Abby: Sueños cumplidos

0
332

La cantautora salteña presenta nuevo single y reama sus planes de presentaciones por la Pandemia. Desde su costado espiritual que le imprime a sus letras a su cursado en la carrera de Psicología. Una soñadora que siempre actúa en positivo pese a la adversidad.

Tenía 14 años, me desperté por la mañana y fui a la cocina. La encontré a mi mamá tomando mates y le dije: “Mamá escucha lo que soñé”. Y ella escuchando atentamente lo que le compartía me dijo: ¿Abby, porque no haces una canción de ese sueño? Yo me largué a reír diciéndole: ¿Cómo crees que yo voy a hacer una canción? Y me contestó: “si podés, aparte ya sabés tocar la guitarra bastante bien”. Y ahí nomás fui a mi habitación, busqué mi cuaderno de la mesa de luz y arranqué. A partir de ahí no dejé de crear más.

Abby resume en una anécdota el comienzo de la pasión que convirtiría en el aire que respira, se acuerda de esa mañana como uno de los momentos más hermosos que vivió. Es que su infancia en Metán (Salta) tuvo su gran impronta lúdica. “Fue una infancia muy bonita, siempre había algo para hacer en casa o ayudar. Conmigo somos siete hermanos entonces siempre nos divertíamos, hacíamos casas en la habitación con las cuchetas; mi papá nos armó una casa en el árbol del fondo (se ríe) Siempre estábamos distraídos con algo. Todo comenzó como un juego, algo que me divertía hasta que al pasar los años me di cuenta que era mi pasión”, dice.

Abby es el nombre artístico de Abigail Gacioppo. Estudió piano, guitarra y teatro, justamente esta formación la convirtió en una gran actriz y le abrió puertas en la televisión local y nacional. Una productora alemana utilizó una de sus canciones para musicalizar un documental para la televisión germana. El año pasado recorrió varias provincias y participó en eventos, festivales y fiestas privadas. Desde el 2016 y hasta el principios del 2019 fue parte de la obra musical “Tina el Rumor de una Nación”, como actriz y figura principal. Ahora acaba de lanzar su single “Arcoiris” en todas las tiendas digitales y conversamos con RANDOM sobre su carrera.

¿Cómo era eso de las funciones en hospitales, de qué se trataba?

Ese fue uno de los tiempos más bellos. Era chica, tenía 8 años, iba a un grupo llamado king kids, con los niños hacíamos obras de teatros, coreografías, y cuando estábamos listos íbamos a cárceles, hospitales, hogares de ancianos. Para mí era algo que me llenaba el alma. No veíamos las horas que llegara los días de ensayo o de presentación. Me latía fuerte el corazón de la emoción. El objetivo era, a través del arte, llevar un mensaje de esperanza, de amor, de alegría, y que sepan que hay un Dios que los ama.

¿Cuál fue el empujón para grabar tu primer disco? ¿El certamen de tv que ganaste?

Cuando me fui a los 17 años a vivir a la provincia de Tucumán, comencé a estudiar Psicología (ya queda muy poco para recibirme) y paralelo a eso a full con la música, fue cuando me siento en la mesa y digo: “bueno ya tengo muchas canciones escritas, es hora de empezar a grabar”. A todo esto no tenía un peso. Pero una cosa fue llevando a la otra, ahorraba mucho, y todo fue tomando forma; hasta que conocí a David Alejandro (mi baterista) y me dijo: “Abby, quiero ayudarte…tenés que grabar tu disco”. Entonces le pasé todas las maquetas que tenía y arrancamos grabando “Amor que vence”. Me gustó como había quedado y ahí ya comenzó la grabación en sí de cada canción. Él fue quién produjo mi primer disco.

¿Cómo fue el proceso de este disco?

Fue un proceso lindo, al principio duro. Al no conocer mucha gente allá, me entregué por completa para que alguien me lo produzca pero al escucharlo dije: “no, no esa no soy yo”. Hubo mucha plata de por medio, me angustió mucho, pero dije: “yo esto no lo voy a compartir”. Hasta que apareció David. Pero fue como un desierto que pasé, sentía que todo lo que había hecho era en vano, que había gastado plata al vicio. Pero pensándolo ahora, todo fue un aprendizaje, un proceso que me permitió llegar a donde estoy.

Además por esa época protagonizabas un musical, ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue un súper entrenamiento como artista. Hice más de 1800 funciones. Me ayudó, me enseñó, me perfeccionó, fue un antes y un después en mi como artista. Tina me permitió entrar en un mundo que dije: “wow que hermoso hacer esto”.

Con el single “Arcoiris” presentado junto a Flor Otero toma color el nuevo disco que ya tenía tres canciones más. ¿Por qué en este caso te tomaste más tiempo?

Sí, pasó mucho tiempo la verdad, pero en ese tiempo nunca dejé de crear, fui lanzando sencillo por sencillo y entre uno y otro hubo bastante tiempo. Me dediqué a escribir muchísimo y armar cosas puntuales. Arcoiris la hice y luego de dos años decidí lanzarla, siempre cuando quería producirla aparecía algo, otra canción, otra cosa que impedía que le ponga todo. Hasta que este año 2020 fue el año del lanzamiento, fue el tiempo correcto y el que tenía que ser.

¿Cómo se fueron gestando las composiciones? ¿Había algunas de esas guardadas en el cajón o fueron surgiendo paulatinamente?

La primera fue a mis 14 años. A partir de ahí comenzó una invasión de creatividad. Hay canciones que las hice mientras estudiaba una materia de psicología (sonríe). Estaba estudiando y de la nada venia una letra, otra leyendo un libro, otras caminando por la calle, otras hablando con amigas y así. Pero todas en momentos inesperados.

Sobre “Arcoiris” contabas que surgió de la charla con una amiga, ¿Cómo fue ese encuentro y después la experiencia de grabar con Flor, también como vos con gran experiencia en musicales?

Flor desde el primer momento que le compartí la idea de la canción le encantó y se sumó. El proceso de “Arcoiris” desde que inició hasta el final fue maravilloso. Fue muy loco porque nunca me había imaginado hacer una canción con esa temática. Hasta que charlando con una amiga, mientras ella me contaba parte de su historia de vida, “Arcoiris” iba naciendo, me venían melodías, letras…

Lo espiritual es una constante en tus letras, ¿Cómo es tu relación con la Fe?

Sí. Es algo muy importante. Es lo más importante para mí. Mi relación con Dios me permite claridad, determinación en mis decisiones. Me permite ver lo invisible y creer lo imposible. Es un estilo de vida, despertarme, ser agradecida a Dios por un día más de vida, saber que su amor nunca se rinde y anhela lo mejor para vos, para mí. Amo a Dios con todo mi corazón.

¿Qué sentís que fue lo más maravilloso que te pasó con la música?

Conocer a personas maravillosas. La música me permitió y me permite eso. Conocer nuevas personas profesionales (uff) me ha dado tantas herramientas para mejorar. Es como encontrar oro en polvo.

¿Cómo es tu rutina en esta época de cuarentena? ¿En qué aspectos se modificó?

No tenía ni en la mínima idea estar pasando la cuarentena en Metán (sonríe). Yo vivo en Salta, pero resulta que el 19 de Marzo fue mi cumple y le digo a Elías, mi esposo, “vamos a Metán así paso mi cumple ahí con mi familia y compartimos”. Nos vinimos a Metán y terminamos quedándonos porque en Salta ya habían cerrado todo y no dejaban pasar. Así que mi cuarentena es en familia, estoy creando muchas cosas, terminando proyectos que los tenía colgados y disfrutando de la familia.
Como sos una persona positiva imagino que ya estás haciendo planes para cuando se supere está situación, así que ¿Cuáles son?
Sí. Sé que esto terminará pronto y quiero estar preparada cuando así sea. Cerrar las fechas de conciertos; Reprogramarlas.
También la gira de medios por Buenos aires entre otras cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here