. Porque podemos hacer uso de la realidad, de la fantasía y darle una entidad real a la fantasía. Por ejemplo, ahora está sonando Prince (la entrevista se realizó en Sheldon bar, con el mejor clima musical de fondo) y de chicos nosotros escuchabamos a este pibe, que hace una música muy elevada, pero a la vez muy sencilla, simple, divertida. Por algo él es una de nuestras influencias más grandes, porque en el escenario seguía jugando y seguía siendo un niño. Eso está muy bueno no perderlo.

-DANTE: Sí, cuando eramos chicos nos imaginabamos la vida que tenían estos genios como Prince y eso te llenaba de fantasías. La estética de las bandas también. A nosotros siempre nos influenciaron mucho las bandas que tienen una estética muy fuerte, que además de una propuesta musical, tienen una propuesta visual. Imaginábamos entonces mucho el backstage de ese mundo, de esos personajes y eso es re loco. Creo que a mucha gente ahora le pasa eso con nosotros. Kuryaki tiene una mistica en lo estético y eso genera que sea más completo el viaje de la propuesta. Eso es parte de jugar también. Empieza cuando sos chiquito y jugás a disfrazarte y después empezás a querer a esos disfraces y de repente sos Superman. ¿Y por qué tenés que dejar de serlo? Hay ciertas cosas que culturalmente estamos obligados a dejar atrás y que no está bien, salvo que quieras.

-Justamente hace unos días falleció Prince. ¿Cómo les pegó la noticia?

-DANTE: Muy fuerte. Yo todavía estoy como schockeado. Aparte porque se abrió de golpe mucho material de él en internet, que él mismo tenía bloqueado, había sacado todo. Ahora la gente empezó a subir de todo, cosas que nunca vi en mi vida, entonces estoy dedicando mis noches a ver sus videos y escuchar su música. Ese material son clases. Ayer vi un video que no había visto nunca de Miles Davis diciendo que Prince es una mezcla de James Brown, Charles Chaplin y Hendrix. Y es así. Tenía toda esa teatralidad y combinación de cosas que lo hicieron perfecto. Trabajó mucho para ser el mejor y lo logró.

-En una nota que les hizo Pettinato para la televisión, mientras tomaban la merienda en un bar, Emma contó que había repetido de año en la secundaria. Y que entonces si le iba mal en la escuela, iba a ser cajero de supermercado. Dante entonces salta a retrucar diciendo que él prefería lavar coches. ¿Si no hubieran sido músicos, qué imaginan que hubiera sido de ustedes?

-DANTE: No lo pensé nunca. Creo que la muerte. La muerte siempre es un trabajo digno.

-EMMANUEL: Actor porno desocupado. (risas)

-Bueno, mejor no pregunto más sobre el tema, no quiero ahondar en detalles Emma… Pasemos a L.H.O.N. “La Humanidad o Nosotros” Primero quiero saber cómo se dió la elección de este título…

-DANTE: Apareció esa frase escrita en un cuaderno que teníamos desde las letras de Chances. Son esas cosas que muchas veces vamos escribiendo y dejamos por ahí. Por algo la escribimos. Tenía que madurar una semilla. Estábamos con un concepto que iba bajando en pura intensidad con las letras, con lo que íbamos armando, esto de hacer algo épico. Y apareció ese título y fue como un marco perfecto para lo que queríamos desarrollar. Es, inclusive, más grande que el disco. Es hasta más grande que nosotros porque estamos hablando de la humanidad y nos gustó eso de hablar de un tema tan gigante y hacer una canción que a por lo menos unos cuantos miles de personas, les provoque algo. Cuando empezamos a analizar el título nos dimos cuenta que IKV no somos nada más que nosotros, es un montón de gente también. Es como decir, qué parte elegimos de la humanidad. Si la parte más espiritual que sería ese nosotros, o el lado de la humanidad socialmente hablando, que sería esto a lo que hemos llegado. El humano puede ser lo más atróz de todo. Viste esto que se dice que lo que nos separa de los animales es lo racional, como si estuviera mal esa parte animal que tenemos. Creo que en lugar de decir “eso es una animalada” habría que decir “eso es una humanada”.

-EMMANUEL: Justamente con este título nosotros nos fuimos planteando esa pregunta y a la vez escuchando lo que la gente nos decía. Con respecto a esa diferenciación que hacía Dante, el animal no tiene conciencia, entonces el humano, siendo consciente de sus actos se manda todas las que hace. Esa es la paradoja. Es por ahí que vamos todavía dilucidando de qué se trata este título.

-DANTE: También nos interesó mucho saber qué piensa la gente que es la humanidad. Fuimos filmando videos con la respuesta de distintas personas alrededor del mundo y para todos es algo diferente. Para algunos pesa mucho lo que hemos hecho como humanos, la destrucción y otros la definen desde un lado más positivo. Creo que es una mezcla. Nosotros somos parte de esa humanidad pero también tratamos de reflexionar y pararnos en ese lado más espiritual. Hablamos mucho en el disco de la fe también. Dios está muy presente y Dios también es algo muy personal, distinto para cada uno. Creemos en esa diferencia y en que todos estamos aportando algo a este gran organismo que es el Universo. Por eso también la temática inclusive era más grande que nosotros y estaba bueno salir con algo así. Es parte de lo que queremos empezar a generar. Vimos lo que pasaba en las giras con otro tipo de temas, como Águila Amarilla como Abismo, Ruégame. Canciones más intensas que emocionaban a la gente. Quisimos profundizar más en ese poder de causarle esas emociones a la gente. El disco lo grabamos pensando en eso, y capaz empieza a ser el cambio de IKV y de nosotros como artistas en general, buscando una cierta madurez. Queremos mostrar más ese lado que tal vez siempre lo tuvimos, pero esta vez queremos que eso sea la cara de IKV.

Estamos contenidos por un camino que vamos trazando y tener un objetivo, es salvarse.

Foto: Mariano Michkin
Foto: Mariano Michkin

-Bueno, de hecho después de lanzar el avance que fue Gallo Negro, salieron con el primer corte Sigue, un sonido muy distinto…

-DANTE: Sí, claro. La gente lo escucha y no cree que sea nuestro. Es muy diferente y creo que es muy bueno que eso suceda. Es un volantazo necesario para nosotros.

-¿Como fue el laboratorio de L.H.O.N., la grabación del disco con todo este cambio del que hablamos?

-EMMANUEL: Estuvo muy bueno el proceso, fue muy tranquilo y relajado. Estuvimos primero con Dante en el estudio Avesexua y con el técnico en sonido Saga Herrera. Solos, a conciencia. Algo que no habíamos hecho nunca antes que fue hacer versiones demo. Programabamos una batería electrónica, agarrábamos un instrumento, una guitarra, un bajo, lo que sea y ahí fuimos plasmando las músicas. Eso fue durante dos meses. Después empezaron a ingresar los músicos, y a ensayar muchas de esas versiones. Al principio pudimos juntar 32 proyectos de los cuales terminamos eligiendo 18 que grabamos casi todas completas. Después grabamos todo en la Diosa Salvaje, con cinta abierta y ese proceso nos tuvo un mes y pico. Ahí empezó también a cerrarse la idea de trabajar con cuerdas reales, con vientos…Laburamos con Michael B Nelson que fue el arreglador de nuestro disco anterior y que trabajó mucho con Prince. También volvimos a trabajar con Claudio Cardone que fue tecladista en toda nuestra primera etapa y el resto con nuestra banda, con la que venimos trabajando los últimos años desde el 2011.

-Hace un rato nombramos el tema Sigue. En ese y otros más, yo escucho mucho la influencia de Luis Alberto Spinetta. ¿Me equivoco?

-DANTE: Sí claro. Hay mucho de él. Pasa que la gente no está acostumbrada a escucharnos cantar así. No es una canción tributo a mi viejo, como escuché que dijeron en algún medio. No es así, no fue esa la intención. Es una canción que habla de seguir, de avanzar, de soltar e ir para adelante sin mirar para atrás, que es lo más difícil que nos toca. Los dos tuvimos que pasar por ese momento en la vida. Ya sea cuando perdés a alguien físicamente o alguien que amás. Nosotros de chicos tuvimos la pérdida de algunos amigos, pero hasta hace poco yo creo que la piloteaba. Y de repente me llegaron unas cuentas enormes, de esas de AFIP (risas) todas juntas. Pero volviendo a la canción y al disco, Spinetta está a full. Para nosotros es parte nuestra y de esa mística. Sabemos manejarnos dentro de eso. El Árbol Bajo el Agua, también es una canción super Spinetta y sabíamos conscientemente que era así. Nos gustó hacer eso y es mi sangre, es real que lo haga así, no es algo impuesto. Por otra parte el rock nacional siempre estuvo, pero ahora hicimos algunas cosas que sónicamente se asemejan más. Por ejemplo, la canción Mi Futuro. Es muy rapeada, pero el fondo podría ser tranquilamente un tema de rock nacional. Después le sumamos las coritas y demás…

-Esos coros femeninos tu papá también los supo usar, ¿no?

-DANTE: Sí, pero más en los noventa. Y creo que fue más una influencia nuestra hacia él, que de él hacia nosotros.

-Cuando suben al escenario junto a sus hermanos a tocar por primera vez el Mono Tremendo, al terminar la canción Luis Alberto dice “mañana serán poder”. ¿Qué significa hoy ese poder para ustedes y cómo lo utilizan?

-EMMANUEL: Tenemos claro cómo utilizarlo. Los superhéroes no van tirando rayos todo el tiempo. Hay que saber usarlo en el momento justo. El otro día participó de un show nuestro Miguel, el cantante de R&B que también estuvo en el disco. Cantó y miró después todo el show desde el costado. Cuando bajamos del escenario nos miraba raro, sentía que nos habíamos convertido en superhéroes. Yo por ejemplo, voy por mi vida mucho más para adentro, soy tímido, tartamudeo cuando hago las notas, pero cuando subo al escenario me transformo. Ese es el poder que nos da el escenario. Creo que los que podemos comunicarnos con otros mediante el arte, tenemos un poder distinto. Consciente e inconscientemente respetamos eso e intentamos estar siempre a la altura. Hay que darle para adelante y usar ese poder, sacando todo lo que uno tiene adentro y convertir ese barro que uno trae, en algo lindo.

Foto: Mariano Michkin
Foto: Mariano Michkin

-Una vez le escuché decir al Chango Spasiuk en un show, que la música es el “único lugar donde uno está a salvo”. ¿De qué los salva la música?

-DANTE: De todo lo que no sabemos. Estamos contenidos por un camino que vamos trazando y tener un objetivo, es salvarse. Te desvela, te mantiene despierto, te pone la piel de gallina cuando vas a subir a un escenario, te enamora. No solo nuestra propia música. La música es un gran refugio.

-EMMANUEL: La música me salva de todo. La música es la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here