Frida Khalo: La Vida Pintada

0
615

Supo canalizar el dolor a través de su obra, con pinceladas y colores que aliviaron su constante sufrimiento. Padeció dolor del físico, del emocional, del espiritual. Vivió dolor y pintó dolor.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, la relevante pintora mexicana conocida como Frida Kahlo, descubrió la desgracia a los seis años,
cuando sufre una poliomielitis que le dejó inválida su pierna izquierda. A los 18 años el colectivo en el que viajaba junto a su amor de juventud, es impactado por un tranvía. Los médicos que la atienden consideran un milagro que ella siga con vida. El terrible accidente deja como resultado su columna vertebral rota en tres partes, el fémur y sus costillas partidas, su pierna izquierda (aquella que ya estaba atrofiada) fracturada en once partes, la pelvis rota y una imparable hemorragia producida por una barra de acero que le atravesó el vientre.

frida foto
Frida Khalo

Las tremendas secuelas del fatídico accidente la acompañarán durante toda su vida y jamás logrará tener un buen estado de salud, a pesar de haberse sometido a más de 31 operaciones. Además, el dolor físico se mezcla con el dolor que le provoca su pasional matrimonio con el muralista mexicano Diego Rivera. Lo amó con locura y a la vez lo padeció de tal manera, que alguna vez llegó a decir:

”Sufrí dos graves accidentes en mi vida. Uno en el cual un tranvía me arrolló y el segundo fue Diego”.
Pintó cerca de doscientas obras de las cuales cincuenta y cinco son autorretratos que muestran claras radiografías de sus mapas mentales y emocionales, a lo largo de la vida. Todo lo plasma sobre el lienzo. En cada uno de ellos se encuentra una Frida distinta pero igual. Porque más allá de que refleja con su arte las diferentes etapas de su existencia, es su mirada apagada, sufrida y hasta resignada, la que no deja de asomarse en cada obra autorreferencial.

Autoretrato con tocado Tehuana.
Autoretrato con tocado Tehuana.

Tuvo un amorío con León Trotski, fue traicionada por su amado Diego (la engaño con la hermana menor de Frida) y un año antes de morir, le amputaron la pierna derecha en la que sufría de gangrena. Una de sus frases más conocidas se refiere a este hecho y fue escrita, junto a un dibujo, en su diario íntimo:

“Pies, para qué los quiero, si tengo alas pa’volar”.

Rodeada de monos, con vestidos típicos de la cultura india mexicana, con pelo corto y vestida como varón, con lágrimas y pocas risas. Frida mágica. Frida eterna…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here