Yas Gagliardi: De sueño en sueño

0
319

No sabía leer ni escribir pero insistía en aprender a cantar. No le conseguían academias que la tomaran por ser tan precoz hasta que una le abrió las puertas y también la oportunidad de empezar a soñar. Y así creció entre el colegio y las canciones, a lo que luego incorporó la actuación. De objetivo en objetivo, trazando metas y trabajando para cumplirlas, desde las típicas exhibiciones de fin de año hasta telonear a grandes artistas de la escena. Con varios proyectos que comienza a cumplir peldaño a peldaño, la joven cordobesa invita con su historia a no dejar de intentar.

Yas es una artista que evoluciona constantemente desde su Villa María natal. Apasionada, perfeccionista y portadora de un carisma particular dice que “la música es como un segundo lenguaje, esa posibilidad que tiene el artista de comunicarse de otra manera, desde mensajes a cosas que uno siente”. Cuenta que pronto volverá a estar en una serie tras su paso por Go! vive a tu manera (donde tuvo una participación): “Se viene algo nuevo con respecto a la actuación, se trata de una serie infanto juvenil de la que soy parte pero no puedo contar más nada por ahora, se viene con todo”, cuenta a RANDOM entre risas.

Con mayoría de edad recién estrenada, su primer álbum titulado “Yas Gagliardi” fue presentado en diciembre 2015. En el 2018 presentó “Indeleble” con una gran repercusión del público infanto juvenil. Esto la llevó a presentarse en numerosos Festivales, compartiendo escenario con grandes artistas. Además participó como artista soporte de Abel Pintos, Lali Espósito y Tini Stoessel en varias oportunidades, y en Buenos Aires y Córdoba se presentó junto a Amaia Montero y Adexe y Nau.

“Indeleble” fue presentado en el Teatro Sony de la ciudad de Buenos Aires y el Teatro Verdi de Villa María. En este disco Yas reafirma su relación cercana con el público teen al abordar el tema significativo de la adolescencia: el primer amor. Hace unos meses, estrenó “No me busques”, su último sencillo y video grabado durante la pandemia. Junto a José Luis Pagán, su productor musical, se enfocaron en el proceso creativo y composición del tema. En tanto, en la 21a Entrega Anual del Latin Grammy, Gagliardi colaboró en la producción del coro de niños junto a Gustavo “Pichón” Dal Pont, siendo voz guía de la versión del tema “Tiburones” de Ricky Martin.

Hace poco presentó su nuevo sencillo “No me busques” y dice que fue una composición en respuesta a la cuarentena. “Ya cansada del encierro y con muchas ganas de estar con mis amigos, esa sensación del verano y dejando de lado las preocupaciones. Surgió para darle al oyente esa sensación desde el lado de la música y así la fuimos armando”.

¿Cómo fueron los primeros vínculos con tu pasión?

Empecé a los seis años pero en las primeras clases aún no sabía leer bien y escribir, por eso me costaba encontrar academias que me dejaran ingresar porque era difícil enseñarle a cantar a una nena que no sabe eso, era muy difícil. Porque sólo podía escuchar la canción y aprenderla de ese modo, pero una academia me aceptó y yo feliz de la vida iba de lo más contenta. Esperaba las clases con muchas ansias.

¿Cómo eras en esos años?

Al principio era mucho más tímida con respecto al público, y después fui metiéndome más en el arte, tomé varias clases de actuación y de danza, eso me permitió estar mucho más suelta y expresarme de diferentes formas. Eso sí, siempre cantaba en todos lados.

Cuando la mayoría de los mortales terminamos la primaria vos en ese tiempo sacabas un disco, ¿Cómo se dio?

(Se ríe) Sí, a los doce años saqué mi primer disco, ya me daba cuenta que era algo que me gustaba muchísimo y que quería crecer cada día más, le conté a mi papá que quería dedicarme profesionalmente, tener mis canciones. Y él desde el momento uno me apoyó y así arrancó todo. En ese momento estaba con mi profesor que se llama Pablo Cordero y me ayudó a hacer mi primer disco. Lo grabé en un estudio de Córdoba y realmente me di cuenta que era lo que deseaba para mi vida. Después del disco comencé a hacer giras, a acompañar a artistas como Abel Pintos o Lali Espósito. Fue todo muy increíble, mi parte favorita de ser artista es subirme arriba de un escenario y cantar, disfruto muchísimo de estar con la gente, la adrenalina y todo lo que se vive.

¿Cómo fue tu primer show?

Siempre digo que los primeros no fueron esos multitudinarios sino los que hacía en la academia, hacíamos los cierres de fin de año, por ejemplo tengo los videos de cuando tenía seis años y cantaba, esos fueron los primeros, después si fuimos a un montón de festivales. Uno va creciendo día a día y mejorando, al principio sólo subía a cantar con mi banda y luego, como me encanta bailar, hoy en mis shows tengo mi grupo de bailarinas y montamos coreografías. Lo más importante es tratar de ser un artista lo más completos posible, cuando uno canta siempre actúa, cuando es algo que no es mío tengo que meterme en el mensaje que estoy cantando, hay que sentirlo. Por el lado del baile, tenés que estudiar y entrenar, al baile ya lo incorporamos junto con mi segundo disco. Lo esencial es que a la gente le llegue la música y uno debe sentirlo para que eso ocurra. Ya más de grande me metí a estudiar más instrumentos como la guitarra, el piano, el ukelele; creo que de esa forma se puede mostrar la mejor versión como artista y explayarte en lo que estás haciendo.

¿Cuál es tu método para componer?

Comencé a los 15 años para mi segundo disco porque me impulsó mi productor. Y la cuarentena lo incrementó, me largué a componer sola temas personales que nunca había hecho. Cuando compongo es cuando realmente lo siento, no es que digo “me voy a sentar a componer y sale”. Es cuando me surge una situación que quiero contar, transmitir un mensaje o una amiga me cuenta una historia y me dan ganas de contarla. Ahí es donde me siento y escribo, por lo general lo hago a la noche porque ahí siento más inspiración. Pero no es algo que lo haga con constancia o que diga tal día a tal hora me siento y lo hago. Me pasa que cuando pienso la letra me viene también la melodía, casi de manera simultánea, en trabajos anteriores la música la terminó trabajando mi productor, hoy en día agarro la guitarra y empiezo a componer en base a la melodía que surge. Soy una persona de ponerse metas y no parar hasta lograrlo.

¿Qué sentiste cuando algo que tuviste entre manos después lo cantaría un tal Ricky Martin?

Lo de Ricky Martin para mí fue increíble, estábamos en pandemia, acá en mi casa y una persona que pone sonido en mis shows me llamó para ayudarlo a armar el coro de niños para la nueva versión de Tiburones y me re entusiasmé. Comenzamos buscando chicos/as de varios lugares que cantaran, armé un voz líder y se la envié a ellos para que puedan luego unirla con las otras voces. Había dos versiones que luego Ricky tenía que elegir para cantar en los Grammys, y que haya elegido la nuestra fue súper lindo porque uno lo hace con mucho amor, dedicación y felicidad. Ayudar a un artista tan grande fue súper linda y como artista tengo una meta que es llegar a los Grammys. Estar así ya sea desde un pequeño lugar ya es increíble.

¿Qué cosas te marcaron?

Uno de los momentos más lindos que viví fue cuando presenté mi primer disco, porque estaba toda mi familia, mis amigos, fue el comienzo de todo esto. Otras de las cosas que me marcaron fue conocer a mi productor porque él me ayudó a pensar, y seguimos haciendo un montón de cosas y otras que se vienen por delante, de las que estoy súper contenta y él me ayuda un montón en mi crecimiento. Si te tengo que nombrar uno en especial y de los que más me gustó, fue acompañar fue a Abel Pintos, porque es una persona súper humilde y tuve varias experiencias con él. Cuando era chiquita fui elegida por la academia para hacerle un homenaje a él y fue la primera vez que estuve con un artista tan grande cantando. Y a mis doce años estuve en un festival con él y recuerdo que me pidió que me quedara atrás del escenario a que termine el show, y después me felicitó, me dijo que siguiera así, eso me parece increíble en un artista y eso me gustó muchísimo.

¿Cómo sos a la hora de trabajar?

Soy súper perfeccionista y cuido cada detalle, cada vez que hago un show hay ensayos desde dos meses antes como mínimo, tiene que salir todo bien, pero cuando estoy arriba del escenario lo disfruto, más allá de los errores que puedan llegar a pasar y eso es una de las cosas divertidas también, que haya algo para corregir y mejorar, porque sino una no crece. Soy una persona muy perfeccionista que busca siempre dar lo mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here