#Personajes | Oscar Fernandez, El Estilista del Rock Elegante

0
1348

Oscar Fernández es la explicación estética de muchas bandas prestigiosas. En los noventa: Soda Stéreo, Juana la loca, Los brujos, entre otras de las que marcaron una nueva tendencia en el género, lejos del estereotipo del típico rocker de pelo largo despeinado, de remera gastada con jean negro.

En la actualidad se refleja en bandas como Miranda, Babasónicos e Illya Kuryaki, por ejemplo. Según cuenta Oscar, había otro lado en el rock que quería algo más que hacer un recital para cantar sino que había una búsqueda estética de las bandas en la imagen de sí mismos y del escenario, lo traducían en puestas de escenografía, vestuario y estilo personal. Algo que Oscar Fernández supo interpretar a la perfección casi un cuarto de siglo atrás cuando abrió su peluquería Roho, rompiendo con lo tradicional. Un local con luces de disco, música, además de peluquería era un espacio con mucha onda. Hoy es el preferido de los músicos y de la gente del ambiente artístico: modelos, diseñadores, actrices como (Calu Rivero, Eva de Dominici, Oriana Sabattini y una larga lista). Actualmente Roho Hair Boutique tiene una ambientación única con luces de neón, videoclips en una pantalla gigante y ofrece el plus de enterarte de lo último, qué artista hay que ir a ver, qué fiesta se está organizando o tomarte el trago de moda. Por esto y mucho más, describir a Oscar como peluquero sería algo mezquino e incompleto ya que su interés por la imagen lo llevó mucho más allá , convirtiéndose en productor creativo que tiene entre sus objetivos combatir la vulgaridad para elevar lo sofisticado. Según sus propias palabras, si le dan tiempo puede llegar mucho más allá como idear series o incursionar en el séptimo arte. Ya cuenta en su haber con la dirección de un video clip de Julieta Venegas (“Te Vi”), otro clip homenaje a David Bowie, creativo de campañas de marcas de ropa, posee una junto a Dante Spinetta, diseña tapas de disco de muchas bandas, además de asesorarlos en las puestas de cada concierto. Mejor definirlo como un creativo de la imagen que acompaña e interpreta lo artístico naturalmente. Random tuvo el placer de entrevistarlo en su visita a Córdoba como embajador de la marca Matrix (L’Oréal) que cuenta con una línea para el cabello que refuerza vanguardia y tendencias.
“Hicimos una alianza con Matrix que me contrató para que yo sea el embajador de la marca en Argentina. Es un producto que te empuja a un abismo de fantasía que podés lograr lo que quieras, es más fácil lograr los peinados que hoy se usan y que son de vanguardia, como determinados spray o ceras. Por eso, la alianza de Roho con Matrix se armó esta fusión para potenciarnos. Fuimos Nueva York para hacer la campaña de la colección otoño invierno y en Buenos Aires pegó mucho (se publicó en la edición anterior de RANDOM) que se puede ver en el twitter o Instagram de Roho”, nos cuenta.


 

-¿Cómo fue romper con la estructura de la tradicional peluquería que muchos odiábamos cuando éramos chicos?

-Lo defino como lo definió un amigo mío, me dijo “Roho es tu cuarto pero en grande”, porque así era mi cuarto cuando era adolescente, que se juntaban todos a escuchar música a hablar de tendencias, de moda. Y es lo que sucedió en Roho cuando nació es que en vez de venir chicos del barrio o compañeros de secundario empezaron a venir artistas como (Gustavo) Cerati, los Babasónicos, Miranda, Illya, y se generó como una usina de información donde pasaba todo.

Foto: Marcelo Valles / Agradecimientos: Boca PR
Foto: Marcelo Valles / Agradecimientos: Boca PR

-¿Era lo que soñabas desde chico o se fue dando así?

-Quería ser psicólogo y empecé la carrera, hasta que me di cuenta que la moda era mucho más fuerte y decliné el camino. No sé por qué en peluquería, porque podría haber sido con dirección de cine, de hecho hago video clips. También hice tapas de discos, producciones de moda, campañas para un montón de marcas, video clips con Cerati, Julieta Venegas.

-¿Te lo pidieron o lo generaste vos con alguna propuesta?

-Son ideas que a mí se me venían a la cabeza, lo proponía, lo aceptaban, terminaba gustando y se hacía. Mi inquietud tiene mucho que ver con la imagen, con todo lo que sea imagen, ropa pelo, tapas de disco portada de álbum y como va a ser el video clip. Yo siempre me involucré con todo lo que es imagen y me sale fácil, no hago mucho esfuerzo, es algo que se me cae naturalmente.

-¿Cuáles son tus amigos dentro del ambiente del rock?

-Cerati era mi amigo, Dante y Emanuel de IKV son mis amigos, los chicos de Miranda también, porque hay una cuestión que no se puede dejar de lado que es la parte humana. El artista puede ser un genio pero si no hay eso de que uno pueda confiar y descansar en él tampoco me interesa demasiado. Por lo cual la mayoría de los artistas con los que trabajo son amigos.

“Cuando nació Roho sucedió que empezaron a venir artistas y se  generó como una usina de información donde pasaba todo.”

Foto: Marcelo Valles / Agradecimientos: Boca PR
Foto: Marcelo Valles / Agradecimientos: Boca PR

-A modo de homenaje a estos dos artistas con los que te vinculaste como Spinetta y Cerati, ¿nos regalarías alguna anécdota con ellos?

-Con Gustavo miles, una muy graciosa. Si bien los dos éramos amigos, yo nunca le había comentado que era fan de Soda Stéreo y que tenía mi cuarto empapelado con posters del grupo. Y cuando se juntaron de vuelta, que me sumo a laburar con ellos, le digo que bueno porque sé todo de la banda, tengo todos los discos y posters. Se sorprendió y me dijo: “Guau no pensé que te gustara Soda”. Fue muy gracioso, nunca lo cargosee, lo trataba como un amigo normal (risas). De Spinetta recuerdo una anécdota graciosa, si bien no éramos amigos, estaba en contacto porque trabajaba con su hijo Dante y su sobrino Emanuel. Una vez lo entrevistaron para la Rolling Stones y el periodista le dice que después le mandaba el fotógrafo porque era una nota de tapa. Y Luis Alberto le dijo que no lo pongan en tapa, que mejor la pusieran a Wanda Nara. (Risas) No le gustaba la exposición, no le interesaba ser famoso. Él tenía una vida muy simple, le gustaba tomar mates en la puerta de la casa, saludar a los vecinos y componer esa poesía surrealista. Para mi Spinetta, Cerati y Charly son una trilogía de otro planeta que Buenos Aires supo acunar y van a ser muy difíciles de superar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here