Gustavo Cerati: Los Hombres que nunca mueren

0
483

No sé por qué lloran, Cerati no se murió, no se puede morir, es una imposibilidad de hecho, como fumar abajo del agua. Nos dicen que se fue, que ya no está, pero yo no lo creo. Lo digo en serio, miren: cuando yo era un niño me decían que Miguel Abuelo y Luca Prodan estaban muertos, que incluso la vida ya les había pasado factura mucho antes de que yo naciera. Pero no era cierto.

¿Cómo podía ser cierto si me acompañaron durante todo el secundario? Cuando escuchaba Himno de tu Corazón o Heroin, estaban ahí más vivos que nunca, reales.  Lo mismo es con Cerati. Yo me di cuenta que era inmortal cuando dio esos conciertos en River y por toda América en 2007, recuerdo haber pensado que era el espectáculo más grande que vi en mi vida y que una cosa así tiene que necesariamente cubrirte de vida eterna. Por eso cuando leí que había muerto lo fui a buscar a Canción Animal y al DVD de me verás volver y lo encontré allí como siempre, explotando arriba del escenario con esa vitalidad codiciosa que siempre quiere más. Allí arriba dijo todo lo que tenía que decir para la eternidad. Siempre lo supe. Cuando le dio el supuesto ACV caí en la cuenta de que a Gustavo Cerati, en realidad, se la había concedido la habilidad de caminar libre por todos los rincones de la tierra para siempre. Amén.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here