Rock | La Perra que los Parió, un viejo romántico

0
722

Que el rock es causa y efecto del amor es de tamaña obviedad como todo lo que se desprende de la ejecución de cualquier instrumento, pero cuando a las melodías se les agrega un fuerte contenido sentimental, al igual que en otros géneros como el tango, esencialmente el hombre queda al descubierto y se exhibe sin hipocresía con sus pasiones en la superficie, gritando con ímpetu a esa mina que se “piantó” o que le sacudió el piso al punto de atrapar o destruir el corazón.

LA PERRA QUE LOS PARIÓ, banda formada por Nahuel “El Viejo” Amarilla en voz y guitarra, con él conversamos en exclusiva con Revista RANDOM, es una gran exponente de incorporar -con frecuencia- al amor en sus composiciones. Entre sus grandes gestas se recuerda su celebrado concierto en las Islas Malvinas o el significativo debut en el escenario principal del Cosquín Rock. Instantes antes de la presentación de su flamante disco “Ni tan Pronto”, el grupo que se compone con Juanchi Espada (guitarra), Matías Ramos (bajo y coros), Jorge Bekmezian (batería) y Martin Seguel (saxo); se muestran con la solidez de más de una década en escena. El flamante disco es la continuación de su antecesor “Ni tan tarde” (No por mucho madrugar), un trabajo que les dio numerosas satisfacciones. “Ya con ambas partes en la mano puedo decirte que ‘Ni tan Pronto’ es un gran disco de rock. Creo que ya con su complemento en la calle, me siento realmente orgulloso de hacia dónde se encamina LPQLP. En resumen es un Discazo”, apunta Nahuel Amarilla, a horas de la presentación oficial. Le hablo sobre la inminencia del estreno y el “Viejo” admite que “la ansiedad es muchísima, y las expectativas muy altas. Tenemos preparado un gran show con varios invitados, la lista más extensa en la historia de la banda y mucho rock como para que se vuelvan a sus casas extasiados”.


 

-La concepción del trabajo es una continuidad del elogiado “Ni tan tarde” que tantas satisfacciones les dio, ¿Cómo fue la génesis de parir dos discos en este concepto de linealidad?

-Fue un proceso muy satisfactorio, lleno de buenos momentos y mucho trabajo en el que hemos volcado todo lo aprendido no sólo en la carrera de la banda, si no en nuestras vidas artísticas. Todo partió con la pequeña idea de hacer un EP y desembocó en una idea mayor que era la de generar un disco doble que -entre sus dos títulos- formara uno solo, inspirado en las grandes obras conceptuales nacionales e internacionales de toda la historia del rock, de ahí todo el resto.

-Así como en diversas ramas del arte, cuando se planea una trilogía o una secuela, surge más de un planteo y dificultades varias, ¿Cuáles fueron los principales desafíos que debieron afrontar?

Fotos: Mariano Michkin // Agradecimientos: Producción Crack y VB Prensa
Fotos: Mariano Michkin // Agradecimientos: Producción Crack y VB Prensa

-Los principales desafíos fueron encadenar las nuevas canciones con las que ya estaban, ya que no teníamos todas las canciones armadas de arranque y poder llegar a concretar y plasmar las ideas de sonido y características de cada disco que ya teníamos ideadas en nuestra cabeza.

“… estos dos trabajos son muy introspectivos. Estuve pasando por un momento muy particular en mi vida y eso lleva a determinados estados que inspiran.. ”

-En el corte “Ni tan Pronto” aparece el tipo arrepentido que llora su amor a los cuatro vientos, un sufrimiento que obviamente no es casual y lo emparente con “Para Seguir”, No obstante, ¿Cuál fue la búsqueda?

-Si bien ambas canciones son muy introspectivas, creo que el personaje de “Para Seguir” no se resigna, sigue creyendo que es posible recuperar y encontrar aquello perdido, es optimista. En cambio, el de “Ni Tan Pronto” está haciendo un mea culpa, pero sabe que ya no hay retorno, no hay vuelta atrás. En el caso de ambas canciones, el mensaje apunta a valorar lo que tenemos hoy, a quienes tenemos al lado. A no burlarnos del amor, algo tan escaso en estos tiempos.

-¿Cómo fueron concebidas? ¿Cuánto hay de ficción y cuánto de autobiográfico?

-Como te decía, estos dos trabajos son muy introspectivos. Estuve pasando por un momento muy particular en mi vida y eso lleva a determinados estados que inspiran. Dicen que algunos artistas necesitan sufrir para inspirarse (risas). Yo tomo un poco de acá y un poco de allá. También observo a las personas a mí alrededor y tomo elementos de todos lados. Nada es pura ficción y nada es pura realidad. Como los cuentos.

-“Pero ¿Qué sería la vida sin pasiones? Una recta derecha hacia la muerte hecha a nivel, Como no asumir el riesgo de estar vivo, de sentir hasta que nos haga doler”. El mensaje está clarísimo, ¿De alguna manera siguen apostando a lotería afectiva?

-Siempre apostamos al amor, no sólo al amor de pareja, si no de familia, por una banda, por la música, por una pasión, por la vida. Ni Tan Pronto termina con una frase que dice que “El poder más fuerte en el mundo es el amor”. Creo fuertemente en eso.

-Hay que decir que el perdedor, como en tantas historias, les atrae mucho más que el ganador… ¿Se trata de una reivindicación o de identificación porque no hay hombres que no pasen por esos estados alguna vez en su vida?

-Ni una ni otra, pero como se dice en “la trampa”: “Las canciones siempre salen más fácil en las desgracias que en las victorias”. De todos modos, creo que al público de hoy le gusta sentirse desgarrado. Hay implícito en el argentino esa herencia tanguera, sufrida. En lo que respecta a nosotros, no nos identificamos con los perdedores ni con los winners, ni con los cancheritos. Somos gente de perfil bajo, que trabajamos en pos de un objetivo y que nos consideramos exitosos en lo personal y grupal, agradecidos de hacer lo que nos gusta.

-Están presentando otro disco que llega de manera independiente en un momento de la industria donde cambiaron los papeles, ¿Cómo fueron adaptándose a este cambio y cuánto de saberla remar fue la clave?

-Nos adaptamos a los golpes y observando. La clave de la constancia de la banda, más allá de estar hace años en este mar, es la paciencia. Todo a su tiempo.

-Además, en estos años no han parado de viajar y, a diferencia de tantos, giran mucho por el interior, ¿En qué se va nutriendo la banda con públicos tan diversos y heterogéneos?

-En primer lugar, nos hace muy bien el afecto que recibimos en las ciudades del interior donde no todas las bandas llegan y valoran tu laburo quizás hasta más que en nuestra Buenos Aires, repito algo que dije anteriormente: “nos recarga pilas para seguir empujando este proyecto”. Además, viajando vas observando realidades muy distintas que a veces los medios no reflejan. Te nutrís de otra realidad.

Fotos: Mariano Michkin // Agradecimientos: Producción Crack y VB Prensa
Fotos: Mariano Michkin // Agradecimientos: Producción Crack y VB Prensa

-Les debe pasar que ahora les aparecen seguidores que tras más de una década ya se acercan con su familia, ¿No pensás que son de alguna forma una de esas bandas que se adquiere por herencia o por el boca a boca?

-No sólo creemos, sino que estamos convencidos que somos de esas bandas. No contamos con el apoyo masivo del mercado y lo conseguido es por el boca a boca.

-No quiero pasar por alto que desde hace años le viene dando mucha importancia a internet que les ha permitido incluso expandir fronteras con numerosos videos…

-Creo que es la herramienta del siglo XXI, bien usada internet es increíble. En nuestro caso particular esas devoluciones han sido la confirmación de que íbamos por buen camino y la energía que sigue empujando este vehículo. Los próximos objetivos son realizar una gira nacional y federal, incluyendo en esa gira las Malvinas. Seguir creciendo artísticamente y despedir este disco en el Luna.

-¡Una nueva apuesta fuerte! Que así sea…

-¡Muchas gracias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here