Los terrones, una maravilla escondida

0
457
Fotos: Franco Colamarino

Una de las grandes satisfacciones al viajar es descubrir esas perlitas que no figuran en las marquesinas de los lugares destacados, las que tienen poca difusión y publicidad y luego consiguen asombrar con la majestuosidad del paisaje como en este caso. Este Parque autóctono cultural y recreativo de Córdoba se encuentra quizás eclipsado por la fama de su cercano cerro Uritorco y todo el boom místico y del tercer tipo que posee su vecina Capilla del Monte.

Sin embargo, a unos pocos kilómetros de la mencionada ciudad, con un tramo por ruta y otro de tierra en buen estado, son unos 14 en total, se ubica el lugar más alto de las Sierras Chicas, enclavado exactamente en la parte de atrás del Cerro Uritorco, aproximadamente a 1400 mts. de altura.

Fotos: Franco Colamarino

Los principales tips, el precio es accesible y se destina a la conservación del mismo: la luz, el gas, la basura, el agua, los caminos; los guías trabajan a contribución voluntaria –a la gorra- y conocen cada rincón y responden amablemente cada inquietud. Es para toda la familia, sólo se accede con calzado, los senderos están perfectamente mantenidos a diario y hay circuitos más tranqui y otros para los de excelente estado físico.

Es un lugar imperdible, repleto de rocas volcánicas, areniscas de origen triásico de color rojizo, que han sido erosionadas por la acción del viento, generando formas increíbles. Esas figuras que tallaron el agua y el viento, a esa roja tierra arenisca, recuerdan justamente eso, que son como terrones gigantes, envueltos en tupida vegetación, mezcla de Sierras de las Quijadas y Cañón del Colorado pero en miniatura y casi selvático. Típico entretenimiento es descubrir otras figuras como El Sillón, El Dedo de Dios, El Honguito y el infaltable Rostro del Indio. Es muy común avistar

El Parque Los Terrones es ideal para caminatas de una hora y media o dos, el circuito arranca en una casa museo, que funciona actualmente como restaurante. Sigue por el lecho de un río por unos ochocientos metros, se atraviesa un cañadón con paredes de 120 metros de altura, que en parte se estrechan, precipicios y recovecos a modo de cuevas, con flores silvestres por donde se mire, subidas, es un cúmulo de historia geológica y de misterios que se esconden detrás de las rocas. Hay pocos lugares así en el país con y con valor inigualable en la geología del país.

Fotos: Franco Colamarino

Para los personas más sedentarias, fiacas o de edad avanzada se propone una caminata de 200 metros por un sendero en el cual pueden observar la vegetación de la zona, cóndores, colibrí cometa, hasta llegar a un Mirador donde escuchará historias de OVNIS y disfrutar de las principales formas labradas en las rocas que forman Los Terrones.

Fotos: Franco Colamarino

En tanto, el otro circuito es hacer trekking durante 2 horas, a lo largo de sendas donde se cruza el relieve y la vegetación para llegar a cuevas con historias. El relato del guía sumado a su imaginación, pueden llevarlo a vivenciar cómo era la vida de los antiguos pobladores de la zona. “Es muy fuerte cuando uno encuentra registro del paso de los primeros pobladores, me pasó de encontrar morteros en la roca o un utensilio que se usaba para la cocina”, cuenta el guía Héctor, un groso nacido en la zona.

Fotos: Franco Colamarino

Cuando el sol comienza a ocultarse, su luz pinta de una tonalidad única a Los Terrones brindando una sensación de energía tan cautivante que transporta el alma a un estado de plenitud.-

Para reservas: www.losterrones.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here