Natalia Rosminati: Mujer Voz

0
2243

Dicen que a los dones hay que agradecerlos, amarlos y regalarselos al mundo. Que lo que Dios o el Universo nos dio, no puede quedar callado, guardado, egoístamente oculto al resto del mundo. Hay que vibrar con él, cuidarlo, expandirlo y soltarlo, como en un plan de retroalimentación.

bra_9142-copyLa felicidad se encuentra también, en ese despliegue de vida. Y así parece hacerlo y vivirlo ella. Su don tiene que ver con la expresión. Con transmitir emociones, ideas, sensaciones y experiencias. Siempre actuando, siendo miles de personas en una, pero con la particularidad de hacerlo todo desde su voz. Natalia Rosminati es doblajista y locutora. Sus cuerdas vocales son la propaladora de historias, desde donde puede jugar a ser siempre alguien distinto y haciendo fluir el regalo más contundente que le dio la vida: su don.

Contanos un poco de tu infancia. ¿Cómo estaba formada tu familia y cómo fue esa niñez?

Crecí en un hogar de mucho amor y contención. Vivía con mis padres, mi hermana y mis abuelos, que nos malcriaron siempre. Cuando mis padres trabajaban, nos cuidaban nuestros abuelos, teníamos una relación muy estrecha y ellos eran pura ternura.  En casa había siempre muchos libros y pasábamos tardes enteras con mi papá y mi hermana leyéndolos y hablando de historias.  Siempre antes de dormir leía algún librito y me acostaba con relatos sobrevolando mi cabeza.

¿Y a qué jugabas? Dicen que los juegos de la infancia son determinantes al elegir una vocación…

Desde chica siempre estuve muy ligada al arte. Desde los 6 años empecé a estudiar música y tocaba varios instrumentos: la flauta dulce, órgano y guitarra. Y todo lo hacía con mucha naturalidad.  También tomaba clases de ballet, hacía muestras a fin de año con trajes y escenarios y lo disfrutaba mucho. Si bien con el tiempo no continué con esos estudios, me sirvieron muchísimo para formarme como profesional y sentar una base artística importante.  Por ejemplo el oído musical, saber expresarme con el cuerpo y la voz.

bra_8923¿Cómo fue que decidiste estudiar locución? ¿Tuviste siempre muy en claro a qué te querías dedicar?

Lo de estudiar locución se fue dando de a poco. Estaba terminando el secundario con cierta intranquilidad porque no tenía bien en claro qué iba a seguir.  La beta artística siempre me gustó, pero me pesaba el prejuicio de que del arte no se podía vivir.  La locución me empezó a llamar la atención pero sabía que para entrar al Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER) tenía que pasar por un examen exigente y había que prepararse en forma particular tomando cursos que estaban fuera de mi presupuesto.  Así que empecé a estudiar Comunicación Social en la UBA como una forma de acercarme a los medios.  Tuve la dicha de tener como profesora a Andrea Dupláa en la materia Taller de Radio, que un día se ofreció a ayudar a quien estuviera interesado a rendir el examen del ISER.  Sin dudarlo asistí a esa clase especial y cambió mi visión de las cosas por completo.  Me di cuenta de que tenía facilidad y me dio la confianza necesaria para considerar que entrar al ISER no sería tan imposible.  Ese mismo año me anoté para rendir el examen.

¿Y al final cómo fue la preparación para el ingreso? (Conozco en persona esa experiencia y no es nada sencillo)

Durante el verano me puse en contacto con una locutora amiga de mi mamá, Dorita Espíndola, que me dejó que la acompañara a la radio en la que trabajaba todos los días. Y junto con el operador/locutor, Mario Cervi, practicaba lectura de informativos, hacíamos ejercicios de vocalización, respiración, y así me pasé todo el verano.  Cuando en marzo rendí los 3 exámenes y aprobé, lo recuerdo como uno de los momentos más felices de mi vida. ¡No tenía muy en claro cómo pero me di cuenta de que iba a vivir de mi voz!

bra_9153-copy¡Gran descubrimiento! ¿Qué pasó después de recibirte? ¿Cómo pasaste al mundo profesional?

Mientras estudiaba en el ISER trabajaba en un call center.  Cuando estaba en 2do año de locución una compañera de trabajo me comentó que en un estudio de doblaje estaban dando capacitación gratis porque necesitaban sumar gente a su staff.  Enseguida fui y al cabo de un mes ya obtuve mi primer papel en una serie policial.  Y desde ahí nunca paré. Desde el primer momento el doblaje fue magia pura para mi y cuando grababa era como un juego y un descubrimiento de mis propias capacidades constantemente.  El doblaje es una actividad muy exigente en habilidades actorales, vocales y técnicas así que en cada grabación aprendía cada vez más.  Con el tiempo los directores me convocaban con más regularidad así que decidí dejar mi trabajo como telemarketer para dedicarme full time al doblaje.  Ese paso lo viví con cierta inseguridad e incertidumbre, no tener sueldo fijo me daba vértigo.  Por suerte avancé y luego de eso, todo fue en ascenso.

bra_9172-copyPara quienes no están en el tema, ¿cuál es la diferencia entre ser doblajista y ser locutora?

El doblaje es mucho más complejo que la locución, (si nos referimos a la locución comercial).  Requiere de una gran destreza de actuación, reflejos, intuición, y estar siempre disponible para cada escena.  Tenés que combinar lo que vos estés diciendo al leer tu guión, el idioma original que escuchas en el oído y la escena que se reproduce en la pantalla. Y todo eso por supuesto actuando, leyendo a la perfección, expresándose con naturalidad y ¡en castellano neutro! El tiempo que estás en el micrófono también es diferente, en el doblaje podés estar grabando a una protagonista por 4 horas, mientras que en la locución de una publicidad no estás más de 20 segundos.  Como profesional te involucrás más en el doblaje, tu personaje te hace llorar, reír, sentir escalofríos, agitarte, etc. Durante la grabación, el personaje sos vos. El doblaje es una actividad súper completa para alguien que quiere trabajar con su voz, es un excelente entrenamiento. Y además tenés mucha interacción con tus pares.  Por ejemplo cuando empecé, hace 15 años, grabábamos entre varios actores juntos y era muy divertido. Hasta llevábamos comida para pasar la mañana. Así que conocés mucha gente, excelentes colegas y directores de los que se aprende todo el tiempo.

bra_9118-copyO sea que sos una artista por sobre todas las cosas. Un poco actriz, intérprete, directora. En tu web te definís como Multi Voice Over Artist…

¡El doblaje es arte! Se expresa con la palabra pero también lo sentís en el cuerpo.  Actuás con la palabra. En más de una escena dramática me encontré llorando como mi personaje.

Se me ocurrió definirme como Multi Voice Over Artist por las múltiples voces y personajes que realizo, las voces de niños y niñas son mi especialidad. Y también por la multiplicidad de roles y por los trabajos en los que participo: videojuegos, apps, audiolibros, doblajes, comerciales, canciones, elearnings, videos empresariales, promos para tv, artísticas para radios, contestadores automáticos, cartoons, etc.  La figura del locutor queda desbordada para ser actor, director, cantante.  Es ser un profesional completo de la voz y me pareció que este término era el que más me definía.

Contanos cómo es vivir de tu voz. ¿Cómo es el mercado, las posibilidades, la búsqueda del laburo?

Amo lo que hago, lo vivo a pleno cada día.  Soy muy apasionada de mi profesión y la cuido mucho.  Me gusta capacitarme constantemente, probar cosas nuevas con mi voz.  Soy muy curiosa, me encanta leer, investigar, navegar la web, escuchar talentos de aquí, de allá.  Nuestro trabajo tiene mucho de autogestión.  Con el tiempo me di cuenta que la clave está en vernos como empresas y por lo tanto hay que ocuparse del marketing, finanzas, desarrollo de nuestro negocio, etc.  Por momentos me veo sobrepasada porque quiero hacer todo al mismo tiempo, entonces voy de a poco. Y también hay momentos de bajón de trabajo, y ahí es cuando aprovecho en hacer nuevos contactos, me focalizo en publicar mis últimos trabajos, hacer seguimiento con los clientes que ya trabajo. Es una actividad muy dinámica, que cambia con el transcurso del tiempo y la tecnología, y tenemos que estar informados y actualizados para sumarnos a esos cambios.

bra_8924-copy¿Y al principio cómo lograste insertarte en el mercado profesional?

Cuando empecé tuve la dicha de cruzarme con gente maravillosa que estuvo dispuesta a darme una mano cuando no me conocía nadie. Me fui conectando cada vez con más estudios por recomendación de colegas super generosos.  Y sin darme cuenta, me encontraba trabajando en todos los estudios de doblaje de Argentina.  Lo que se valora mucho es ser respetuoso con nuestra actividad, y sobretodo del tiempo de los demás, ser puntuales a una grabación, no cancelar a último momento, y dar lo mejor de nosotros mismos. Y para mi carrera de locución también siempre fui de moverme mucho, grabar mi demo, buscar agencias de publicidad por internet, llevarles mi CD (risas!), golpear muchas puertas, llamados telefónicos. No fue nada fácil, hay que ponerle mucha pila, porque de entrada vas a recibir muchos “no”. Entonces es cuando más te tenés que fortalecer y obsesionarte con lo que querés conseguir.

Sos la voz de conocidos personajes infantiles. ¿Cómo se vive ser parte tan importante en ese mundo mágico?

¡Me encanta! Es super gratificante. Por ejemplo, soy la voz de La Doctora Juguetes, que me dio una visibilidad que no me había pasado antes y me acercó a los chicos de una forma super amorosa y de complicidad.  Los padres de los chicos se quedan viendo los créditos del final, me escriben por Facebook, Youtube, Twitter para que les envíe saludos. Algunos aprovechan y bajan línea, “decile que se lave los dientes”, “que no se pelee con sus hermanos”, y ¡me divierte mucho! Los chicos me envían dibujitos, mensajes y videos grabados para “La Doc”. Y también les he enviado saluditos a chicos que estaban internados o enfermos y me hace muy feliz saber que con una palabra les sacaba una sonrisa.  Estoy encantada y súper agradecida de la oportunidad que me dio Luis Otero, el director de la serie, cuando me convocó al casting.  Es un personaje que llevo en el corazón. Y también me pasa con Plim Plim, es un proyecto de animación nacional tan fascinante. Estoy muy orgullosa de formar parte. Y sobretodo por el grupo humano que está detrás, lo profesionales y dedicados que son para dar lo mejor en cada escena. Esa energía es contagiosa y te enriquece un montón trabajar con gente así. Fue un proyecto que lo viví desde el principio porque cuando me convocaron al casting tenían la animación terminada pero no definida la voz de Plim Plim.  Fue una búsqueda muy interesante y me dio un gran alegrón saber que se quedaron con mi propuesta.  Y no paró de crecer, está en la pantalla de Disney Junior, Discovery y en canales de aire. ¡Un lujo!

¨Me gusta capacitarme constantemente, probar cosas nuevas con mi voz. Soy muy curiosa, me encanta leer, investigar, navegar la web, escuchar talentos de aquí, de allá.  Nuestro trabajo tiene mucho de autogestión¨

¿Cuáles son tus anhelos con respecto a tu carrera?

Mis anhelos con mi carrera es seguir trabajando con mi voz en todo tipo de proyectos. Siempre hay nuevos desafíos por descubrir.  Me apasionan la animación y la producción original para TV y cine. Está en mis planes para este año explorar más las grabaciones a distancia, conocer más colegas y estudios.  Viajar para conocer cómo se trabaja en otros sitios y también para conocer lugares nuevos y relajar un poco. Aunque cuando viajo ¡también me llevo mi kit portátil de grabación!

Volemos en el tiempo…soñemos a lo grande e imaginemos que pasaron 20 años. ¿Cómo te ves, haciendo qué y rodeada de quiénes?

¡Wow tanto tiempo! Me cuesta planificar para este año y de acá a 20 años me parece una eternidad. Soñando un poco me veo rodeada de una hermosa familia, con mi amor, Ezequiel, puede ser viajando. Y para devolver lo que la vida me dio, tengo ganas de abrir algún instituto de la voz para la gente que no dispone de los recursos económicos para estudiar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here