ENTREVISTA| SEBASTIÁN PEREYRA

0
942

CAPTURAR MOMENTOS

Por Carla Golberg

De la mano de su padre, que a los diez años le dio una cámara réflex, el protagonista de nuestra entrevista comenzó a acercarse a la fotografía. Terminó el secundario en San Luis y se fue a Buenos Aires, en donde ganó una beca para cursar sus estudios en el ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica). La persona que elegí entrevistar es un amigo, quien le ha puesto imágenes a la mayoría de mis notas, a él le cuesta la palabra-me dice- yo sé que habla a través de su trabajo y ese es su “don” para contar historias, pero esta nota se la debo, ME la debo porque Sebastián Pereyra Jofré hace arte con la imagen y es un placer presentárselos desde este lugar.

¿Qué es para vos la fotografía?

Tengo el recuerdo de un otoño en que fuimos a pescar con mis amigos del secundario a Trapiche, a la vuelta –la pesca había sido infructuosa- estaban todos en la parada de colectivo, los álamos, hojas caídas del otoño, había llovido…era toda una imagen, yo la vi y sentí la necesidad de registrarla “Esto no se va a volver a repetir así tal cual” pensé, pero no llevaba la cámara. En ese momento sentí el valor que tenía la fotografía para mí y, cuando en la universidad me pidieron que defina que era la fotografía, esa imagen fue la que vino a mi mente, entonces –no lo dije ahí, porque me dio vergüenza, pero te lo digo a vos- Siento que el acto fotográfico es: “Un momento de total melancolía por el presente que está sucediendo”.

¿Cuándo comienza tu trabajo como director de foto en cine?

Cuando me recibo empiezo a trabajar en Buenos Aires como asistente de cámara después me voy a Europa unos meses y vuelvo para armar una productora, poder juntar más dinero para regresar a Europa pero el país se estaba cayendo a pedazos (2001) y no logro reunir el dinero…en ese proceso regresaba a San Luis a trabajar y fui viendo que cada vez tenía más trabajo acá, que mi carrera progresaba en San Luis, llegue como asistente de cámara, pasé a hacer cámara y muy rápidamente pude hacer lo que sabía y para lo que me había formado: dirección de fotografía.

El país se caía a pedazos y vos tenías más trabajo ¿Cómo se explica?

Es simple, hubo una decisión política e innovadora del entonces Gobernador (Adolfo Rodríguez Saá), se le dio impulso a la ley de promoción de industria del cine que generó trabajo a los que estamos relacionados directamente al cine como técnicos, vestuario, maquillaje, actores…etc pero también al turismo, la gastronomía, transporte y muchos otros rubros que estaban perjudicados por la situación a nivel Nacional. El capital humano para las producciones era local, eso permitió formarse a mucha gente que hoy está a la par de otros colegas que se han formado afuera de la provincia y aunque muchos cuestionaron ¿Cómo en ese contexto se impulsaba la producción cinematográfica? la realidad fue superadora y se realizaron más de 70 producciones. Siendo hoy en día una ley tomada como referencia por otras provincias que vieron este modelo y lo están tratando de aplicar.

Hay un nuevo paradigma para ver cine ahora y son las plataformas digitales, el streaming ¿Cómo se adaptan ustedes a eso?

Justamente estamos en proceso de adaptación, hay un nuevo lenguaje, las series y miniseries son las grandes apuestas, el espectador ha encontrado que desde la comodidad de su casa y a su gusto puede decidir cómo y cuándo ver cine y a nosotros nos queda cambiar los diseños de producción, de difusión del producto. Lo que se ve tiene una calidad superior, me gustaría que desde San Luis pudiéramos comenzar a trabajar desde estas nuevas necesidades que plantea el público ya que tenemos todo para hacerlo, sería ideal que los popes de la nueva industria pudieran realizar producciones acá.


Volviste de Uruguay en donde estuviste filmando la nueva película de Néstor Montalbano ¿Contános de este nuevo proyecto?

Con Néstor trabajamos muchas veces juntos, es un amigo. Esta película tiene su sello muy marcado, un sello que aquellos que ya lo decodificaron, van a disfrutar mucho película y el que no se va a sorprender con la película. “No llores por mí, Inglaterra” es el título y la trama está basada en un conflicto durante las invasiones inglesas que se termina resolviendo a través del fútbol- a rasgos generales- para no adelantar mucho. Trabajamos con un equipo tremendo de gente, quiero destacar entre tantos a Federico Olsina de San Luis, que a mi entender es uno de los mejores gaffer del país y es un placer tenerlo como mano derecha. El elenco de actores es también muy bueno y diverso como Néstor tiene acostumbrado al público, doy algunos nombres…Gonzalo Heredia, Diego Capusotto, Luciano Cáceres, Laura Fidalgo, Mike Amigorena y figuras del futbol como Pepe Chatruc y Fernando Cavenaghi.


La recreación de época te sienta bien el año pasado ganaste el premio a la mejor dirección de fotografía por “El Encuentro de Guayaquil” en el festival de cine de Guayaquil ¿Cómo fue esa experiencia?

La película está basada en el libro de Pacho O’Donnell, es una ficción que trata de dilucidar el diálogo y encuentro histórico que se produjo entre San Martin y Bolívar. Con Nicolás (Capelli) el director, estuvimos hablando durante años sobre la película, él siempre tuvo muy claro que es lo que quería y como lo quería en cuanto a la cámara y de mi trabajo, esa claridad me facilitó muchos las cosas, se logró un gran trabajo de composición de imagen y tuvimos reconocimientos por ello (No le gusta mencionarlos). Ganó la “Iguana dorada” en el festival de cine de Guayaquil, por el mismo trabajo estuvo nominado en el “Festival Open World Toronto”. Esta película también tiene un elenco increíble que permitió que todo se dé como esperábamos (Pablo Echarri y Anderson Ballesteros son los protagonistas). Se movió mucho por festivales. En cuanto al premio, a mí me sirve para creer un poco más en lo que hago.


Me cuenta que lo que más le interesa es que los actores se sientan cómodos con la luz, con la imagen que él crea, que el director sienta que la película está funcionando. Que su mayor reconocimiento es el que el equipo de trabajo le da a su oficio.

La persona que elegí entrevistar es un amigo, quien le ha puesto imágenes a la mayoría de mis notas, a él le cuesta la palabra-me dice- yo sé que habla a través de su trabajo y ese es su “don” para contar historias, pero esta nota se la debo, ME la debo porque Sebastián Pereyra hace arte con la imagen y es un placer presentárselos desde este lugar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here