FEDERICO MOLINARI // El señor de las anillas

0
295

Con sus grandes actuaciones posicionó a la gimnasia nacional y se abrió camino como docente y entrenador. El santafesino es un emprendedor nato, posee escuelas, centro de alto rendimiento y se sigue esforzando para realizar un gran cierre de carrera.

El pibito de cinco años se mueve con familiaridad, como pancho por su casa, recorre las inmensas instalaciones de uno de los clubes del interior más-completos. Va de una cancha a otra y se distrae jugando en cada disciplina (se practican más de una veintena). Unos años después su papá, también entrenador, le aconseja que si quiere dedicarse ala gimnasia deberá dejar de practicar tantos deportes y dedicarle más tiempo a esa disciplina. De a poco fue construyendo una carrera que lo llevó a convetirse en uno de los gimnastas más reconocidos de nuestro país. Cuando regresó a su club de origen, el primero que lo apoyó en sus primeros torneos,lo hizo para ayudar. Esa es su forma de ser, es embajador de Huella Weber -y junto a ellos- ayudan a mejorar las condiciones de personas con bajos recursos.

Después de ganar medallas y reconocimientos, con  su inolvidable clasificación a las finales en los Juegos Olímpicos de Londres, recuerdo haberlo entrevistado en radio porque había aceptado una participación en la obra performática Stravaganza. Me sorprendió su vervorrágia y la fuerza de su empuje. Hoy se encuentra en plena preparación para los inminentes Juegos Panamericanos. “Se vienen ocho semanas de entrenamiento muy fuertes, de pulir detalles para llegar lo mejor posible a Lima. Los últimos 15 días voy a estar entrenando en Grecia. Es más complicado entrenar a los 35 años, cuesta más… tengo muchos dolores y después de un entrenamiento fuerte el cuerpo no se recupera tan rápido, me lleva entre tres y cuatro días que el cuerpo vuelva a estar en condiciones para otro entrenamiento fuerte”, dice.

A diferencia de tus comienzos, tenés escuelas, una familia, ¿Cómo es el día a día donde además entrenás a tus pequeños hijos? ¿Qué significa ser un papá profesor de esos futuros deportistas?

El día a día es muy lindo pero cansador. Entreno tres horas todos los días y por la tarde me dedico a las escuelas de gimnasia, reuniones y cuestiones laborales. Tengo dos hijos, entrenan dos veces por semana en una de mis escuelas, miércoles y viernes. Entonces cuando ellos van yo trato de estar ahí para acompañarlos y divertirnos porque en la semana vuelvo tarde a casa y los veo poco, por eso los fines de semana se los dedico 100% a mi familia y estar el máximo tiempo con ellos siempre. 

Si bien te queda hilo en el carretel, tenés muchas alternativas armadas cuando llegue el momento de colgar “las anillas”, ¿Cómo imaginás ese proceso que es duro para todo deportista de elite?

Estoy bastante tranquilo en ese aspecto, por suerte tengo varios proyectos laborales para el después,vinculados al deporte y las escuelas de gimnasia. Les voy a dedicar mas tiempo y eso me genera muchas ganas. Además entreno a Juli Jato y me gustaría trabajar con él mas tiempo, para llegar más lejos. El retiro me lo imagino bien, con un proceso de adaptación más rápido de lo normal y con muchos objetivos nuevos por delante.

Fotos: Gentileza Huella Weber

Sabemos que son numerosos los beneficios de la práctica deportiva, ¿Qué le agregó la gimnasia a tu vida?

La gimnasia le agregó todo a mi vida. Es mi motor, mi pasión desde chico y lo que haré por el resto de mi vida.Hoy en día estoy terminando mi carrera como deportista pero como entrenador seguramente seguiré varios años más, también continuaré como coordinador en las escuelas de gimnasia trabajando para que sean cada vez mejor, que los chicos tengan mejores cosas para entrenar en los gimnasios y poder formar atletas y personas. La gimnasia es lo que hago, mi gran pasión en esta vida.

Hace un tiempo también te involucraste en la dirigencia para hacer más sustentable la gimnasia,  ¿Qué balance hacés de esa gestión sin cargo?

La realidad es que no me vinculé directamente a la dirigencia, lo que hice fue colaborar para lograr un gran cambio en la gimnasia argentina. Se había viciado mucho la parte dirigencial, porque había autoridades que estuvieron en el poder por más de 30 años y eso le hacía mucho mal al deporte. Por suerte, y gracias al apoyo de mucha gente,pudimos colaborar con este recambio. Hoy en día el grupo que yo apoyo se encarga de la federación y yo simplemente colaboré en lo que pude. La parte dirigencial hoy no me interesa, me enfoco en gestiones en particular en las que pueda dar una mano, pero solo eso.

Tu trabajo de más de una década con Julián Jato es maravilloso, ¿Qué descubriste y te impactó de él?

Con Juli Jato venimos trabajando hace 13 años, él tenía seis años cuando arrancamos. Es un deportista con una gran capacidad para plantearse objetivos, para afrontar las dificultades. Es muy responsable adentro del gimnasio, no falta nunca, siempre está dispuesto a entregarlo todo para seguir mejorando y los objetivos son muy altos, hace un gran sacrificio. Hoy Juli compite en categoría mayor, es muy difícil. Tiene 19 años y compite con atletas de 24/25 años. Se está adaptando para estar a la altura de ellos, pero considero que en uno o dos años ya lo va a lograr y va a estar 100% a la altura de esa categoría y logrará grandes cosas.

Sos parte de Huella Weber, ¿Qué balance hacés de tu experiencia con el programa Centros Juveniles?

Participar de Huella Weber es algo que disfruto mucho, es muy lindo. Este año arrancamos con un proyecto de centros juveniles en José León Suárez, los ayudaremos a mejorar las condiciones edilicias del espacio en donde los chicos que asisten, se capacitan en diferentes actividades para el día de mañana puedan tener una salida laboral. Me encanta el trabajo que allí se hace, es fundamental fomentar la cultura del trabajo en los jóvenes que tal vez no tienen las mismas oportunidades que muchos de nosotros. Ojalá los chicos reciban esto de la mejor manera, y todo el barrio pueda disfrutar de esta gran ayuda que estamos haciendo con toda la gente de Weber y de la Provincia de Buenos Aires.

En ese lugar además de mejorar la infraestructura acompañan en los talleres de oficio, ¿Cómo vez ese gran trabajo de darle un oportunidad a tantos jóvenes que carecen de ella?

Es muy sorprendente ver la felicidad de los chicos cuando vos llegás con los materiales. Se alegran tanto,y realmente te das cuenta de la importancia que tiene el trabajo que hacemos con Huella Weber, de lo gratificante que es ayudar a los demás. Tomás noción que le estás cambiando la vida a mucha gente, porque gracias al trabajo que se hace en los Centros juveniles, le cambia el futuro a muchos jóvenes.  Creo que este tipo de cosas son las que valen la pena en la vida.

También ayudaste hace algunos años a tu club, ¿Cómo fue devolver algo a ese espacio de tus primeros pasos? ¿Cuánto tuvo que ver tu infancia en San Jorge para este presente?

Siempre voy a estar agradecido con el Club, me dio todo en la primer etapa de mi carrera. Fue mi primer sponsor, los que me ayudan a ir a competir en los torneos provinciales y nacionales y eso es algo que no me voy a olvidar nunca. San Jorge es una institución modelo en este país, lo demuestra año a año. Para mi haber aportado algo, luego de todo lo que me dieron, fue genial. Yo ahí, en el club, pude vivir desde muy chico cosas que en otros lugares no se puede. A los 5 años andaba en bici solo y me movía por las instalaciones del Club con toda tranquilidad, iba a varios deportes y esa experiencia de libertad, de haber vivido en un pueblo tan lindo y hacer amigos para toda la vida. Es algo que no se olvida nunca y es lo que me marcó como persona para el resto de mi vida.

¿Cuáles son tus objetivos y los sueños que te trazaste?

Siempre habrá nuevos objetivos y nuevas metas por cumplir. En cuanto a lo deportivo, la mayoría de sueños y objetivos ya los he cumplido. Haber estado en un Juego Olímpico, como fue Londres 2012, llegar a ser finalista olímpico fue el máximo sueño deportivo que pude conseguir.  Todavía me queda ser medallista ahora en Lima, ganar una medalla en un juego Panamericano me gustaría y es por lo cual estoy luchando hasta el final.  En la vida he cumplido muchos objetivos.Tener mis escuelas de gimnasia, tres gimnasios, una escuela centro de alto rendimiento de primer nivel. A nivel familiar estamos muy contentos con lo que fuimos logrando junto a mi esposa, que es maravillosa y me ayuda en todo; y con dos hijos increíbles, me hace muy feliz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here