Viajar es un Placer: Vicky Cristina Barcelona

0
583

Barcelona no es la España que tenés en la cabeza, aunque hay plazas de toros, paellas y flamenco sonando en los bares.

Se parece más a la España que Woody Allen retrató en Vicky Cristina Barcelona, llena de artistas, callecitas, veranos calurosos y destellos de modernidad.

Si bien la rivalidad obvia y sin sentido Barcelona/Madrid hace que las pongas en perspectiva y que en mi comparación personal, gane siempre Madrid, Barcelona es la ciudad española más cosmopolita, que supo y sabe reinventarse para estar siempre en el top de los lugares más visitados del mundo.bTuve la suerte de estar varias veces, pero la última, hace un par de meses, fue la que más disfruté. Como siempre, no podría escribir estas líneas haciendo un paneo objetivo de la ciudad: a continuación, un punteo de los sitios que yo agendaría en “Favoritos”.

barcelona2
Fotos: Pablo Barzola

PARC GÜELL.
Aunque no la más monumental ni la más emblemática, es la obra que más me gusta de Gaudí. Güell, el mecenas de Gaudí, le encomendó esta obra como una villa de descanso en las afueras de la ciudad. El proyecto en aquel entonces resultó un fracaso pero hoy hace de parque recreativo para la ciudad y atesora el legado del arquitecto que prácticamente diseñó la ciudad y la impregnó de modernismo. Mi lugar preferido es la terraza, donde desplegó toda su técnica de cerámicos partidos para llenar de color los bancos. Si terminas la visita al Parc Guell y no te duele el cuello de mirar las columnas acostadas, no entendiste nada.

FUNDACIÓN JOAN MIRÓ
El Museo Miró de Barcelona alberga la mayor cantidad de obras del más icónico artista español. Ubicado en Montjuic (casi en la Villa Olímpica), la fundación propone un recorrido por toda la obra de Miró en un sentido cronológico, mostrando todas las facetas y etapas del surrealismo. Si salís de ahí y no se te abrió al medio la cabeza, mejor hubieras ido al estadio del Barcelona Futbol Club.

Sin-título-1
Fotos: Pablo Barzola

BAR MARSELLA
Catedral del mítico Absenta, el Bar Marsella es el lugar al que tenés que ir para probarlo. Lo bueno es que el ritual es do it yourself: embebés un terrón de azúcar en la bebida y luego lo prendés fuego. El azúcar se derrite cayendo a la copa, que luego tenes que apurar para entrar en un mundo teñido de anís. Cuidado: se comenta que es alucinógeno y que el bar era frecuentado por Picasso. Si salís y podés caminar derecho, hiciste todo mal.

LA BARCELONETA
No solo de arte vive el hombre. Tanto en verano como en invierno, caminar por la playa más céntrica de Barcelona es algo que hay que hacer. Al llegar en metro, a la derecha puede verse el hotel W con su forma de vela, mientras que a la izquierda se divisan las dos torres más altas de la ciudad, ya en la zona empresarial. El recorrido bordeando la costa es de lo más pintoresco, cargado de tiendas y puestos de comida en los que te podes pedir una ensalada de lentejas con mango y queso de cabra, por ejemplo. Si terminás el recorrido por la Barceloneta y crees que no te hace falta empezar el gimnasio, tenés la autoestima altísima.

barcelona3
Fotos: Pablo Barzola

BARRIO GÓTICO
El barrio más antiguo de Barcelona es “una pasada”, en palabras catalanas. Las mil y una angostas callecitas que terminan y empiezan al mismo tiempo, que se ensanchan para formar plazoletas y vuelven a ser angostas, las calles que caminaba Dalí y dónde me crucé a Andrés Calamaro mientras probablemente estaba dandole forma a “Estadio Azteca”. Los balcones. La catedral de Barcelona. En barrio gótico no dejaría de tomarme una sangría en “Espais Mescladis”. Y si te perdés caminando en barrio gótico, empezá a buscar departamento: Barcelona es la ciudad para vos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here