Valu Ramallo: Pastelería en tiempo de redes sociales

0
364

En estos tiempos digitales, las redes sociales son las que marcan el pulso de las sociedades de masas. Aquellos que antes hacían criticas o reseñas escritas en una revista o diario, fueron reemplazados por “Influencers”. Estos tienen una presencia muy importante en las redes sociales con muchos seguidores, y sus opiniones y actualizaciones de estado son compartidas y comentadas por muchas personas. RANDOM estuvo conversado con Valu Ramallo, que nos contó que sus comienzos y actualidad están ligados a las redes sociales.

El medio digital por excelencia para un influencer es Instagram, y esto, sin dudas, fue una ventaja bien aprovechada por Valentina “Valu” Ramallo. Ella marca tendencia en las redes haciendo lo que más le gusta: cocinar. Pero no es una improvisada en esto, estudió en el Instituto Argentino de Gastronomía (IAG) dejando atrás psicopedagogía y empezó en lugares que le fueron sumando experiencia en pastelería. “Me gusta cocinar de todo, pero como trabajo me gusta la pastelería” nos cuenta en un alto de sus tareas.

Ahí es donde se comenzó a tejer esta historia, y se pone en el radar de la gente cuando empieza a subir a las redes, fotos y recetas de sus creaciones. De ahí, a la venta desde su casa y posteriormente la apertura de un local propio con su nombre en la puerta, y las correspondientes sucursales. Parece todo muy fácil, pero en este cuento hay mucho trabajo y esfuerzo. Valu y su hermano Carlos (o “Caco” para los amigos) comenzaron este negocio, ella cocinando y él en el trabajo diario de los números. De a poco, y con la ayudad de las redes, fueron obteniendo sus frutos. “Al principio, en este local donde hacemos nuestros productos, no está en una zona concurrida, pero la publicidad de las redes nos ayudó. Los comentarios de la gente fueron súper positivos, estaban contentos con lo que llevaban”.

Fotosgentileza Editorial Planeta

Tiene dos pasteleras a las que tiene como guías, Maru Botana y Pamela Villar, una mezcla entre lo clásico y la nueva pastelería. Dentro de este equilibrio de estilos, ella fue buscando el suyo, comenzó con las cookies, luego con las tortas clásicas, pero no era lo que ella realmente quería cocinar. “Empecé a buscar lo que era de mi gusto, como a un budín de coco le ponemos dulce de leche en el medio y lo bañamos de chocolate blanco; lo clásico más un plus, que a la gente que me sigue también le gusta”, dice mientras le pide a una colaboradora que saque una foto.


Valu y su hermano Carlos (o “Caco” para los amigos) comenzaron este negocio, ella cocinando y él en el trabajo diario de los números.

Con el crecimiento de los nuevos sabores y texturas, el argentino medio fue probando algunos productos nuevos; para Valu acá nos estamos acostumbrando a consumir pastelería con merengue y crema pastelera. Y eso lo refleja en su libro “Pastelería Imperfecta” (Planeta) que busca derribar el mito de la pastelería como un arte imposible. “La idea es que la gente pueda hacer postres en su casa, los ingredientes que se usan son fáciles de conseguir en cualquier supermercado” cuenta.

En el libro se puede encontrar desde un capítulo sobre dulce de leche hasta recetas clásicas y heredadas de su abuela. “Traté de adaptar las recetas que traigo de mis abuelas o de mi mamá y recuerdo que en cumpleaños o fiestas siempre estaba el Rogel de mi abuela”, dice al tiempo que vigila lo que pasa en la cocina. También reúne a sus más conocidos: la cookie cheesecake, la torta de oreo y la chocotorta.
Justamente estas tortas son las más solicitadas en sus locales, pero ella nos cuenta que hay épocas para todo y que van moviendo un poco el producto ofrecido. “Las redes son un gran herramienta, si nosotros un día comenzamos a subir foto de una torta rogel, la gente va a comenzar a pedirla” completa convencida. Eso la ayuda a mostrar otros productos, que no son un clásico, pero que también gusta y son consumidos: Lemon pie, cheesecake, alfajor triple de nuez o una torta con maracuyá y leche condensada.


“Las redes son un gran herramienta, si nosotros un día comenzamos a subir foto de una torta rogel, la gente va a comenzar a pedirla”

Para lograr que una marca como la de Valu tenga éxito, es muy importante la calidad de la materia prima. “Por ejemplo, nosotros tenemos una marca de dulce de leche a la que compramos entre 80 y 100 kg. por semana y nunca nos falló”, aclara luego de consultar con una de las chicas que la ayuda en la fábrica. Se mantienen con sus proveedores de siempre, si bien han probado otras materias primas, pero se quedan con lo que conocen, simplemente les da más certeza y el producto terminado es el que ella espera.

Fotosgentileza Editorial Planeta

Además de toda la actividad que le demanda su negocio, Valentina participa del programa Cucinare que va por la pantalla de canal 13 de Buenos Aires a la medianoche, allí prepara su clásico repertorio de pastelería con algunas innovaciones en esas recetas. “Ir a grabar es una fiaca, pero luego me quedo conforme con el resultado y me gusta”, nos cuenta en confianza. No para nunca. Además viaja por toda la Argentina y por países vecinos dictando clases de pastelería, enseñando a no tenerle miedo a este tipo de cocina.
Para el futuro, le gustaría mantener la fábrica, que es su primer local. Antes era una panadería y luego ellos la arreglaron para poner en marcha su emprendimiento, y nos dice: “siento que tiene un valor emocional muy grande, es la esquina de la casa de mis viejos”. Espera mantener a su equipo, porque es difícil conseguir uno con el cual entenderse y poder trabajar bien. Está plantada bien en la realidad, desea que las cosas vayan bien en el país, así puede vender manteniendo los precios y que la gente siga comprando sus productos.

TKS: Vale Bafaro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here