Rock | Blur, y finalmente un día volvieron

0
745

Tras 12 años sin sacar ningún disco, en verdad muchos más si nos ponemos estrictos y puntillosos ya que “13” fue el último que participó Graham Coxom, pero más allá de este aspecto casi de fan metódico, la llegada de “The Magic Whip” es todo un acontecimiento musical y discográfico.

Comencemos con la preguntas incómodas,aquellas que todos ansiosamente realizan porque de alguna manera creen que con una primera escucha del disco se van a descifrar: ¿Responde a las enormes expectativas? ¿Es bueno? ¿Vale la pena? A todas esas preguntas tenemos para decirle que sí, que es un buen disco y a continuación vamos a hablar más sobre el.
La ausencia de Blur como banda no se ha sentido tanto como en el caso de otras bandas porque tanto como Coxon y principalmente Albarn han tenido una vida como solistas muy activa, en el caso del último recordemos nada más Gorillaz y su disco “Everyday robots”, sólo por nombrar algunos ejemplos.

blur3

Si nos enfocamos en la grabación de “The Magic Whip” en sí, podemos decir que no hacía auspiciar para nada un buen disco y menos aún una gira mundial que los trae a tierras argentas pisando no sólo Buenos Aires sino también Córdoba. Todo sucedió en Honk Kong, en 5 días, luego de la cancelación de un concierto de la banda en aquella ciudad. Por un lado, trabajó Coxon con el productor Stephen Street y luego de que ellos hicieron lo suyo con las pistas y acordes, entró Damon Albarn a ponerle letra a todo. De esta forma tan fría y aislada se gestó este disco.
La primer canción de este trabajo, “Lonesome street” es un pasaje directo a los años 90, y es una forma que tienen los Blur de decirnos “We are back”, una canción no apta para nostálgicos. Después tenemos canciones como “Go out” que fue la carta de presentación y por decirlo de alguna forma, la más “Coxon” tiene guitarras distorsionadas y se reconoce como el grupo logra unirse y crear atmósferas que solo ellos crean. Después hay canciones que son destacables como “I broadcast”, “Ong Ong” y dos terribles himnos lentos como los son “There are too may of us” y “My terracota heart”.

Para quienes no han tenido la oportunidad de ver a Blur en vivo se vienen dos grandes fechas en noviembre para hacerlo ya que despliegan una potencia y una vitalidad digna de ser vista. Mientras los podemos seguir disfrutando a través de sus discos. La magia está.

blur2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here