#Teatro | Gabriel Gavila, icono de la improvisación en argentina

0
1008
Fotos: Gentileza Gabriel Gavila

Ganador del premio Estrella de Mar a Mejor Comedia en el 2016 por “Dillinger”, Gavila abre el juego y a su exitoso y probado grupo Improvisa2, le agrega su trilogía teatral “Chicos”, donde enseña todas las virtudes y miserias del género masculino. Icono de la improvisación en Argentina, a sus 35 años, rompe moldes con su histrionismo escénico.

Gabriel Gavila, desde hace unos años, es uno de los referentes del teatro independiente nacional. Socio fundador de la compañía Improvisa2, junto a Tomás Cutler y Mariana Bustinza; paralelamente forja su carrera de director con obras alternativas que por semana, abarrotan las salas donde se presentan. Creador de la trilogía “Chicos lindos”, “Chicos malos” y “Chicos feos”, ya prepara su desembarco en el mundo femenino con Guarras, donde promete dar el salto al Show Business nacional. Hincha de Racing -aunque el futbol ya no sea parte de su vida-, admirador de Jim Carrey por el film “The Truman Show” y dueño de una simpatía que por dónde camina suma amigos, inspeccionamos su ADN para saber cómo vive una persona que respira arte y exhala teatro.

 Fotos: Gentileza Gabriel Gavila
Fotos: Gentileza Gabriel Gavila

Ganador del premio Estrella de Mar a Mejor Comedia en el 2016 por “Dillinger”, Gavila abre el juego y a su exitoso y probado grupo Improvisa2, le agrega su trilogía teatral “Chicos”, donde enseña todas las virtudes y miserias del género masculino. Icono de la improvisación en Argentina, a sus 35 años, rompe moldes con su histrionismo escénico.
Gabriel Gavila, desde hace unos años, es uno de los referentes del teatro independiente nacional. Socio fundador de la compañía Improvisa2, junto a Tomás Cutler y Mariana Bustinza; paralelamente forja su carrera de director con obras alternativas que por semana, abarrotan las salas donde se presentan. Creador de la trilogía “Chicos lindos”, “Chicos malos” y “Chicos feos”, ya prepara su desembarco en el mundo femenino con Guarras, donde promete dar el salto al Show Business nacional. Hincha de Racing -aunque el futbol ya no sea parte de su vida-, admirador de Jim Carrey por el film “The Truman Show” y dueño de una simpatía que por dónde camina suma amigos, inspeccionamos su ADN para saber cómo vive una persona que respira arte y exhala teatro.

-Dificil reconocer en tu trilogía “Chicos”, tu admiración por Jim Carrey.

-Esa es mi versión más Improvisa2. Te podría decir que Robert De Niro es otro referente, también miro todo lo que hace Meryl Streep, sin duda, la actriz más versátil del planeta. Referentes locales no tengo pero admiro a Damián Szifrón como guionista y director.

-¿Qué te dio el teatro que no encontraste en otras disciplinas?

-El teatro te atrapa o no, es así. Yo siempre fui muy inquieto. De adolescente hice judo, guitarra, natación. Recuerdo que de chiquito, por ser de Avellaneda iba a la cancha a ver a Racing y entre tantas otras cosas, sumé teatro a las actividades de mi semana. Y creo que lo que comenzó como un hobby, después fue todo. No imagino mi vida sin hacer teatro. Luego me formé en distintas disciplinas que complementan mi ser artista, como clown, canto, dramaturgia, acrobacia, danza contemporánea y maquillaje teatral, entre otras.

-¿Hace 14 años que sos uno de los Improvisa2?

-Con Tomás Cutler y Mariana Bustinza nos conocemos desde el conservatorio, trabajamos juntos con otra gente haciendo teatro Independiente y un día se me ocurrió que podíamos irnos de temporada a Mar del Plata. Lo armamos rápido, para un verano, sin pensar jamás que tendríamos tanta repercusión. Impensado a hoy, tener catorce temporadas encima, éxito de público, críticas y premios. Y el broche de oro fue este año, en el cual actuamos en la ceremonia de Los Premios Estrella de Mar. La clave de nuestra vigencia es el trabajo. Trabajamos durísimo para mejorar y hacer crecer el show día a día.

-A eso quería llegar. Ganaron un Estrella de mar por otra obra que no es Improvisa2 y vos perdiste el tuyo personal con Martín Bossi. Podríamos decir que es un honor.

-Todo premio o nominación es un mínimo al alma. Junto a Mariana Bustinza y Tomás Cutler, además de las funciones de Improvisa2, hicimos “Dillinger”, una obra que mostraba la vida de John Dillinger, el ladrón de bancos más famoso de la historia. En ella, hacíamos los tres, más de ochenta personajes y el público y los jurados compraron el código y nos nominaron a Mejor Comedia y a mí como Mejor Comediante. Fue un espectáculo bisagra, que cambió nuestras vidas. A mí dio prestigio en lo que hago, un reconocimiento inusitado y un interés genuino de medios que nunca se habían acercado a ver lo que yo hacía.

-Y lo de Martín Bossi, una verdadera pena.

-Creo que no soy del todo consciente lo que fue estar nominado a los Premios Estrella de Mar en el rubro Labor Cómica con los más grosos comediantes de este país. En esa categoría estaba con Campi, Bicho Gómez y Martín Bossi. Desde que recibí la nominación supe que no lo iba ganar, igual debo confesar que en el momento de la entrega de premios se te abre una puerta, aparece una pequeña esperanza, te ilusionás porque pensás “estoy acá sentado igual que los otros, hice mi trabajo y al jurado le gustó, es posible”. Pero siendo honestos, perder con Martín Bossi, que ese verano se llevó siete estatuillas y encima ganó el de oro, fue uno de los lujos más grandes de mi vida.

-La trilogía “Chicos lindos”, “Chicos malos” y “Chicos feos” es tu versión más oscura.

-Allá por el año 2012 soñé varias veces con una imagen, muchos cuerpos, cuerpos de chicos jóvenes y lindos, tirados en el piso, encimados unos con otros. Le puse a esa imagen el título de “montaña de cadáveres”. Pensé y reflexioné mucho sobre esa imagen, me preguntaba por qué se me apareció en sueños, me decía a mi mismo que tenía que haber algo más detrás de eso. Y así surgió la primera que fue “Chicos lindos” y luego las otras, hasta “Chicos feos”, que son dos partes, en la primera, actúo yo y cuento mi vida, la otra será un gran show. Pensaba que no le iba a interesar a nadie, pero entendí que mucha gente puede sentirse identificada con mi historia.

-Entrañable tu personaje en el film “Fermín”…

-Fue una de las experiencias más importantes en mi carrera como actor. Un lujo y un honor. Buscaban un actor que haga comedia, le hablaron de mí a los directores Oliver Kolker y Hernán Findling, me llamaron para un casting sin decirme quién estaría en la película. Les gusté y me volvieron a llamar para hacer dos escenas junto a Gastón Pauls, Luciano Cáceres, Antonella Costa y Dalma Maradona. Y cuando quedé, me dijeron que también iba a estar Héctor Alterio. Un prócer del cine mundial, cuatro de sus películas estuvieron nominadas al Oscar y ganó uno por “La historia oficial”. Recuerdo que cuando parábamos para almorzar en el rodaje me sentaba a su lado para charlar y él me contaba de sus proyectos, de la obra que se iba a hacer a España. No me olvido su fuerza, sus ganas, un tipo grande que nunca para, un genio.

 “Considero que tengo que ser yo uno de los que rompa con esos prejuicios.”

-¿Algo que lo perturbe del mundo de la actuación?

-Me molestan pocas cosas, es mi mundo, mi familia, mis amigos. Hay bastantes prejuicios pero como te digo me siento tan parte de este mundo que de alguna forma considero que tengo que ser yo uno de los que rompa con esos prejuicios. No soy careta. Soy lo que soy. La gente siempre va hablar, alguien te va querer y alguien no, no se puede conformar a todo el mundo. De todas formas, no creo que lo malo que haya en este medio, sea exclusivo del mundo artístico.

-Te deben llover propuestas amorosas siendo exitoso, joven y talentoso.

-No sé. El tema sentimental no me pasa por arriba. Me resulta muy difícil estar en pareja con alguien. Es un tema que me lleva años de terapia. No lo pongo en el otro, no lo pongo en el trabajo, lo pongo exclusivamente en mí. Sí conozco mucha gente, me divierto, la pasó bien, pero en lo personal me resulta muy dificultoso construir una pareja. Sera cuestión de seguir intentando, de analizar en profundidad qué me hace escaparle a ese compromiso, que según dicen, es hermoso.

-A futuro estás armando una trilogía con mujeres.

-Empiezo por una, como cuando hice “Chicos lindos”, que en base a lo bien que funcionó me inspiró a hacer secuelas. Sí sé que se llamará “Guarras” y está basado en muchas ideas e imágenes que ya tengo. El universo de la mujer me parece maravilloso y tengo muchas ganas de zambullirme y explorarlo. Tengo apalabrada una actriz para protagonizarla y quiero hacer casting para conocer muchas chicas talentosas. Me entusiasma mucho esa idea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here