Lucio Fontana, “Mis pinturas no son, son conceptos de arte”.

0
278

Lucio Fontana nació el 19 de febrero de 1899 en Rosario, provincia de Santa Fe. A los seis años se traslada junto a su familia a Milán, donde cursa estudios técnicos. En 1922 regresa a la Argentina y trabaja en el taller de su padre, dedicado especialmente a la escultura funeraria. Hacia fines de la década, vuelve a Italia donde es alumno de Adolfo Wildt en la Academia de Brera.

“El agujero es el comienzo de una escultura en el espacio. Mis pinturas no son, son conceptos de arte”.

Escribe: Lucas Vidal

En 1930 presentó su primera exposición, organizada por la galería Il Milione, en Milán. En la siguiente década viajó varias veces entre Italia y Francia, trabajando con artistas de arte abstracto y también con expresionistas.


En 1940 retornó nuevamente a Buenos Aires, Argentina, lugar donde en 1946 fundó, junto con algunos de sus alumnos la academia Altamira y dio a conocer el Manifiesto Blanco, en el cual sotiene “La materia, el color y el sonido en movimiento son los fenómenos cuyo desarrollo simultáneo integra el nuevo arte”.
Tras su vuelta a Milán en 1947, expuso muchos de sus experimentos, llamados frecuentemente Conceptos espaciales, entre los que destacó la presentación en 1949 de Ambiente espacial con luz negra en la Galleria del Naviglio de Milán, su primera instalación temporal en la que introdujo luces de neón.


A partir de ese mismo año comenzó su serie de Perforaciones, en las que el lienzo era agujereado y el espacio que había detrás de la pintura era introducido en la obra, y desde 1958 realizó sus llamados Cortes, en los que superficies monocromas centraban la atención sobre el soporte que había sido rasgado con un cuchillo, sus pinturas, los cuales dibujan el signo de lo que él mismo denomina “un arte para la Era Espacial”. Por esos años, en 1959, Fontana realizó presentaciones con telas recortadas con múltiples elementos combinables, denominando a estos conjuntos “Quanta”.


“Como pintor, mientras trabajo en uno de mis lienzos perforados, no quiero hacer una pintura. Lo que yo quiero es abrir el espacio, crear una nueva dimensión para el arte, encajarlo en el cosmos, cuando éste se expande infinitamente más allá del plano confinante del cuadro”

Fontana participó en la Bienal de San Pablo y en numerosas exposiciones en Europa y en Oriente, así como también en Londres, París y Nueva York. Es en esta última ciudad donde, poco antes de su muerte, estuvo presente en la manifestación Destruction Art, Destroy to Create (Arte de Destrucción, Destruir para crear ) en el Finch College Museum of Art. Poco tiempo después abandona Milán y se traslada a Comabbio, poblado del cual es originaria su familia, donde muere el 7 de septiembre de 1968.


Sus obras se encuentran en las colecciones permanentes de más de cien museos de todo el mundo. Es suyo el busto del periodista y fundador del periódico ‘La Capital’, obra en mármol de Carrara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here