Hernán Drago, detrás de las apariencias

0
759

Uno de nuestros principales deportes es juzgar al otro por la apariencia. La imagen se impone a costumbres elementales como agradecimientos, saludos o pedidos de disculpas.Por tanto, es tentador opinar sobre el protagonista de la portada de Revista Random por su aspecto, pero hacerlo sería tan improductivo como presentarlo como un ejemplo de belleza. “Someter a la belleza a determinados cánones derivará en el prejuicio y éste en el estereotipo.Vano es suponer que ésta es privativa de una forma, que quien ostente tan rasgo, tal curva, tal color, logra inmediato acceso a la belleza. La misma realidad se ha ocupado de desterrar ese espejismo (…) es inútil arrogarse la belleza. No lo es menos esgrimirla como argumento, erigirse en su paladín. Quién lo intente se verá inmerso en la frustración. La belleza prescinde la norma”, leí de un artículo de Gustavo Bernstein hace una parva de años.

En ese sentido, intentar un acercamiento más allá del aspecto exterior de Hernán Drago no sólo lo hará más enriquecedor al testimonio, sino que su historia personal arrojará numerosos interrogantes en relación a nuestras percepciones. Al lado B que se oculta tras una primera impresión errónea.  “Desde que terminé la primaria y durante casi toda la secundaria fue una etapa difícil para mí, me costaba mucho estudiar. Me traía problemas no sólo en mi casa, sino también a mí y empecé a querer canalizarlos con la comida. Por supuesto que comencé a engordar. Cuanto más problemas y más sentía que se burlaban, más comía. Era prácticamente un círculo vicioso muy difícil de salir. Hasta que un día, por sumatoria de cansancio de burlas, me dije y prometí a mí mismo que iba a cambiar esta situación. Un día empecé a salir a correr. Obviamente que no podía correr más de cinco cuadras, así seguí unos meses hasta que las cinco cuadras se hicieron tres kilómetros. A medida que mantenía este ritmo y veía los resultados, mi autoestima empezó a crecer, me anoté en un gimnasio y llegué a ir durante mucho tiempo hasta dos veces por día”, cuenta Hernán.  Y agrega: “con respecto a los prejuicios, claro que también los he pasado -incluso hasta el día de hoy- cuando arranqué a trabajar de modelo. En aquellos tiempos era muy difícil -hoy también- llegar a hacer de este rubro una profesión. Trajo una cola de ‘consejos’ como‘por qué no te dedicás a otra cosa’,‘qué vas a hacer cuando tengas 25 o 30 años’,‘porqué no aprendés de tus hermanos que están los dos estudiando arquitectura’(hoy ejercen). Y otra serie de prejuicios y cuestionamientos que por suerte no hicieron que me aparte de lo que hoy es mi profesión”.

Lo paradójico es que las miradas frívolas que han tenido sobre vos fueron sobre el estereotipo, sobre el envase, desde el bulling a la envidia por la perfección. ¿Pensás que la sociedad cada vez mirá más el afuera y se pierde la esencia del real acercamiento?

Lamentablemente es así como vos decís, te puedo jurar que soy la misma buena persona ahora que cuando era petiso y gordo. Sin embargo, la gente me trata mejor ahora que antes. Es tan triste como eso, yo tengo muy en claro (enfatiza) que mi envase es mi herramienta de trabajo, pero mi esencia poco tiene que ver con el aspecto físico que me devuelve un espejo. Si algún día vuelvo a ser gordo o me quedo pelado o cualquier otra cosa que la vida me depare, tal vez ese día no trabaje más como modelo, pero mis pilares y principios serán siempre los mismos.

Tu testimonio ayudó muchísimo a que otros varones se animen a superar el problema, ¿Qué devoluciones recibís durante estos años tras tu valioso aporte?

Foto: Marcelo Cepeda
Foto: Marcelo Cepeda

La verdad es que me reconforta y me saca un peso de encima el saber que mi testimonio y ejemplo les ha servido a varias personas para darle fuerza y hacer un cambio que tanto anhelaban en sus vidas. También me sorprende la cantidad de gente que me cuenta sus casos, parecidos al mío, tanto en mis redes sociales o en la calle misma.

Has señalado que en la época en que la cosa se te ponía difícil te aferraste mucho a la fe, a la esperanza para evolucionar… Has dicho que transformaste el sufrimiento a tu favor ¿Cuáles son las vivencias prácticas que no te cansás de repetir?

No me canso de repetir mi fórmula mágica, la que me sacó de ese lugar no deseado, el esfuerzo, más la perseverancia, la convicción y la fe, hacen que “todo” sea posible.

No quiero dejar de mencionar la familia que formaste, fuiste papá desde muy joven y también tu mujer tuvo que pasar por momentos difíciles, muy pocos apostaban por ustedes, ¿Qué podés contar sobre esa apuesta a la construcción?

La verdad es que desde el primer día que pasamos juntos con quien hoy es mi mujer (Bárbara) nos potenciamos mutuamente, nos alentamos y somos un equipo muy fuerte que tira para el mismo lado. Gracias a nuestras experiencias previas a conocernos, pudimos darnos cuenta que era lo que queríamos y cuál era el cambio para conseguirlo, y nuevamente la jugada nos salió bien. Fruto y gran ejemplo de esto son los dos hijos que tenemos.

Ya que los nombrás, contabas que eras algo exigente con los hijos ¿Cómo te calificás como papá?

Me sigo calificando como un padre exigente en varios aspectos. Primero, y fundamentalmente, les enseño a no burlarse de nadie. Con mucha frecuencia tocamos el tema en casa del respeto a los demás, con ejemplos propios y hasta cuando escuchamos en la televisión que sucedió algo que no está bueno, le bajamos línea de cómo proceder ante una situación parecida. Segundo, a que nada se consigue sin esfuerzo. En otros aspectos soy totalmente permisivo. Supongo que mis hijos me ven de a ratos como un padre estricto -considero que con un hijo en muchos aspectos hay que serlo- y de a ratos como muy divertido. No sólo no tengo ningún problema en revolcarme en el piso para jugar con ellos, sino que me encanta y lo disfruto mucho.

¿Cuáles son los mejores pasatiempos que tenés de entre casa?

Sin dudas que estar tirado en la cama. Mirando televisión y por supuesto con mi mujer y mis hijos al lado. También me encanta tomar mate en el jardín al atardecer y también me gusta mucho, aunque no lo hago bien porque no le dedico el tiempo que merece, tocar la guitarra.

Con lo de la guitarra me sorprendiste, decime otra de esas habilidades en las que te destacás que nadie imaginaría…

Foto: Marcelo Cepeda
Foto: Marcelo Cepeda

Creo que hay una que nadie imagina y me considero muy bueno, que es en tenis de mesa (ping-pong). Lo jugué muchos años en mi pre y adolescencia y hasta de manera competitiva en River. He ganado medallas, también me encanta la pesca con mosca, tal es así que hice varios cursos sobre el tema.

¿Y el canto? porque otro prejuicio que has superado es que un carilindo supiera cantar tan bien, te confieso que nunca imaginé que podías estar en“Tu cara me suena…

Siempre me gustó cantar, pero lo hacía encima del cantante original y en la radio o un CD, algo “muy” (enfatiza) distinto a hacerlo solo con la pista, más aún en un canal (Telefe) y programa como Tu cara me suena. Mi balance es totalmente positivo en cualquier aspecto en que se lo mire, aprendí mucho de todo, de la televisión y de cada uno de los artistas que fueron mi compañeros.

Dijiste “aprender de la televisión”, además de tener un récord en cantidad de comerciales como modelo, también te va muy bien con la conducción, ¿Cuáles son los aspectos que más te satisfacen de la profesión?

La conducción fue algo que surgió, si bien yo quería y quiero seguir apuntando a eso, en su momento me tomó por sorpresa y me provocaba mucha adrenalina. Hasta llegaba a preguntarme que hacía parado frente a una cámara o un micrófono. Hoy la cosa es muy distinta y lo disfruto mucho. Los aspectos que más me satisfacen es el haber podido -y aún lo sigo haciendo- viajar constantemente y conocer lugares y personas que si no fuera por esta profesión jamás hubiera conocido.

Entiendo que ahora estarás viviendo un presente muy emocionante al recorrer el país conociendo paisajes y personas maravillosas, ¿Qué satisfacciones te aporta el programa Escala ARG (Domingos por Canal 13 junto a Luciana Sismondi)?

Conducir Escala para mí es un poco “el sueño del pibe”, porque reúne casi todo lo que a mí me apasiona: la naturaleza, viajar, conocer lugares, deportes -muchas veces extremos- y entrevistar gente en rincones de nuestro hermoso país.

En algunas ocasiones hablaste mucho de tu casa en la Patagonia, me da la sensación que -quizás con menos millones que los futbolistas- vos al igual que ellos te retirarás temprano a disfrutar de la vida. ¿O me equivocó y sufrirás la ausencia de cámaras y flashes?

Foto: Marcelo Cepeda
Foto: Marcelo Cepeda

Sí, sueño con irme a vivir un día allí y no tan lejano. No creo que extrañe los flashes, pero tampoco dejaría de trabajar por un par de aspectos, primero porque me parece que es totalmente saludable, segundo porque lo disfruto, tercero para mantenerme activo y cuarto porque el dinero “nunca” está demás. Eso sí, sueño con conducir allá un programa de radio y otro de televisión que tenga que ver con el deporte, la naturaleza y la aventura. Cosas que desde chico me encantan.

¿Qué es lo que más te atrae de ese lugar?

Como amante de la naturaleza, me parece que la Patagonia lo es en su máxima expresión. Si bien viajé por muchos países del mundo, y puedo tener un parámetro para comparar, puedo asegurar que la Patagonia no se compara con nada de lo que he visto. Me gusta desde su geografía, hasta su clima, flora, fauna y todo lo que la rodea. No necesito mucho para ser feliz y disfruto mucho de lo simple.

Incluso los que no somos amigos ¿podremos ir a visitarte a ese paraíso?, imagino el lugar poblado de niños y la presencia de Xuxa aportando su alegría…Te digo que a esta altura de la nota no iba a nombrarla para ser original, pero la brasilera tiene una presencia clave en tu vida. ¿Verdad?

La verdad que sí, ella ha significado mucho para mí, y unos años después la vida la puso en mi camino. Como ya he contado y para no crear confusiones, ella es muy amiga de mi mujer desde hace muchos años. Cuando yo conocí a mi mujer -hace ya casi 14 años- al muy poco tiempo le conté de mi admiración por ella. Unos días después estaba viajando a Brasil a su casa a conocerla y por supuesto que no tardé en contarle mi historia de vida con ella y lo que ella significaba para mí. En realidad se lo contó mi mujer, su amiga, y luego tuvimos charlas al respecto donde personalmente se lo pude decir. Tuve la oportunidad de agradecerle lo que ella había generado en mí. Es alguien que quiero “mucho” y, sobre todo, una gran persona.

En esta vida te has repuesto de muchas dificultades, pero me acabo de enterar que te has lesionado la rodilla ¿Te retirás de las canchas? Igual no quiero que pienses al final de esta nota te quiero bajar de todos lados, de la pasarela, del fútbol…

(Risas) Esta lesión está lejos de retirarme de la canchas, es solo una piedra en el camino. En unos días me voy a operar y empezar con la rehabilitación, esta lesión tiene que ver con mi pasión por el deporte, fui a jugar al fútbol con amigos hace unos días, y como en cada ocasión trato de darlo todo en la cancha y correr hasta la exigencia “extrema”. En ese momento me di cuenta que no tengo más 25 años, me la terminé doblando e híper-estiré cuando quise patear casi desde mitad de cancha y aquí estoy. Con estas cosas soy muy serio y sé que la voy a recuperar en unos meses al 100% y el año que viene volveré a jugar y, sobre todo, disfrutar del deporte.

Lástima que sos gallina…

Y bueno, qué se le va a hacer. Mal no nos está yendo.

No todo puede ser perfecto. Ni siquiera vos Hernán (risas).
Ph: Marcelo Cepeda
Make Up: Carla Sismondi
Estilismo: Lucía Díaz González
Look by Black Angel Hombre, Bensimon
Encontralos en: The Collection en Caballito Shopping Center (Avenida Rivadavia 5108. Loc.201)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here